El Heraldo
Opinión

Richard Dawkins

Cuando escribo esta columna aún no he tenido la oportunidad de presenciar el debate entre el reconocido biólogo inglés Richard Dawkins y el prominente académico y sacerdote colombiano Gerardo Remolina. El interesante diálogo fue programado para celebrarse el miércoles 6 de diciembre en Cartagena, luego de que ambos personajes se presentaran en Bogotá y Medellín en los días previos. El evento tiene mucho significado para quienes hemos seguido la obra de Dawkins desde hace años, dado que además de su brillante carrera científica, es uno de los principales exponentes y defensores contemporáneos del ateísmo. Tal acontecimiento no puede dejar indiferente a cualquiera que sienta una sana inquietud intelectual.

La curiosidad y la duda constituyen los motores que más impulsan el desarrollo de los seres humanos. Cuando perdemos el instinto curioso, perdemos mucho de lo que nos motiva a mejorar y a encontrar soluciones al sinfín de problemas que nos han acosado desde siempre. Por eso es válido y deseado que cuestionemos todo, inclusive lo que por su naturaleza y vínculo histórico no parece tener que someterse a un escrutinio mayor. Esa preocupación inquisidora suele inculcarse desde la juventud, cuando aún no hemos terminado de definirnos como personas.

Recuerdo el momento en el que empecé a plantar una natural duda sobre lo que hasta ese momento entendía como inobjetable. Tendría unos doce años cuando a mis manos llegó una edición de Cosmos, el genial libro de divulgación científica de Carl Sagan. Esa obra, llena de imágenes impactantes, contenía unas fotografías de la superficie de Marte tomadas por la sonda Viking 2 a mediados de los años setenta, que captaron toda mi atención. Pasé mucho tiempo mirando la rojiza superficie del planeta en las páginas de aquel libro, con sus piedras esparcidas por el suelo y su cielo anaranjado, y no alcanzaba a comprender el impresionante esfuerzo que suponía lograr esa hazaña, posar un artefacto en un planeta distante y tomar unas fotos. 

Entendí entonces que con la ciencia era posible descubrir maravillas más allá de lo que podía imaginarme y adquirí en aquellos momentos un respeto reverencial por el conocimiento y sus promotores. A pesar de las limitaciones de mi corta edad, me surgieron preguntas incómodas y comencé a interesarme por obras similares y por saber más sobre el universo, nada me había conmovido tanto.

La visita de Dawkins es uno de los acontecimientos más importantes de este año que termina. En una sociedad tan tradicional y conservadora como la nuestra, resulta refrescante que un debate científico despierte algo de interés, y que públicamente se reten, con argumentos y método, algunas de las creencias más arraigadas que tenemos. Ojalá que muchos colombianos se animen a indagar sobre la obra de Dawkins, que su paso por nuestro país los invite a abrirle las puertas a la ciencia. Nos hace mucha falta.

moreno.slagter@yahoo.com

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Orlando Araújo Fontalvo

El viejo Fuenmayor

En cuanto a la reivindicación del viejo José Félix, el «abuelo sabio» y el más joven de los escritores del Grupo de Barranquilla, han desempeñado un papel protagónico sus discípulos más aventajados. La frase de Álvaro Cepeda Samudio, «

Leer
El Heraldo
Óscar Borja

¡En surco de dolores!

Los escándalos en Colombia trascienden de tal manera que por vergonzosos que sean los hechos todo es normal. 

Vehículos destinados a la protección de dignatarios o personas en riesgo, y que están a cargo de la unidad nacional de

Leer
El Heraldo
Álvaro Villanueva

La caminata de la luz

Salir a caminar con los niños, familiares o amistades, es una de las prácticas más convenientes, desde el punto de vista de donde se mire. Saludable, en todos los aspectos, físico, mental, de coordinación y lleno de estímulos, que ponen en a

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.