El Heraldo

¡Auxilio, por favor! ¡Un delantero…!

En los años 30, esa bendita escasez de atacantes no se conocía, porque en Barranquilla, con sus seis y a veces ocho clubes de la Liga de Fútbol del Atlántico, los había de sobra.

En el mundillo del fútbol de estos días lo que menos hay son delanteros. Abundan los arqueros, los jugadores de medio campo y los defensas, pero lo que se dice delanteros, esta clase de perlas no abundan en estos tiempos. ¿A qué se debe o puede deberse esta situación? Hay diversos factores, que gravitan fuertemente en la situación.

En un delantero se nota más fuertemente que en las otras posiciones las fallas que ese delantero puede mostrar. Y si no es eficiente, puede tenerse la seguridad que ese delantero ha de mostrar de qué adolece. Lo que obviamente no se muestra tanto en las otras posiciones del fútbol, aunque con toda claridad, el jugador que no es bueno se descubre tarde o temprano.

No se crea que esa escasez de jugadores delanteros es un fenómeno actual. La ha habido en los últimos 40 o 50 años. Por cierto, este viejo, viejísimo periodista deportivo, puede recordar que en aquel fútbol del Atlántico, de los primeros años treinta, esa bendita escasez de jugadores delanteros no se conocía, porque en Barranquilla, con sus 6 y a veces 8 clubes de la Liga de Fútbol del Atlántico, lo que podía haber eran delanteros a dos cargaderas.

Podemos recordar las grandes figuras que Atlántico tenía a su disposición, verdaderos atacantes. Pero destaquemos apenas un delantero por equipo: En Juventud Junior, Roberto Meléndez; en Sporting, Romelio Martínez, aunque sería injusto no mencionar a su hermano Chacoli, alero derecho, como alero izquierdo era Romelio.

En el equipo Juventud se destacó su centro delantero, Julio Torres, extraordinario goleador en aquellos años treinta. Y en el Unión Colombia, ¿quién? ¡Hombre! ¿Quién más? Primero hay que lavarse la boca con Dioxogen para pronunciar el nombre de Gabrielito Díaz Granados, para muchos el más grande jugador colombiano de todos los tiempos. Y hasta en clubes pequeños, como el Nariño, donde brillaba su centro delantero, Camilo Ortega, gran cabeceador además.

Como pueden ver con una cita apenas parcial, lo que sobraba en aquellos tiempos eran delanteros. Hoy los clubes de la Dimayor los buscan como joyas, generalmente en el exterior. Por cierto, Junior tiene más de un año de estar buscando un delantero, sin conseguirlo, porque dos que tuvo, como Bacca y Teófilo, fueron negociados, para quedar como las novias de Barranca.

Y bueno por hoy, que ya esto va camino de ser muy largo…

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Óscar Borja

Casa, carro y beca

No cabe duda que Colombia es el país más rico del mundo; lo roban, lo saquean y la plata no se le acaba. Un país donde las tragedias y las dificultades se convierten en la mejor oportunidad para los corruptos. Fue el caso de la tragedia de San

Leer
El Heraldo
Álvaro Villanueva

Claves para una reforma

Buscar las partes esenciales y necesarias, para acercarnos a una verdadera y útil, reforma a la salud, se vuelve en estos momentos de prioridad No. 1, para lograr los cambios, que cualquier país requiere para dar paso a elementos que por diferen

Leer
El Heraldo
Hernando Baquero Latorre

Enfermedades huérfanas

En las recientes audiencias públicas llevadas a cabo por el Senado sobre el proyecto de ley que tiene por objeto reformar nuestro sistema de salud, se han escuchado intervenciones de organizaciones y pacientes que destacan la necesidad de incluir

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.