Barranquilla

Emprendimiento, un camino hacia la construcción de la paz

La Unidad para las Víctimas asegura que incentivar las alternativas de negocio en esta población facilita su independencia económica y proceso de reparación. 

En una región del país históricamente marcada por la violencia y oscurecida por la sombra del conflicto armado, los padres de Diana se vieron obligados a hacer parte de los flujos migratorios internos e iniciar una ruta de incertidumbre estimulada por el fenómeno del desplazamiento forzado. 

En ‘La Heróica’ se iluminó el faro de esperanza para la familia, logrando encontrar un espacio para iniciar desde cero una nueva vida. A pesar de ser un contexto distinto a su territorio natal, el proceso de adaptación se vio motivado por sus pasiones. En el caso de la madre de Diana, ella continuó trabajando como costurera, logrando que su vocación trascendiera hasta su hija a manera de legado. 

“Mi mamá siempre estuvo cosiendo y logramos salir adelante con su labor. A partir de ahí inició mi sueño de ser diseñadora de modas. Ella me transmitió su vocación”, relata Diana, agregando que, desde temprana edad, su visión en este oficio tenía una particularidad: innovar en diseños y confección de ropa masculina. 

Mi mamá siempre estuvo cosiendo y logramos salir adelante con su labor. A partir de ahí inició mi sueño de ser diseñadora de modas

“Desde que era una niña, me gustaba vestirme con la ropa de mi papá. En ese momento me dediqué a analizar la ropa masculina y decidí que quería diseñar prendas de este tipo”, dice Diana, explicando que ese interés la motivó a iniciar su proceso formal de aprendizaje, direccionado al diseño de modas. Fue entonces cuando decidió iniciar sus estudios tecnólogos en esta rama, en el Sena de Cartagena, Bolívar. 

Trasladándose a más de 100 kilómetros de su hogar, hace más de una década Diana llegó a Barranquilla con el objetivo de empezar nuevas etapas de su vida. Entre estas, estaba el anhelo de iniciar su formación profesional. Este sueño se pudo materializar a través de las medidas de atención y reparación ejecutadas desde la Unidad para las Víctimas. 

La unidad me acompañó en todo el proceso de mis estudios

“Mi familia y yo tuvimos que vivir la violencia en Colombia. Por ser víctimas de desplazamiento forzado hicimos parte del Registro Único de Víctimas (RUV) de la Unidad para las Víctimas. Más adelante, a través de esta entidad, logré tener la oportunidad de homologar mis estudios tecnólogos en la Universidad Autónoma del Caribe y culminar mi formación profesional. La unidad me acompañó en todo el proceso de mis estudios”, narra la mujer. 

Inicié confeccionando y vendiendo prendas masculinas por pedidos. Empecé a elaborar ropa ejecutiva para un hombre que se desempeñaba como contador. Actualmente, él es mi esposo y, a la vez, socio de mi emprendimiento

El acompañamiento no cesó con ese logro. De acuerdo con la mujer, la Unidad para las Víctimas continúa suministrando insumos materiales –como telas y elementos de costura– a manera de apoyo y para fortalecer el emprendimiento que, desde hace mas de diez años, tuvo su génesis. 

Un acto de reparación

Desde la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas en el Atlántico, durante el mes de abril, se hizo entrega de elementos materiales a mujeres jefes de hogar que, como en el caso de Diana, son emprendedoras y están incluidas en el RUV. 

Estas donaciones se realizaron a través del Plan de Fortalecimiento Estratégico a Emprendimientos de Víctimas, en el cual se identifican miembros de esta población que anhelan emprender o retomar su proyecto de negocio y, a partir de ahí, dan inicio al acompañamiento y suministro de insumos. Esto, con el fin de promover la independencia económica en esta población. 

De acuerdo con la Unidad para las Víctimas en el Atlántico, desde el mes de enero se han caracterizado 42 emprendimientos de víctimas que empezarán a recibir respaldo por parte de la entidad. 

Este proceso de motivar y acompañar a las víctimas en la apropiación de la cultura del emprendimiento es fundamental en la reparación

“Este proceso de motivar y acompañar a las víctimas en la apropiación de la cultura del emprendimiento es fundamental en la reparación. Además, esto permite motivar a las personas a incursionar en su propio negocio y generar ingresos independientes a los que se espera por parte del Estado”, expresa Alfredo Palencia Molina, director de la Unidad para las Víctimas en el Atlántico. 

