El Heraldo
Rafael Morales atiende a compatriotas luego de la emergencia por la creciente del Guatapurí. Cortesía
Cesar

El ángel venezolano que ayuda a sus compatriotas en Valledupar

Se trata de Rafael Morales, un caraqueño de 45 años, que llegó hace cuatro a la capital del Cesar.

Rafael Antonio Morales no tiene alas ni ningún don divino, pero sus compatriotas venezolanos que migraron a Valledupar, como él lo hizo en diciembre de 2016, lo ven con un aura de “ángel de la guarda”, porque les tiende la mano a todo aquel que lo necesite.

Este músico profesional de 45 años, oriundo de Caracas, casado con la vallenata Heidy Mizar, reconoce que huyó de su país por la dura situación socio-económica por la que atraviesa.

En la capital del Cesar extendió esa especie de “embajada de buena voluntad” que por 15 años lideró entre la población vulnerable de Caracas. Morales fue líder social, candidato a diputado de la Asamblea Nacional, y asegura que fue secuestrado y desterrado por el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

“Al llegar a Valledupar rápidamente me di cuenta de la cantidad de ‘hermanos venezolanos’ que padecían necesidades. Casi a diario la romería de migrantes pasaba por el sector donde residía pidiendo alimentos o cualquier clase de ayuda para subsistir”, recuerda.

Esas escenas lo motivaron a continuar con la labor social entre quienes han salido de Venezuela escasamente con lo que llevan puesto.

“A partir de 2017, junto a mi esposa, quien en Venezuela era líder de la organización Asocolven que atendía a colombianos en mi país, comenzamos a ver las necesidades que tenían los migrantes venezolanos. Vivíamos en el barrio Dangond, y casi todos los días iban personas a pedir alimentos y solicitar ayudas; entonces empezamos a averiguar en redes sociales, en la prensa, y supimos que se estaban dando unas ayudas para los migrantes venezolanos en Colombia, pero en Valledupar no existía ningún tipo de apoyo a esta población”, indicó.

La ayuda es permanente, organizan censos son para conocer las necesidades y logran visitas de funcionarios y de ONG. Cortesía

El primer paso

Dentro de las primeras metas que se propuso fue hacer un diagnóstico de la situación real de los migrantes en Valledupar.

Comenzaron a contactar a compatriotas que tenían más tiempo de residencia en la capital del Cesar y a asistir a reuniones. Así empezó a liderar la vocería de los migrantes. En la siguiente etapa hicieron un diagnóstico de la situación de los migrantes, conocer los censos actualizados (37.058 ciudadanos viven en Valledupar según Migración Colombia), y las necesidades más apremiantes para acudir a las diferentes instancias del Gobierno.

Lo primero era conocer la oferta institucional que tuviera la Presidencia de Colombia, la Gobernación del Cesar y la Alcaldía de Valledupar.

“Lamentablemente al inicio las cosas no se dieron, había mucha estigmatización de la población migrante, pero seguimos y quisimos mostrar que éramos gente de bien con ganas de trabajar. En 2018, a través de una funcionaria de la MAP-OEA, logramos que vinieran a Valledupar e hicimos un acercamiento con el gobierno municipal en cabeza en ese entonces del alcalde Augusto Ramírez”.

A través de mesas de trabajo y visitas a los barrios establecieron diálogos con migrantes, y se gestionó la asistencia para esta población.

En el segundo semestre de 2018 empezó la ayuda de organizaciones como la Agencia de la ONU para los Refugiados, Acnur, y de la Organización Internacional para Migrantes, OIM.

“Gracias a Dios a través de este trabajo que hemos venido realizando nacieron nuevos líderes migrantes en Valledupar, con los cuales ya abarcamos gran parte del municipio para poder brindar apoyo a la población”, asegura.

Maryuris Morales, una de las beneficiadas de la ayuda, asegura que están muy agradecidos con Morales. “Él nos ha tendido la mano de diferentes maneras, y va a los barrios para conocer nuestras necesidades. Estamos muy agradecidos con Rafael porque ha conseguido ayudas que han llegado a nuestras manos”, sostiene.

Cortesía

Algunos casos

Morales, que coordina toda la ayuda a través de la Fundación Humanitaria ‘Soy tu Amigo, ha  logrado ayuda en diversas situaciones para sus compatriotas. Así pasó con las 45 familias damnificadas por  la creciente del río Guatapurí, que perdieron sus ranchos de madera, cartón y plástico y las pocas pertenencias que poseían.

“Ese fue un tema muy complejo, nos sentíamos impotentes, pasamos los reportes a la Alcaldía y a la Gobernación, a organizaciones de cooperación internacional y no veíamos una respuesta”, dice.

 El 26 de noviembre tuvieron la primera visita oficial en la que expusieron las necesidades que tenían esas familias. “Son propuestas que se habían hecho desde el año pasado, pero que no se concretaron; algunas son de cooperación internacional para coordinar la ayuda, tocando en su mínima expresión el erario, porque entendemos las condiciones económicas del municipio”, explica Morales.

Otra de las situaciones difíciles fue el 23 de octubre pasado, cuando una niña de 11 años murió impactada por un rayo en el barrio Los Cortijos. Por la mediación de caraqueño han conseguido ayuda fúnebre de la Alcaldía de Valledupar.

Sostiene que con el trabajo de otros líderes han podido constituir nuevas organizaciones civiles y fundaciones en pro del bienestar de los migrantes en Valledupar. “Ha sido un trabajo duro en el que logramos más de lo que esperábamos”, indicó.

En desarrollo de labores articuladas se avanzan en proyectos como el centro de atención sicosocial y emprendimiento para migrantes, liderado por la Fundación Ser Creciendo, cuyo representante legal es Yosnel Torres, un vallenato que, a través de este espacio, ofrece asistencia y orientación a venezolanos y colombianos retornados.

“Tenemos tres modalidades de atención: la individual, en la que hemos detectado y focalizado casos de depresión, fobia, ansiedad, estrés, trastornos de pánico que reciben asistencia de profesionales capacitados que hacen parte de este programa; con la modalidad familiar trabajamos prevención de la violencia, resolución de conflictos, habitabilidad, y desarrollo de hábitos saludables; y una modalidad colectiva con grupos que unificamos con criterios comunes, con el que hemos atendido niños, adolescentes, adultos mayores y mujeres gestantes”.

La meta es atender a unos 400 migrantes a través de este proyecto, dice Torres.

“Con Rafael y todos los líderes de la población migrante venimos haciendo las articulaciones, ellos son muy importantes para el proceso de focalización”.

Según Migración Colombia, en Valledupar hay 37.058 venezolanos; sin embargo, la cifra podría ser muy superior, si se tiene en cuenta que muchos han ingresado de manera irregular.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.