¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Ventiladores

La historia del uso de estos equipos en medicina es sorprendentemente antigua, incluso encontramos referencias de ventilación artificial en algunos pasajes de la Biblia. Sin embargo, muy poca gente había escuchado de ellos hasta hace unos cuantos meses, cuando las noticias de la pandemia “graduaron” de intensivistas y terapistas respiratorios a un gran número de usuarios en las sabias redes sociales.

Los primeros intentos bien documentados del uso de dispositivos para ayudar a respirar a las personas datan del siglo XVIII, cuando la Royal Humane Society de Inglaterra comenzó a apoyar el uso de fuelles, similares a los utilizados por los herreros, como el medio para dar respiración artificial a través de un tubo de metal insertado en la vía área. Queda fácil, con lo descrito, suponer el gran riesgo que estas prácticas entrañaban.

Antes de que una vacuna existiera para prevenir la Poliomielitis, los pacientes severamente afectados, en especial los niños, eran tratados con unos equipos llamados “pulmones de hierro”. Ante la parálisis de los músculos respiratorios que producía la enfermedad, estas cajas de metal generaban presión negativa para hacer que el aire fresco y rico en oxígeno entrara a los pulmones.

A partir de la década de 1960, los constantes avances tecnológicos en electrónica y mecánica, y en el conocimiento de los mecanismos por los cuales se producen los daños pulmonares en las enfermedades, entre otros, permitieron que desde entonces se innove en la seguridad y efectividad de estas máquinas, llegando incluso a mejorar sustancialmente la sobrevida de grupos especialmente vulnerables de pacientes, entre ellos, los recién nacidos extremadamente prematuros.

Hoy, la crisis profunda que ha generado la COVID-19 en la prestación de servicios médicos, ha estimulado la creatividad de muchos investigadores colombianos cuyas geniales iniciativas para aumentar la disponibilidad de ventiladores, nos harán más fuertes como nación para enfrentar condiciones existentes o las que puedan llegar a aparecer con características similares, aun después de superada la emergencia.

No obstante, el nivel de sofisticación que estos equipos biomédicos han alcanzado, a la fecha sigue siendo una tecnología dependiente del operador. La máquina más sofi sticada del mundo usada por personal no califi cado puede disminuir sustancialmente su posibilidad de ayudar al paciente. El mejor de estos equipos, sin profesionales de la salud en cantidad adecuada para que estén vigilantes de su funcionamiento y haciéndole los ajustes necesarios y oportunos de acuerdo con la evolución clínica de la enfermedad, puede terminar conduciendo a complicaciones incluso más severas que la patología que justifi có inicialmente su uso. Por si fuera poco, aún cumpliendo estos requisitos, otra variable es fundamental para que el tratamiento tenga altas posibilidades de ser exitoso y es la condición o enfermedad que obliga su utilización. En el caso de la COVID-19 la información científica disponible muestra que alrededor de 1 de cada 2 pacientes que llega a necesitar de estas máquinas para respirar, lamentablemente fallece.

Por lo complejo de la enfermedad por coronavirus, debo insistir en que a la fecha la mejor defensa que tenemos contra ella es evitar la infección cumpliendo las normas de distanciamiento social, lavándonos adecuada y frecuentemente las manos y usando tapabocas en sitios públicos. La identificación temprana de casos y la adopción de intervenciones terapéuticas precoces que logren evitar la necesidad de uso de estos equipos, se muestran ahora como la mayor esperanza para los contagiados.

@hmbaquero

Más Columnas de Opinión

Lucero Martínez

Patriarcalismo y estado

Un orden endeble que la enfermedad mundial develó, propiciando la caída cultural más estruendosa en toda la historia de la humanidad, la que será narrada por los siglos de los siglos.

Somos el producto de la invención política, soc

Leer
Fernando Giraldo

Vergüenza y desencanto

No es así en el caso del exministro Arias, por tratarse de algo debidamente juzgado. Vía tutela se concedió una nueva instancia; mientras millones de casos son ignorados o quedan invisibles. No todos reciben las mismas oportunidades. Es la Colo

Leer
Kelina Puche

Nueva política social

El programa de Ingreso Solidario, liderado por el Departamento Nacional de Planeación, y dirigido principalmente a un grupo poblacional, quizás no pobre en su totalidad, pero sí ampliamente vulnerable, que en buena medida depende de la economí

Leer
Daniela Cepeda Tarud

Paciente 31

Un mes después de la identificación de la primera persona infectada con coronavirus, dicho país había conseguido contener su expansión, con solo 30 personas infectadas. Sin embargo, la paciente número 31, a pesar de tener síntomas, continu

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web