El Heraldo
Cesar

El Copey no tiene donde enterrar sus muertos

El hallazgo de restos de posibles víctimas  del conflicto armado tiene frenada la construcción de un cementerio nuevo.

Mientras en El Copey, al noroccidente del Cesar, sus habitantes amenazan con poner los ataúdes con sus muertos en la entrada de la alcaldía, o atravesarlos en la carretera nacional, que une al interior del país con la Costa, indicando no tener un sitio donde darles sepultura, una orden de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, tiene frenada la construcción de un cementerio nuevo en esa localidad, proyecto que cuenta con una inversión superior a los $2.300 millones, provenientes del Sistema General de Regalías, cuyas obras son consumidas por la maleza. 

La JEP emitió medidas cautelares en el predio donde se construye el campo santo, dado el hallazgo en ese sector de restos de posibles víctimas de desaparición forzada y ‘falsos positivos’, ordenando al alcalde de El Copey, Francisco Meza, suspender cualquier tipo de intervención en ese lugar, a fin de conservar y recuperar los cuerpos. La medida tiene al borde de un incidente de desacato al mandatario que alcanzó a construir el 60 % del nuevo cementerio. 

Y es que los trabajos se iniciaron, luego de que la Procuraduría Octava Judicial Agraria de Valledupar, a través de una acción popular, lograra que el Tribunal Administrativo del Cesar, con sentencia de septiembre de 2018, le ordenara a la Alcaldía “amparar derechos colectivos de salubridad pública y al acceso a una infraestructura de servicio que garantice la salubridad pública a los habitantes de El Copey”, dado que el cementerio actual se encuentra en malas condiciones estructurales y sanitarias. 

El cementerio colapsó, y la gente no tiene donde darle sepultura a los difuntos. La situación arreció con la pandemia, cuando a raíz de los fallecimientos, hubo que enterrar a los muertos en un lote cercano al dispuesto para el nuevo panteón. 

Al antiguo cementerio municipal no le cabe un muerto más en sus instalaciones. Cortesía

Fue precisamente cuando hacían las excavaciones para sepultar a los difuntos covid, que se hallaron restos de posibles víctimas del conflicto, llamando la atención de la Unidad Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas y de la Jurisdicción Especial para la Paz, que declaró el área como de interés forense para la protección de los cuerpos que allí se encontraban. 

El cementerio ‘viejo’, como le dicen sus lugareños, tiene un letrero en la entrada que indica que está prohibida la construcción de más bóvedas en el lugar, so pena para quien lo haga sin permiso, de una multa. 

“Aquí ya no hay espacio para sepultar a los difuntos. Cada vez que hay un fallecimiento, toca hacer ‘maravillas’ para poder conseguir una bóveda, porque el cementerio nuevo no ha podido funcionar”, indicó José Luis Rada, habitante de El Copey. 

El cementerio viejo de El Copey está ubicado dentro del perímetro urbano, con un área de 5.525 metros cuadrados, y posee 3.696 bóvedas, las cuales están ocupadas; incluso familiares de fallecidos han construido otras donde han podido sepultar a sus seres queridos.  

De acuerdo con el proceso que avanzó en primera instancia en el Juzgado Octavo Administrativo del Circuito Judicial de Valledupar, con sentencia que confirmó el Tribunal Administrativo del Cesar, este campo santo durante toda su historia tuvo un crecimiento desorganizado y sin planificación. “Cada vez que alguien fallecía, sus familiares hacían su bóveda donde le parecía, porque cuando inhumaban era en perpetuidad”, señalan apartes de la sentencia. 

A esto se suma, que El Copey fue uno de los municipios más golpeados por la violencia en el Cesar, donde hicieron presencia dos frentes guerrilleros y el bloque norte de las Autodefensas, lo que dejó una larga lista de víctimas y desaparecidos. 

Incidente de desacato

Aunque las obras del cementerio alterno están paralizadas desde enero pasado, como lo aseguró el alcalde de El Copey, Francisco Meza, acatando las medidas cautelares; los trabajos en el campo santo en las afueras de la localidad alcanzaron a avanzar, según el mismo mandatario, en 60 %, atendiendo los requerimientos de la acción popular fallada en contra del municipio. Otras versiones apuntan a que habían continuado este año pese a las medidas.

Sin embargo, mediante Auto AT-114 del 30 de julio de 2020, la sección primera instancia para casos de Ausencia de Reconocimiento de Verdad y Responsabilidad, de la JEP, avocó conocimiento a prevención de la solicitud de medida cautelar de protección sobre los cuerpos que reposan en el cementerio alterno de El Copey, elevada por la Comisión Colombiana de Juristas. 

Y con Auto OPV-310 del 30 de octubre de 2020, la sala, entre otras disposiciones avocó conocimiento del trámite de medida cautelar de protección sobre los restos que reposan en ese campo santo, y requirió a la Alcaldía de El Copey para que allegara información y la exhortó para que continuara con el cumplimiento de la orden emitida de la protección de los cuerpos. 