El funcionario detalla que dentro de las acciones de acompañamiento y fortalecimiento de las ideas de negocio de la población víctima del conflicto armado radicada en el Atlántico también se lleva a cabo la formalización de emprendimientos en la Cámara de Comercio. Además se realizan alianzas con centros y ferias comerciales “para que exhiban sus emprendimientos y dinamicen su economía”. 

Palencia también explica que, como parte de este proceso “clave” de promover la cultura del emprendimiento en esta población, se han realizado “nano franquicias” –modelos de negocio que permiten impulsar emprendimientos en esta población–. Estos, de acuerdo con el funcionario, han sido ejecutados de manera articulada entre la Unidad y la administración departamental o distrital, con el fin de “avanzar en la construcción de paz”. 

Materialización de un sueño

Sentada en su taller de costura, Diana evoca recuerdos de hace más de una década cuando llegó a Barranquilla y se quedó. Con un relato bastante particular recuerda el proceso de construcción de su idea de negocio. 

“Inicié confeccionando y vendiendo prendas masculinas por pedidos. Empecé a elaborar ropa ejecutiva para un hombre que se desempeñaba como contador. Actualmente, él es mi esposo y, a la vez, socio de mi emprendimiento”, relata. 

Lo mencionado fue corroborado por Álex –esposo de Diana–, quien detalló que las prendas elaboradas por ella fueron el centro de atracción de la oficina donde él laboraba, dando lugar a un incremento de pedidos por parte de nuevos clientes. 

“Me empezaron a preguntar dónde había comprado mi ropa y yo les respondía que mi esposa la confeccionaba. Entonces mis compañeros empezaron a comprarle prendas”, relata Álex, explicando que la alta demanda de pedidos fue la razón que lo motivó a renunciar y “volcar todos los esfuerzos” hacia el negocio de Diana, hasta construir la marca que hoy se conoce como ‘Ibáñez Menswear’. 

Mejores inversiones

Dentro de las medidas de  reparación integral está la indemnización –seguida de la rehabilitación, restitución, satisfacción y garantías de no repetición– que implica la compensación económica a la víctima por los daños sufridos. De acuerdo con el director de la Unidad, estos recursos podrían oscilar entre $17 millones y más de $40 millones, representando una oportunidad de reconstrucción de su proyecto de vida. 

Por ende, explicó que desde la Unidad uno de los procesos en los cuales se hace mayor énfasis es en pedagogía económica para orientar a esta población hacia mejores inversiones, “explicándoles que esa compensación podría ser el inicio de la construcción de su proyecto de vida”.

Panorama departamental de víctimas del conflicto armado

Por las dinámicas del conflicto armado en el país, dentro del imaginario colectivo del Atlántico se suele desconocer el tema de la presencia de víctimas en el departamento. De acuerdo con la Unidad para las Víctimas en el Atlántico, dentro del Registro Único de Víctimas (RUV) hay 168.708 víctimas del conflicto armado ubicadas en esta zona del país, con corte a mayo del 2022. Esta cifra representa un 6,6 % de la población global que habita en el Atlántico, siendo esta 2.600.904 personas, conforme a las proyecciones basadas en el censo realizado en el 2018. Del total de las víctimas en el departamento, 145.403 están recibiendo acompañamiento por parte del Estado en los puntos habilitados en el Atlántico, en Santo Tomás, Sabanalarga, Malambo, Soledad y Juan Mina.

Desde este último, que es el Centro Regional de Atención a las Víctimas –ubicado en la zona rural de Barranquilla–, el secretario de Gestión Social del Distrito, Santiago Vásquez, explicó que Barranquilla, dentro del contexto del conflicto en el país, “ha sido una ciudad receptora de víctimas”. Aseguró que a través de la Secretaría de Gestión Social, “se está trabajando en la política pública nacional de atención a víctimas que llegan a la ciudad”. 

Según el funcionario, en este proceso “se avanza en la no repetición de historias de dolor y hechos victimizantes”. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.