¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
El Heraldo

‘Blue Jasmine’ y el homenaje a la carrera cinematográfica de Woody Allen

“Hacer cine no es difícil. El problema es hacer buenas películas. Eso es lo difícil”. Estas fueron las palabras de Woody Allen en entrevista reciente con la revista Time Out, en relación a su nominación para recibir el prestigioso premio Cecill B DeMille durante la ceremonia del Globo de Oro del 2014 por sus aportes al séptimo arte.

Las películas de Woody Allen, por lo general de tema psicológico y cargadas de humor, siempre ofrecen algo que permite al espectador identificarse. A través de diálogos inteligentes y profundos aborda problemas como la inestabilidad emocional, el miedo a la muerte, las crisis de pareja y las neurosis de personajes que bien podrían ser cualquiera de los presentes en el auditorio.

Sin embargo, después de Match Point, ninguna de sus películas había logrado el nivel de excelencia de otros tiempos hasta la reciente aparición de Blue Jasmine, inspirada en el clásico de Tennesse Williams Un tranvía llamado deseo.

La trama de esta nueva producción transcurre desde el momento en que Jasmine, interpretada magistralmente por Cate Blanchet, se da cuenta de que su fortuna se ha esfumado y que su marido Hal (Alec Baldwin), la ha engañado en más de una forma. Mientras el gobierno se apropia de su fortuna, ella se ve forzada a acudir a la única persona que le queda, su hermana adoptiva Ginger (Sally Hawkins, también excelente), quien vive en un modesto apartamento en San Francisco, poco apto para recibir a quien viaja con tiquete de primera clase, equipaje Luis Vuitton y vestido Chanel. ¿Es que se puede vivir de otra manera? Parece preguntarse Jasmine.

Al igual que en el clásico de Williams, la historia tiene que ver con la lucha de clases y la desigualdad social, temas que resultan muy propicios para el momento actual cuando los casos de desfalco y enriquecimiento ilícito pululan, cuando la brecha entre ricos y pobres se acrecienta y cuando aun se sufren los estragos de la recesión. En lugar de la Blanche DuBois de Tenesee Williams, que confía en la bondad de los extraños y que Cate Blanchet ya había interpretado previamente en un teatro de Brooklyn bajo la dirección de Liv Ullman, Allen nos presenta en esta ocasión a Jasmine, una especie de Ruth Madoff, quien depende de los favores de píldoras tranquilizantes, dry Martinis y hombres adinerados.

Aunque la cinta mantiene el tono irónico típico de Allen, esta vez el libreto va mas allá, tomando una actitud mas circunspecta, a la vez mas humana y por lo tanto mas cruel. La trama se centra en los personajes femeninos, quienes se toman la pantalla con toda la carga de sentimientos que lo merece. Los contrastes entre las dos hermanas se van recrudeciendo a través de flashbacks sobre encuentros previos; mientras la una ha vivido una vida de fantasía, lujo, apariencias y exigencias sociales, la otra se maneja dentro del mundo terrenal de la supervivencia diaria, un mundo mas honesto, sin tiempo para convencionalismos y simulacros, con sus propias imperfecciones pero tal vez mas autentico, dejando la incógnita abierta sobre cuales son los valores que priman o que deberían realmente primar.

Queda por ver finalmente si Woody Allen asistirá a la ceremonia de premiación o si un tercero recibirá el premio en su nombre, como ha sucedido en previas ocasiones dado su rechazo visceral a este tipo de eventos. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
José Félix Lafaurie

¡Pillao!

Andrade atendió la audiencia desde Miami, impecable, mientras Elías tenía a sus espaldas la pared descascarada de una cárcel. Atrás quedaron los días en que invitaba al primero a su casa y le hacía regalos, se reunía con ministros y bebía

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Acuerdo sin consenso

A 15 meses de la elección presidencial ya tenemos 27 candidatos. De estos, 10 se reunieron en Barranquilla para firmar el “Consenso del cubo de cristal”, de honestidad y respeto. Si tuviesen algo de pudor no necesitarían firmar nada, simplem

Leer
El Heraldo
Ricardo Plata Cepeda

El retorno de los brujos

Esta columna, escrita desde Madrid y publicada aquí el 6 de julio de 2015, editada por razones de espacio, cobra hoy inusitada y lamentable actualidad:

El lunes pasado murió “el niño de Olot”. Tenía seis años, por su corta edad

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web