Santiago, el célebre habitante de la Bahía de Cispatá

Con 170 kilos y 9 años de edad, este manatí fue liberado luego de haber sido rescatado en 2018, tras quedar varado en Tolú.

Cortesía CVS, Fundación Omacha y Manatee Word International
El manatí fue bautizado en honor al municipio de Santiago de Tolú, donde fue rescatado por profesionales. Cortesía CVS, Fundación Omacha y Manatee Word International
Más contenidos

Temas tratados

Sucre

Con 170 kilos y 9 años de edad, este manatí fue liberado luego de haber sido rescatado en 2018, tras quedar varado en Tolú.

En las aguas de la bahía de Cispatá fue liberado Santiago, un manatí (Trichechus manatus), de 9 años que estuvo intervenido durante 12 meses por especialistas, luego de haber sido hallado deshidratado y desorientado en un varamiento por causa de los cambios en las corrientes que se producen a raíz del cambio climático. Su liberación se dio el 19 de noviembre.

El hallazgo fue reportado en las playas de Tolú, en Sucre, y tras un año de trabajo fue liberado en la bahía de San Antero, donde Santiago tiene derecho a estar, nadar y reproducirse sin temor a ser cazado mientras disfruta de las 27.171 hectáreas de zona protegida que conforman el ‘Distrito de Manejo Integrado de la Bahía de San Antero’.

Santiago tiene una cola aplanada como una espátula, vellos que decoran su gruesa y rugosa piel, con oídos, pero sin orejas, con un lomo encorvado y su abultado vientre que le recubre el costillar y el cuello. Características que lo muestran como un ejemplar saludable y rozagante; un buen partido con una extensa propiedad para compartir.

Con 170 kilos de peso, y 2 metros y 33 centímetros de alto, Santiago es el ejemplar predilecto para ganarse el corazón de las hembras manatí que migren hacia las aguas cálidas del municipio de San Antero, en la zona costanera del departamento.

Contrario a lo que refleja su apariencia, esta es una especie tranquila y en caso de peligro prefiere huir. En el caso de las hembras, se caracterizan por ser más grandes y tener las glándulas mamarias muy cerca de las axilas.

Pero no solo es romance, pues todo derecho trae consigo un deber, y la misión de este enorme mamífero herbívoro es limpiar las aguas de la bahía, tan tranquilas como el carácter del nuevo habitante.

Un manatí consume diariamente el 10 por ciento de su propio peso en comida. En el caso de Santiago se espera que al día pueda comer aproximadamente 23 kilos de algas y otras especies de plantas que crecen en la bahía, por eso a los manatíes se les conoce como ‘vacas marinas’ o ‘vacas acuáticas’.

Si bien un manatí requiere de grandes cantidades de alimento para obtener los nutrientes necesarios para vivir, no todo se queda en sus enormes cuerpos. Los especialistas aseguran que sus heces sirven para alimentar a los peces, debido a los nutrientes que estas contienen.

Además, el movimiento de su cola aplanada, como una enorme espátula, se encarga de remover el sedimento en el fondo del estuario, un trabajo perfecto para la vocación de vida de ‘Santiago’.

Voluntarios de la Fundación Omacha con ‘Santiago’.
Voluntarios de la Fundación Omacha con ‘Santiago’. Cortesía

El varamiento

En las playas del Golfo de Morrosquillo las lanchas a motor en el agua son tan comunes como las motocicletas en tierra firme. Con una economía dedicada a la pesca y el turismo, los lugareños en San Antero, Córdoba; y Coveñas, San Onofre y Tolú, en Sucre, las utilizan para trabajar, para desplazarse e incluso las alquilan al servicio de turistas para ir a islas, pasear en el ‘gusanito’ o en cualquier otra atracción.

Los pescadores en San Antero están concientizados con relación a la protección del manatí, así queden enredados en las redes de pesca; sin embargo, son los accidentes con embarcaciones a motor la principal amenaza para estos enormes mamíferos de esqueleto cartilaginoso y óseo, por lo que un fuerte impacto puede causar una lesión mortal.

