Barranquilla | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Barranquilla

El médico Buelvas quiere ver luz al final del túnel

El intensivista, en diálogo con EL HERALDO, habla de su vida después de las amenazas y de la imputación de cargos al presunto autor de las mismas.

J osé Julián Buelvas, el médico barranquillero que valientemente denunció amenazas en su contra, dice estar inquieto y desconcertado por no saber aún qué llevó al presunto autor de este hecho a intimidarlo. Asegura que no conoce a esta persona e insiste en que todavía se siente en riesgo. Esta es su versión de lo sucedido.  

P.

¿Cómo está hoy doctor Buelvas, qué ha pasado con usted desde que recibió las amenazas?

R.

Muy afligido. Todo ha sido muy triste, saberse amenazado es una sensación de zozobra impresionante que nunca esperé vivir. La investigación fue rápida, aclaró que se trataba de algo muy distinto a mi ejercicio como especialista, pero destapó un móvil que está por establecerse, lo que me genera aún más inquietud. No sé qué hice o qué dije que pudiera llevar a esta persona señalada por la Fiscalía a hacer algo tan reprochable como lo que hizo y por lo que tendrá que responder penalmente.

P.

En su casa, ¿cómo se encuentra su familia?

R.

En mi hogar me apoyan, me han apoyado siempre, esto ha confirmado la familia que tengo, la esposa comprensiva que me acompaña, los hijos maravillosos que trajimos al mundo. Este episodio nos ha fortalecido, pero no deja de inquietarnos todo esto. Hoy estamos más unidos que nunca.

P.

¿Pudo retomar sus labores en centros asistenciales de Barranquilla y Soledad?

R.

Nunca dejé de ejercer en este tiempo. No regresé al Hospital de Soledad por recomendaciones de las autoridades y siempre me movilicé acompañado de un esquema de seguridad. Imagínese a un médico escoltado, es muy triste, pero esa es la realidad y a ella debo acogerme.

P.

¿Se ha vuelto a sentir intimidado, amenazado o en riesgo?

R.

Siempre me he sentido así desde el día en que recibí los sufragios y el panfleto. Hoy es claro que lo que motivó ese hecho no fue mi actuar como especialista, ni la muerte de pacientes con Covid. En mi vida he actuado con diligencia para salvar vidas, no para acabar con ellas. El riesgo persiste, claro que persiste. Las amenazas no desaparecen con la imputación de cargos y menos cuando el señalado autor no acepta su culpa.

P.

Dicen que el hecho fue muy bien planeado y ejecutado, ¿recuerda haberse sentido vigilado o seguido los días previos a las amenazas?

R.

No, nunca. Yo siempre manifesté mi desacuerdo con la forma en que se hacían administrativamente muchas cosas en el Adelita en Soledad y se las hice saber con vehemencia de médico especialista a sus directivas. Espero que no hayan sido esos señalamientos los que llevaran a alguien a amenazarme. Eso lo tendrá que determinar la justicia. Creo profundamente en ella.

P.

¿Conoce a la persona que es señalada por las autoridades como la presunta responsable de las amenazas, identificado como Candelario del Cristo Rómulo Bravo?

R.

 No. Nunca lo había visto.

P.

¿Trabaja o trabajó en algún momento con una persona cercana a quien presuntamente es el autor de las amenazas?

R.

 Escuché en la audiencia de imputación de cargos que el señalado es el compañero permanente de una colega que trabaja en el Adelita de Char de Soledad. 

P.

¿Cómo es o fue el trato profesional que tuvo con esa persona, vinculada al sector salud?

R.

Cordial, normal, cotidiano, como el de dos colegas que se cruzan en el hospital, incluso esa persona de la que usted habla, que se supone es su compañera sentimental, estaba en otro turno distinto al mío.

P.

¿Usted cómo valora lo sucedido, estima que las amenazas están o no están relacionadas con el desarrollo de su ejercicio profesional?

R.

No conozco las motivaciones, reitero, es la justicia la que determinará si el imputado es culpable. El tendrá que demostrar su inocencia. Por lo pronto sé que he obrado de acuerdo con mi juramento, he actuado honesta y transparentemente. He hecho, como médico, lo que he tenido que hacer y he dicho lo que creo se debe decir. Mis acciones hablan por sí solas de mí en todos los lugares en los que he ejercido mi profesión.

P.

El presunto responsable, que ya fue imputado por el delito de amenaza, afrontará el proceso en libertad y no aceptó cargos. ¿Qué piensa?

R.

Esas son las reglas del Sistema Penal Acusatorio al que nos debemos acoger todos. Yo creo en Dios y en la justicia colombiana.

P.

¿Qué espera de todo este proceso, a dónde le gustaría que llegara?

R.

A donde estoy seguro llegará, a un esclarecimiento total donde brillará la verdad de por qué verdaderamente me amenazaron y que pretendían con esas amenazas. Por lo resonante de este caso la sociedad y en especial yo necesitamos que se sepa la verdad.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • amenazas
  • coronavirus
  • denuncia
  • investigacion
  • Médicos
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web