A pesar de que el alcalde aseguró que las obras continuaron hasta enero, la JEP decidió dar apertura al incidente de desacato de las medidas cautelares en contra del alcalde Francisco Meza; y adicionalmente, con el propósito de aclarar interrogantes surgidos, ordenó realizar una visita de inspección judicial para recabar la información relacionada con el estado actual de los predios que comprenden el cementerio alterno. 

La Comisión Colombiana de Juristas solicitó a la Sala de Reconocimiento de Verdad, de Responsabilidad y de Determinación de los Hechos y Conductas de la JEP, decretar el desacato por parte del alcalde de El Copey, Francisco Meza, teniendo en cuenta que a pesar de las medidas cautelares ordenadas sobre el cementerio alterno, la administración municipal continuó con la construcción de bóvedas en el lugar.  

“Estas acciones, además de poner en riesgo los restos de las víctimas de desaparición forzada y de los mal llamados ´falsos positivos´, vulneran los derechos de las familias que están a la espera de recuperar los cuerpos de sus seres queridos”, indicó el organismo, tras una visita que hizo recientemente la familia de Óscar Alexander Morales

Tejada, desaparecido y asesinado extrajudicialmente, acompañada por la Comisión Colombiana de Juristas (CCJ) y un grupo de víctimas de crímenes de Estado del Caribe, donde se pudo constatar que continuaron las intervenciones en el predio.  

Aspecto general de las obras paralizadas del cementerio de El Copey. Cortesía

Por su parte, la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas precisó en su momento que el mal manejo del predio amenaza la posibilidad de recuperar los cuerpos de personas no identificadas y desaparecidas en el contexto del conflicto armado. 

Si encuentran un muerto en ese lote renuncio: alcalde

 El alcalde de El Copey, Francisco Meza, indicó que el área donde empezó a construirse el cementerio alterno, cuenta con tres lotes. Las obras se ejecutan en el predio 1, donde sostuvo que no hay evidencia de restos humanos, señalando que de acuerdo con los hallazgos, son los lotes dos y tres, declarados de interés forense. 

“Le pedimos a la JEP que se pronunciara frente a este hecho y nos dijera cuál es el verdadero sitio de interés, que lo georreferenciara para seguir avanzando en una necesidad y el sentir de la comunidad. Soy respetuoso del dolor ajeno como víctima del conflicto armado, ya que fui uno de los primeros desplazados del municipio; pero también del clamor de la sociedad civil y de la justicia,  esperamos que la Jurisdicción Especial para la Paz tome una decisión final y nos aclare cuál es el sitio de interés, para así poder continuar con el proyecto a definitivamente darlo por terminado”. 

Señaló que “tenemos preocupación frente a los organismos de control, porque las obras se las está tragando la maleza, y se trata de una inversión con las finanzas públicas, por lo que estaríamos frente a un detrimento patrimonial”. 

Sostuvo que de acuerdo con un informe de la misma Fiscalía, en el lote uno, donde se construyen las obras no hay restos humanos. “Si encuentran un solo muerto en ese sitio, yo renuncio”, dijo el mandatario. 

En efecto, luego de la diligencia de inspección judicial ordenada por la JEP en el terreno, en marzo pasado, con presencia del Grupo de Apoyo Técnico Forense, de la Unidad de Investigación y Acusación, de la alcaldía y la personería de El Copey, se identificaron tres áreas de interés forense en el predio conocido como cementerio alterno, abordando los lotes 2 y 3 en las fases de búsqueda y prospección, identificados como de alto riesgo de los restos ubicados; excavación arqueológica con el fin de confirmar indicios de contexto forense; y recuperación de restos humanos. 

Y aunque en el informe de la diligencia se incluyó el lote 1, en su análisis del predio describiendo la existencia de cerramiento y bóvedas, la JEP señaló que no resulta claro que se haya desestimado la posibilidad que sea un sitio de interés forense. 

En tal sentido, la JEP  trasladó al Grupo de Apoyo Técnico Forense comunicaciones de la Comisión Colombiana de Juristas y de la Alcaldía de El Copey y le solicitó adelantar labores técnicas para establecer si el lote 1 puede ser considerado de interés forense, esto mediante auto del pasado 11 de octubre. 

El proyecto

El proyecto del cementerio alterno fue considerado por el alcalde Meza como el más importante para su municipio. “No tenemos donde enterrar a los muertos, cada vez que alguien fallece hay que hacer ‘maromas’ para sepultarlo, la gente arbitrariamente coloca la tumba donde encuentra espacio; la sociedad civil me ha conminado a que si el Municipio no le da solución, nos van a poner los muertos en la puerta de la alcaldía o atravesados en la carretera”. 

Dijo que el nuevo campo santo comprende la construcción de 1.700 bóvedas, 2.000 osarios, y al final un jardín cementerio para tumbas en el suelo. La obra debió entregarse en marzo de este año, pero ante todo este proceso judicial se encuentra suspendido.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.