Deportes

No se suspende el ascenso del Unión

La Dimayor respetará el debido proceso y el principio de inocencia mientras se resuelven las investigaciones de las comisiones del organismo y la Fiscalía.

No pueden hacer nada. De momento, no. A pesar del escándalo y la controversia suscitada por la victoria del Unión Magdalena ante Llaneros FC (2-1) con un gol que despierta toda clase de suspicacias, la Dimayor se encuentra atada de manos, por ahora, para suspender el ascenso del cuadro samario.  

“El campeonato sigue exactamente igual”, confirmó Fernando Jaramillo, presidente de la Dimayor.

Jaramillo se reunió este lunes con Ramón Jesurun, presidente de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF); Guillermo Herrera, ministro de Deporte, con la Comisión Disciplinaria del Campeonato y el Comité de Ética de la Dimayor. Todos están trabajando conjuntamente para indagar, investigar y resolver la situación.

“Tenemos que esperar las instancias necesarias para que se tomen las decisiones que se tienen que tomar. Esas instancias se van a surtir, eso tiene unos términos que van a cumplir estrictamente las comisiones. También, en paralelo, va a existir una investigación de la Fiscalía. Tenemos que esperar cada una de esas decisiones”, explicó Jaramillo al salir de la reunión.

“Como lo ha solicitado el señor presidente de la República, mi instrucción es hacerle seguimiento permanente a todas estas actuaciones. Celebramos la activación del Comité de Ética y la Comisión Disciplinaria para que investiguen los hechos. Adicionalmente, como lo hemos solicitado en el día de hoy (ayer), pedir el acompañamiento de la Fiscalía, cosa en la que coincide la Dimayor”, manifestó el ministro Herrera.

Una cosa es lo que evidencia el video del segundo gol del Unión, en el que los jugadores de Llaneros no hacen nada por recuperar el balón, y otra cosa es la verdad procesal, lo que se puede demostrar en un juzgado solo a partir de esas imágenes.

“No se va a suspender el ascenso, es muy complejo desde el punto de vista jurídico, todo el mundo se rasga las vestiduras, pero no es fácil. Hay que respetar el debido proceso y el principio de inocencia hasta que no se pueda demostrar con pruebas contundentes”, explicó a EL HERALDO una fuente experta de entero crédito.

La Dimayor estará atenta a lo que puedan resolver el Comité, la Comisión y, sobre todo, la Fiscalía General de la Nación, que ya tiene en su poder la denuncia penal que interpuso el exfiscal Mario Iguarán (ver nota aparte).

“Esa investigación puede dar luces para ver qué se hace. Se va a aportar todo lo que esté al alcance, pero de ahí a que ya, ahora mismo, se tengan los dientes para sancionar deportiva y penalmente a Llaneros o al Unión, no”, admitió la fuente consultada por EL HERALDO.

“Tengo que priorizar el debido proceso, el trabajo que va a hacer la Fiscalía, ¡primero la Fiscalía! Y colaborar con ese trabajo. Cualquier declaración que haga yo o que haga la comisión, lo puede contaminar. También hay que respetar el trabajo de las comisiones”, explicó Jaramillo.  

Así las cosas, Unión y Cortuluá jugarán la final de la Primera B. “Es muy infortunado que esto se haya dado en el momento en el que estamos, pero definitivamente vamos a salir adelante, de la manera más transparente posible, de cara al país, y actuando como debemos actuar dentro del debido proceso y dentro de los instrumentos que nos da el sistema a la Dimayor”, concluyó Jaramillo. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.