Barranquilla

Exhuman uno de los cuerpos extraviados en la Clínica El Prado

Luego de ocho meses, el CTI de la Fiscalía realizó el procedimiento. Familiares de Marilyn Pérez dicen que no corresponde al de su ser querido.

Las lágrimas vuelven a caer por sus rostros mientras elevan una silenciosa plegaria al cielo. Este es un llanto distinto. Ahora no es por la melancolía y desesperación. Son lágrimas que los liberan de un pesado resentimiento.

Es un anhelo que han guardado en lo más recóndito de su corazón por cerca de ocho meses. Un deseo que no se ha desvanecido a pesar de una extensa batalla judicial que –parece– llega a su fin.

Las manecillas del reloj marcan las 7:00 a. m. de este miércoles y la familia Pérez se encuentra en el cementerio Jardines de la Eternidad. Esperan el momento en que se inicie la exhumación del posible cadáver de Marilyn, enfermera de profesión cuya vida fue arrebatada de forma intempestiva por la covid-19 y que su cadáver desapareció en medio del primer pico de la pandemia.

En ese momento, la intranquilidad empieza a hacer mella entre ellos. Un retraso en la llegada de los expertos encargados del proceso embarga de cierta ansiedad a esta familia, que desde julio del año pasado vive un intenso duelo que se ha agudizado por la imposibilidad de despedir a su ser querido.

Vestidos con trajes antifluidos y demás elementos de protección, cuando los rayos del sol ya se sentían con fuerza, integrantes del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía General de la Nación se trasladan hasta el lote 982 del jardín 38 del camposanto ubicado en Puerto Colombia para proceder a la exhumación de los despojos mortales.

A lo lejos, los miembros de esta familia vigilan impacientes. Tienen viva la esperanza de que los restos pertenezcan a Marilyn, aunque en su interior también hay intranquilidad por la latente posibilidad de que pertenezcan a otra persona.

“Venimos con toda la esperanza de que se cierre este ciclo”, asegura Katerin Hernández, la hija menor de Marilyn y quien ha estado al frente de la búsqueda de su cadáver.

La diligencia avanza mientras el silencio que se extiende por el cementerio es interrumpido, en algunos momentos, por el llanto de personas desconsoladas que despiden a un familiar.

 

Momento de la llegada de la Fiscalía al camposanto.

Los varios metros cúbicos de tierra que cubren el féretro fueron retirados en cuestión de minutos. El cadáver es trasladado a un vehículo especial con el fin de llevarlo hasta las instalaciones de Medicina Legal para que se adelante la correspondiente necropsia.

“Evidentemente no se trata del cuerpo de mi madre. El cuerpo exhumado es de una estatura distinta a la de ella. Estamos a la espera de los resultados de los exámenes”, agrega Katerin minutos después de retirarse del cementerio, en medio de una profunda tristeza que refleja a través de su voz.

Muy cerca de ella, Eliana Pérez –una de las hermanas de Marilyn– no oculta el desconcierto por los resultados preliminares de la necropsia. Se niega a creer que los esfuerzos hechos sean en vano, puesto que el cuerpo sigue sin ser encontrado.

“Sigue vivo el dolor. No sabemos hasta cuándo vamos a poder descansar y dejar que ella descanse. Esto ha sido muy traumático, un calvario para toda la familia”, apunta la acongojada mujer.

En medio del escepticismo, esta familia hace un nuevo llamado a las autoridades para que expidan una orden para exhumar en la otra tumba y poder determinar el paradero del cuerpo de Marilyn.

Así se extraviaron los cuerpos

Marilyn Pérez, José Muñoz, Orlando Carrillo y Javier José García Muñoz fueron cuatro personas que fallecieron por covid-19, a principios de julio del año anterior, en la Clínica El Prado.

En la morgue de dicho centro asistencial se presentó el intercambio de los cadáveres.

Los restos mortales de Javier García y Orlando Carrillo fueron encontrados en dicho sitio, pese a que sus familiares creían ya haberlos sepultado.

El sufrimiento de esas familias finalizó esa misma semana tras recibir los cuerpos correspondiente a sus seres queridos para finalmente sepultarlos, mientras que los de Jorge y Marilyn siguen desaparecidos.

La exhumación de este miércoles fue posible debido a una orden de la Corte Suprema de Justicia.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.