Barranquilla

Pumarejo pide apoyo al Gobierno para solventar crisis de Transmetro

El alcalde de Barranquilla hizo un llamado a “dejar de buscar culpables y buscar soluciones”. Operadores aseguran que los bancos no han respondido a la liberación.

Este viernes se completan cuatro días de la suspensión del servicio del Sistema de Transporte Masivo y la comunidad barranquillera no ha ocultado su molestia debido a esta situación.

En su más reciente pronunciamiento sobre el tema, el alcalde Jaime Pumarejo sostuvo que el Distrito continuará siendo un “actor fundamental” para garantizar la óptima operación de Transmetro.

Sin embargo, el mandatario distrital expuso que es necesario que otros actores aporten recursos para que el funcionamiento de Transmetro sea adecuado.

“Barranquilla está dispuesta a seguir aportando, pero necesitamos el acompañamiento de parte del Gobierno nacional, el cual en la reforma tributaria ha dicho que va a aportar el 50% del déficit. Como nosotros hemos aportado ya $40.000 millones ellos podrían devolver una parte y estamos dispuestos a que esa devolución que nos hacen la inyectemos nuevamente al sistema”, explicó Pumarejo.

De acuerdo con el alcalde, también es necesario que los empresarios de transporte colectivo “vuelvan a aportar los recursos” correspondientes al Fondo de Estabilización Tarifaria (FET), que proviene de las tarifas de los buses tradicionales.

“El llamado a los transportadores es que dejemos de buscar culpables y busquemos salidas y aliados. Y el Distrito de Barranquilla ha sido su único aliado, porque la liberación de las tarifas por parte de los bancos, que estaban quedándose con el 100% del recaudo por cuenta del no pago de los créditos bancarios, se dio gracias a la gestión del Distrito”, dijo Pumarejo.

Agregó que se han destinado $40.000 millones en calidad de auxilios, los cuales provienen de “los impuestos y del esfuerzo de los barranquilleros”. Además, indicó que los bancos deben acompañar con el reperfilamiento de los créditos y con el alivio de la tarifa en este momento.

Puso de presente que, de cada 10 usuarios de Transmetro, 4 son de Barranquilla, es decir, entre 10.000 y 12.000 personas diarias que utilizan el bus de Transmetro en ida y vuelta.

“El resto, más de 20.000 personas diarias son de otros municipios del Atlántico, mayoritariamente de Soledad. Pero es al alcalde de Barranquilla al que le exigen el aporte en dinero, acompañamiento, a Barranquilla le están pidiendo casi de manera extorsiva el dinero del faltante de la operación y aquí hay muchos otros actores que deberíamos estar aportando para el fortalecimiento de un sistema que no es solo de Barranquilla”, puntualizó.

Operadores siguen con la suspensión 

Los operadores de Transmetro –Sistur y Metrocaribe– aseguraron que sus buses continuarán detenidos hasta que no se les dé una solución económica para poder restablecer el servicio.

Juan Carlos Calderón, gerente de Metrocaribe, dijo a este medio que los bancos no han definido cuáles son las condiciones de la liberación. Aseguró que el proceso con ellos ha sido a través de correo electrónico, pero aún no les contestan: “Seguimos esperando que digan algo”.

Además, dijo que están pidiendo una reunión con los actores para definir el proceso.

En el caso de Metrocaribe, Juan Calderón indicó que el dinero retenido por el banco “es poquita” para los gastos que tienen y deben como lo son los salario, la seguridad social, el gasto en combustible y mantenimiento.

“Queremos sentarnos con el alcalde y buscar una solución. Todos tenemos que poner”, dijo Calderón.

Por su parte, José Picón, gerente de Sistur, aseguró que han estado atentos a las respuestas de los bancos, pero no han tenido ninguna concreta.

El gerente de Sistur también reiteró que la situación de los operadores del Sistema “continúa siendo compleja”.

Además, indicó que esperan que se den las acciones necesarias para garantizar la operación de los buses, mientras tanto, continuarán suspendidos de manera indefinida.

¿Qué pasa con Transmetro?

Barranquilla y su área metropolitana están sin el servicio de Transmetro desde el pasado martes por la falta de recursos y el no giro por parte de entidades bancarias.

Los operadores Sistur y Metrocaribe le solicitaron a la ministra de Transporte, Angela María Orozco, intervenir el caso de Barranquilla.

Según indicaron, tanto Sistur como Metrocaribe tienen $24.000 millones de déficit generados solo en la pandemia y el déficit diario es cercano a los $112 millones.

Antes de la suspensión del servicio, Transmetro estaba teniendo entre 60.000 y 65.000 usuarios en días hábiles.

