Columnas de opinión
Actualizado hace 3 años

Diferencias ideológicas

El mundo entero cambia constantemente en todos los aspectos, y el ideológico es uno vital y trascendental. Quizás con excepción de algunos países asiáticos que mantienen incólume sus doctrinas, posiciones ideológicas y formas de gobierno, casi toda la humanidad evoluciona en este sentido, porque es razonable aceptar que también cambian los tiempos, las costumbres, los criterios, las características de cada pueblo, el concepto básico entre gobernantes y gobernados. Cuando Rousseau hablaba de un Contrato Social impactó una época en la que la esclavitud aún gravitaba de forma gigantesca en la humanidad, y el sometimiento laboral era sinónimo de poder.

Europa se da el lujo de mantener vigentes antiguas doctrinas ideológicas que rigen los destinos de sus múltiples gobiernos. Recientemente vimos el caso de Grecia: lo presenció atónito todo el universo, y de qué manera, en cuestión de pocos meses, detrás del telón de fondo de una grave crisis económica que destilaba iliquidez por miles de millones de euros, el mismo pueblo subió y bajó, ensalmó y degradó a sus líderes, mostrando estos una veleidad de prácticas políticas y no confesión de doctrinas políticas.

América Latina en este campo aceita con la máxima de Duverger, el maestro, cuando vaticinaba que los líderes conquistarían el poder sin mucho entendimiento con las ideologías políticas en vigencia en el mundo. América Latina tiene cien años de ser un ensayo periódico y a veces una caricatura de los ritmos altisonantes de poder, donde el caudillismo ha manejado la historia, y en donde países como Argentina, Bolivia, Ecuador, casi todos los de Centroamérica, poco o nada obedecen a criterios académicos de sólidas doctrinas políticas, porque se engolosinan con los apellidos de éxito político, con el caudillo de grandes carismas o con el poder que las armas han entregado a militares.

Venezuela, la hermosa, la noble, es castigada hoy día por una turbia visión de mescolanzas donde no se sabe a qué responde. Si es a un caudillo, ¿cuál es? Porque Maduro podrá ser lo que él desee, pero caudillo no es. Caudillo era Chávez, en medio de su chabacanería. Y lo mismo sucede con Bolivia, que le marchó a un novato que se volvió líder gracias a que enderezó la economía con la gran producción de minerales cotizados mundialmente, pero intelectualmente es un penoso comediante circense.

Lo importante, sacando a Uruguay y Chile, que sí permanecen todavía en la lista de estados que intentan respetar las ideologías clásicas por lo que ellas representan en el sentir de los hombres y en el destino de sus pueblos, y de pronto Colombia, que se ha dedicado en los últimos veinte años a la adoración del culto del caudillismo exagerado, diríamos que por lo menos en esta parte del continente empieza a nacer una positiva costumbre entre estados y mandatarios. Aprender a respetarse sus doctrinas de gobierno, sus formas de administrar y dialogar sin buscar de cambiar al otro. Esto ya es un avance en un subcontinente que todavía escribirá mucha historia en los años venideros, porque con tanta inestabilidad que hoy se percibe en quienes actualmente detectan el poder, pensamos que ¡cualquier cosa puede suceder! No por cambios ideológicos, sino por cambio de nombres, figuras y atrocidades doctrinarias de los que llegan.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de ivonne.arroyo
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web