Verde

Saltar la cuerda: de un juego de niños a un ejercicio completo

Además de entretenerte, practicar esta actividad trae múltiples beneficios como la tonificación muscular y mejora la resistencia, concentración y coordinación.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

uando éramos niños considerábamos el salto de cuerda como un juego sin ser realmente conscientes de todos los beneficios que este traía a nuestro cuerpo. Ahora, de adultos, lo practicamos para mejorar nuestra condición física y mental. Esta actividad ha estado presente a lo largo de nuestra vida y ahora, tras el encierro por la pandemia, se volvió tendencia.

Al ser un ejercicio que se puede practicar en cualquier lugar con una cantidad mediana de espacio, hasta la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendaron su práctica durante las cuarentenas.  La atleta fitness Cindy Brochado fue una de las personas que incluyó esta actividad física en su rutina con el fin de mejorar su estado físico para las competencias.

Cindy empezó hace tres meses y explica que desde entonces su resistencia cardiopulmonar mejoró, al igual que su coordinación. “Me he sentido muy bien. Me ha ayudado a tener mayor resistencia a la hora de hacer mis entrenamientos y a tonificar y fortalecer mis músculos”, agrega. 

Para esta edición de Revista Miércoles ella, guiada por el entrenador personal y licenciado en Cultura Física Yezid Guzmán, realizó una clase básica para aprender a saltar la cuerda, en la que se mostró la correcta realización de los ejercicios y posición del cuerpo. 

Al ser un trabajo que genera impactos articulares, empezaron con un calentamiento y estiramiento previo tanto del tren inferior como el superior, con el fin de evitar lesiones durante los saltos. Allí trabajaron desde los pies, las piernas, hasta llegar a los hombros ejercitando antes  las muñecas y los codos. 

 

Antes de empezar a saltar se debe hacer un calentamiento y estiramiento previo tanto del tren superior como del inferior. Orlando Amador

Antes de empezar con los saltos, el entrenador explicó que para los principiantes se recomienda utilizar una cuerda hecha en nylon y luego, con la experiencia, conseguir una de mayor velocidad como de aluminio.

Además, sugirió que estos saltos se deben realizar  siempre con ropa deportiva que “permita trabajar de forma fluida y cómoda” y evitar calzados con suela plana, pues estos “se adhieren mucho más al suelo” y puede dificultar el salto. Por eso, recomienda utilizar zapatos de running, pues al realizar el movimiento “estos generan una transferencia de la fuerza de la punta de los pies hacia al cuerpo”.

Antes de empezar a saltar, Yezid explicó que graduar el alto de la cuerda es primordial para el ejercicio. Por eso, primero se debe pisar en la mitad y asegurarse que los agarres de esta queden a la altura del pectoral. Luego, se debe separar los codos del cuerpo, mantener las muñecas a la altura de la cadera y comenzar a saltar, haciendo que pase la cuerda por debajo de los pies con el movimiento de las muñecas. 

“Un error muy común es realizar una movilidad del hombro para que el pasaje de la cuerda se dé. Eso no se debe hacer porque hará que el recorrido de la cuerda sea más largo y que el movimiento tenga más probabilidad de truncarse con los pies durante el pasaje”, dice Yezid. 

Otro de los errores que corrigió el entrenador fue  flexionar demasiado las rodillas mientras se saltaba, ya que esto solo lograría una lesión. Por eso, explicó que estas deben estar siempre extendidas y el salto se debe hacer con la punta de los pies, evitando el taloneo. 

Orlando Amador

Luego de cerciorarse que la posición del cuerpo y los movimientos eran los correctos, procedieron con los saltos. La clase se llevó a cabo en un parque en el norte de Barranquilla, que contaba con una superficie plana blanda ideal para realizar esta actividad física. El entrenador explicó que este tipo de suelos “evita que el impacto de las articulaciones sea mayor y permite que los saltos sean fluidos”.

Durante la hora de ejercicio, Yezid y Cindy realizaron más de 50 repeticiones de saltos. El entrenador explicó que el número ideal “no existe”, lo importante es que, junto a la concentración y coordinación,  se vaya “aumentando el nivel de dificultad” mientras se salta la cuerda. 

“Si haces 10 repeticiones, lo ideal es que te propongas hacer 15, luego 20 y luego hacerlo por tiempo. La idea es que vayas proponiéndote alcanzar un número de repeticiones cada vez mayor en la medida que vas alcanzando cierta experticia y así pasar a un lazo de velocidad o inclusive hacer trucos”, cuenta Yezid. 

Tras una hora de clase básica de saltos de cuerda, la clase finalizó y el entrenador y la atleta procedieron a hidratarse y secar el sudor. Para Yezid, esta actividad física es “una estrategia de activación cardiovascular muy interesante” por su fluidez, intensidad y dinamismo. Por eso, la recomienda para todos aquellos que quieren empezar a entrenar, pero cuentan con un tiempo limitado. “Creo que un lazo sería la manera ideal de empezar a hacerlo desde casa porque es sencillo de aprender”, finaliza el entrenador. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.