Para mitigar el impacto en la movilización de los habitantes, el Área Metropolitana de Barraquilla (AMB) habilitó varias rutas de transporte colectivo, pero estas, según la comunidad, no dan abasto y deben tomar hasta dos buses para llegar a sus destinos. 

Sistur y Metrocaribe aseguraron que pese a que el sistema fue concebido para el 30 % de la demanda de pasajeros en Barranquilla, después de once años no se ha logrado este porcentaje; razón por la cual no se ha conseguido el equilibrio financiero.

Según los operadores, de los recursos que recibieron por el crédito de Findeter, $ 29.906 millones fueron para Sistur y Metrocaribe; $ 4.072 millones para Recaudos SIT (concesionario de recaudo) y $ 5.736 millones para Transmetro (ente gestor del sistema).

¿Qué pasa con los recursos del FET?

Jaime Pumarejo explicó que cada vez que un barranquillero usa un bus particular paga $260 para aportarle a la tarifa de Transmetro, y con eso se solventa la crisis del sistema. 

Recalcó que durante la pandemia se suspendió el aporte al FET ante la baja movilización de usuarios y que, en el presente año, dicho aporte fue estipulado en $100: “Subimos la tarifa para que no les costara más, que esos $100 salieran de un incremento tarifario. Pero este año no se han hecho los aportes adecuados a ese fondo y por eso están faltando entre 4 mil y 5 mil millones de pesos”.

Para el mandatario, si los transportadores hubieran hecho los aportes –que corresponde a dineros públicos– no estaría en crisis el Sistema. Por esa razón cursan demandas civiles y penales contra aquellos que no tienen voluntad de girar los aportes.

“Tenemos que volver a un FET de $200, y que sea pagado por los operadores grandes del Transporte Público Colectivo, en el que la mayoría son socios de Transmetro. Ahí estamos dispuestos a aportar los famosos $10.000 millones de pesos adicionales, pero poco a poco, mes a mes, viendo que se cumplan los compromisos, y que al mismo tiempo veamos que se mejora la calidad del servicio para el usuario, con unos buses que mejoren en su calidad de mantenimiento, y nos den para llegar hasta el momento en el cual hagamos la integración tarifaria y podamos tener buses nuevos en toda la ciudad de Barranquilla”, cerró el alcalde.

Usuarios, en medio del descontento a causa de la parálisis

Las principales arterias viales de Barranquilla y su Área Metropolitana han tenido un cambio en los últimos tres días por la suspensión de Transmetro.

Personas a lo largo de las calles buscando cómo movilizarse, taxis colectivos aprovechando la situación y vehículos particulares invadiendo el carril ‘Solo bus’ por la ausencia de los articulados.

Marcos Villegas, habitante de Soledad, indicó que la situación que está viviendo la ciudad es “bastante difícil porque muchas personas están acostumbradas a usar Transmetro porque es más rápido y práctico”, dijo.

Mientras Villegas esperaba uno de los buses habilitados por el AMB, señaló que es necesario que las autoridades se reúnan y busquen una solución, porque lo que está pasando “es como ir para atrás”.

Por su parte, Sebastián López, quien se dirigía al centro de la capital del Atlántico, contó que es raro tener que volver a los buses colectivos porque “dan mucha vuelta y se demoran más”, en cambio con Transmetro llegaba directo y el tiempo de espera era menor.

Jesús Ordoñez, quien se dirigía a la universidad explicó que “la única diferencia que veo ahora es que los buses dan más vuelta, Transmetro no, pero al momento de esperarlo en las estaciones se perdía bastante tiempo, entonces en tiempo es lo mismo”.

Sin embargo, señaló se ha visto perjudicado porque ahora debe pagar una moto que lo lleve hasta la Murillo para después pagar un bus: “Uno está teniendo doble gasto”.

“Estamos bastante afectados para llegar a tiempo a los lugares que tenemos planeados, nos cuesta porque debemos pagar más de un bus y la plata ahora no está para malgastarla”, dijo Wilmer Rodríguez, quien se dirigía a cita médica de su hija en compañía de su esposa.

La suspensión de Transmeto ha propiciado a que el transporte ilegal salga a flote. Algunos usuarios frecuentes de Transmetro dieron a conocer que se ha incrementado el taxi colectivo, el cual toman con temor por la alta inseguridad.

 “Ahora está difícil la cosa para irse y venirse porque hay muchos usuarios esperando buses y como no hay los suficientes tienen que caminar más hasta encontrar un colectivo, aunque uno los coge con temor por la pandemia y porque no sabe con quién va en el carro encerrado”, dijo Jeny Benitez, quien también aseguró que los transportes ilegales se “están aprovechando y cobrando más caro”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.