El Heraldo
Vivienda colapsada en el barrio Camino Grande. Jeisson Gutiérrez
Atlántico

Piojó vive entre la angustia de un diciembre sin techo

Autoridades locales brindan ayudas a los damnificados. 100 cuerpos podrían ser reubicados a fin de año.

Gritos de desesperación acompañados de llantos inconsolables en una noche oscura, fue el sentir de la comunidad de Piojó aquel seis de diciembre en la iglesia San Antonio Padua, que fue testigo y refugio de los presentes, quienes escuchaban desde lejos como se desplomaron sus viviendas a causa de las intensas lluvias que terminaron por oscurecer las calles de los barrios Camino Grande y el Cementerio.

Tras la tragedia ocurrida, en el municipio hace un mes solo se respira duelo y dolor por las más de 600 personas afectadas, ya que a diario recuerdan cada rincón de la que era su casa y el sacrificio que habían hecho por obtenerla. 

Así como también, la frecuencia con la que iban al cementerio municipal a visitar a sus difuntos, el cual una gran parte de las bóvedas quedaron en el suelo.

Con base a ese drama ocurrido en Piojó, EL HERALDO se desplazó hasta la zona donde se registraron los hechos para conocer cómo los habitantes se encuentran viviendo el infortunio que los embargó de tristeza. 

En medio de lágrimas, Elia Jiménez Arevalo relató que por poco la tragedia casi acaba con la vida de todos.

La mujer, dijo que la “angustia” que vivió esa noche es una pesadilla que no se la desea a nadie, puesto que en cuestión de segundos lo perdió todo. 

“Yo me dedicaba a coser y me iba muy bien. Mi esposo con su empleo en una empresa en Barranquilla estábamos pagando con mucho esfuerzo unos créditos que utilizamos para hacer la casita y en un abrir y cerrar de ojos pasa esto. En un mes no me he ganado un solo peso”, indicó Jiménez. 

En ese sentido, Jiménez consideró que lo más importante para las familias en este momento es que el Gobierno nacional los reubique en casas nuevas por el bienestar de sus hijos. 
“Estamos con el corazón destrozado por pasar todo el día buscando que hacer o cómo solucionar”, agregó.

Mientras tanto, Oriana González, desde la Casa de Cultura, sitio donde se encuentra albergada actualmente, le contó a este medio que, esa noche del desastre marcó su vida porque fue “muy difícil” salir corriendo de la Institución Educativa Camilo Torres donde vivía desde hace algunos años, para resguardarse en la iglesia porque todo estaba colapsando. 

“Este episodio es lo más difícil que me ha pasado en la vida”, expresó con lágrimas.  

Por otro lado, Hortensia De la Hoz, manifestó que siente “impotencia” al haber transcurrido un mes y aún encontrarse viviendo en la Institución Educativa de Piojó. Sin embargo, subrayó estar en buenas condiciones, gracias a la ayuda de la Gobernación del Atlántico y la Alcaldía municipal. 

“Es muy triste porque la primera casa que cayó esa noche fue la mía. Quedé sin nada porque mi fuente de trabajo quedó bajo los escombros”, señaló De la Hoz. 

Hablan autoridades

 Alfredo Soñett, secretario de Planeación de Piojó, destacó que se han centralizado los esfuerzos para las reubicaciones de los damnificados. Para ello, se inició una con una postulación de un predio de once hectáreas y uno de siete, con el objetivo de que el Gobierno nacional negocie con el propietario y así se pueda escoger la mejor alternativa basado en los estudios de riesgo. 

“Esperamos la respuesta del Gobierno nacional para saber cual es lugar de la reubicación y empezar a construir el sueño de las personas que lo perdieron todo”, indicó el funcionario. 

Por su parte, la Gobernación del Atlántico informó que en la población se han identificado 151 familias damnificadas, a quienes se les ha brindado una ayuda económica para el pago de  arriendos temporales, mientras se adelanta la solución definitiva de una posible reubicación.

Del mismo modo, se han trasladado 23 restos de fallecidos, cuyas bóvedas sufrieron afectaciones por el deslizamiento en el cementerio municipal. 

Conforme con la administración departamental, antes de finalizar el año, se espera trasladar cerca de 100 cuerpos hacia otros cementerios de la zona.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.