El Heraldo
Valeria Guerrero vivía en Rusia cuando se enteró de la enfermedad. Ahora reside en Barranquilla.
Archivo
Atlántico

Valeria Guerrero y su lucha contra un enemigo silencioso

En diálogo con EL HERALDO la mamá de la estudiante contó que el cáncer no ha salido del cuerpo de la joven pese al tratamiento.

Un año ha transcurrido desde el momento en que la barranquillera Valeria Guerrero Storino fue diagnosticada con linfoma de Hodgkins en etapa 4 mientras adelantaba sus estudios de medicina en Kazán, Rusia.

En medio de la incertidumbre mundial por el cierre de fronteras –una medida tomada en ese momento para frenar el avance de la covid– la joven emprendió un tortuoso viaje hasta su tierra natal para ser sometida a un tratamiento contra la enfermedad.

La historia de Valeria, de 21 años de edad, se dio a conocer a mediados de abril cuando se encontraba cursando sexto semestre, en la universidad ubicada en el suroeste de Rusia, gracias a una beca que obtuvo años atrás. En ese país le fue diagnosticado el cáncer en un avanzado estado, por lo que debía ser tratado de inmediato con un proceso que tenía un costo bastante alto, y que no podía ser cubierto por su familia, dado que el seguro médico de Valeria no le cubría el proceso.

Debido a las condiciones en las que se encontraba el mundo por la pandemia de la covid-19 en ese entonces, su regreso a Barranquilla para iniciar el tratamiento en compañía de su familia fue bastante difícil. Por ello, a través de redes sociales solicitó el apoyo del Gobierno para poder regresar a casa, teniendo en cuenta que los vuelos desde Rusia estaban restringidos.

Tras semanas de constantes llamados por redes sociales, finalmente a principios de mayo, gracias a un vuelo privado que fue costeado por empresarios barranquilleros desde Kazán hasta la ciudad de Madrid (España), la joven pudo abordar un vuelo humanitario junto a más de 300 compatriotas de regreso a Colombia.

Al aterrizar en Barranquilla, Guerrero inició de inmediato su tratamiento de quimioterapia en la Organización Clínica General del Norte. En el mes de julio, tras varias sesiones del tratamiento se le realizó un examen que dio como resultado que la enfermedad no estaba presente en su organismo, lo cual generó mucha alegría y esperanza en ella y su familia.

Sin embargo, en días pasados los Guerrero Storino se enteraron de que la enfermedad persiste en el cuerpo de la joven. Así lo dio a conocer en diálogo con EL HERALDO su progenitora Marta Storino. “Desafortunadamente el tratamiento de quimioterapias de Valeria no funcionó, se sentía mucho mejor y había finalizado sus quimioterapias pero cuando le hicieron el examen para corroborar que la enfermedad ya no estaba y para sorpresa de los médicos y nuestra persiste y está pronunciada”.

Imagen del día que regresó a Colombia.

Para contrarrestar la enfermedad, Valeria está siendo sometida a un tratamiento de terapias más agresivas y ya está en el segundo ciclo de tres que debe realizarse. Al terminar este proceso, dependiendo del resultado de una biopsia se tomará la decisión de practicarle el trasplante de médula.

“Mi hija sigue en la lucha, nosotros seguimos acompañándola. No ha sido nada fácil, ha sido un año de mucho sufrimiento pero seguimos agarrados de Dios, clamando su misericordia y siguiendo con la oración permanente para que nos escuche y ella pueda sanarse definitivamente”, dijo Storino.

Valeria siguió sus estudios de medicina en la ciudad de Barranquilla gracias a una beca otorgada por la empresa Promigas. Alcanzó a culminar su sexto semestre y a hacer rotaciones en el Hospital Universidad del Norte, pero debido a las complicaciones que ha tenido tuvo que suspender nuevamente sus estudios.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Cáncer
  • jóvenes
  • tratamiento
  • estudiante
  • barranquillera
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.