El 23 de noviembre del 2018, la Corporación Autónoma Regional de Sucre, Carsucre, reportó la presencia de un manatí encallado en el muelle turístico de Tolú. Yennifer Moná, coordinadora Caribe de la Fundación Omacha, indicó que “el manatí presentaba un alto grado de deshidratación, mostrándose decaído y letárgico, haciéndose evidente la ausencia de alimentación en más de ocho días”.

Precisamente el animal fue bautizado en honor al municipio de Santiago de Tolú, donde fue rescatado por los profesionales que le salvaron la vida.

La especialista aseguró que “durante la primera atención médico-veterinaria se realizó el examen clínico general, donde se evaluaron las constantes fisiológicas, es decir, frecuencia cardíaca y respiratoria, tiempo de llenado capilar, coloración de las mucosas y condición corporal. También se le dio atención a las heridas superficiales en diferentes partes del cuerpo (cabeza, lomo y cola)”.

Tras un año de tratamientos, Santiago fue sometido a un proceso de rehabilitación, con pesaje y talla constante, exámenes médicos, revisiones biológicas y veterinarias para garantizar su estado de salud.

Los medicamentos y antibióticos preventivos que le suministraron al inicio del tratamiento le ocasionaron un pequeño absceso, el cual fue tratado de forma local. Posteriormente, el manatí pasó de zona de cuarentena en los estanques de tierra que tiene la CVS en el municipio de Lorica para los procesos piscícolas.

Todos estos meses de trabajo continuo le permitieron a la profesional conocer un poco más sobre la personalidad de esta especie que ancestralmente era temida por su apariencia, pero que a través de la concientización se ha logrado demostrar que se trata de una especie inofensiva.

“Desde su rescate, Santiago se ha caracterizado por ser muy particular, un animal amigable y simpático, siendo uno de los más sociables de los que se han recuperado, eso solo es el reflejo de no ser prevenido y pensar que nadie le hará daño, por eso se acerca con confianza a todos los visitantes para demostrar su afecto, especialmente a los niños, esto no significa que las personas deban acercarse a él. La permanencia de Santiago y las visitas que han llegado a la estación de Lorica han podido apreciar todo el proceso de los manatíes, donde adicionalmente se realizan actividades de sensibilización y educación sobre las especies acuáticas, haciendo énfasis en el manatí”, puntualizó la coordinadora de Omacha.

Conociendo más sobre esta especie. Para la liberación de Santiago, los científicos le instalaron un sistema satelital. “Esto es un sistema de monitoreo VHF y satelital que nos emitirán señales de video y audio para establecer su ubicación y sobre todo para conocer más sobre su rutina en libertad y las rutas que emprenda”, sostuvo la especialista.

La Bahía de Cispatá se destaca por la presencia del sistema deltaico-estuarino del río Sinú, donde los humedales adyacentes a la cuenca propician el crecimiento del manglar que surte de alimento a las especies silvestres y a las poblaciones humanas asentadas en esta franja costera.

El Distrito de Manejo Integrado de la Bahía de Cispatá es una zona protegida ambientalmente, que circunda al norte con el resto del Golfo de Morrosquillo, correspondiente a los departamentos de Córdoba y Sucre. Y al sur, con el Golfo de Urabá, perteneciente a Antioquia.

Con base en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el Trichechus manatus está tipificado como una especie “vulnerable”, con una población en el continente de 2.500 individuos maduros aproximadamente.

El manatí  pertenece a la familia Trichechidae, de la orden Sirenia, con una gestación aproximada de 13 meses y con una capacidad pulmonar en la adultez que les permite durar hasta 20 minutos debajo del agua.

Un habitante más

Para los pescadores en San Antero, el manatí es otro habitante más al que se le garantiza el derecho a vivir, por eso fungen como los principales protectores de esta especie en el marco del proyecto ‘Plan de Manejo y Conservación del Manatí Antillano’.

Santiago Mendoza, pescador y conservador del manatí, recuerda que cuando era pequeño sus mayores solían salir a pescar y traían a casa todo lo que cayera en sus redes, algo que ya no se hace.

“Nuestra función como protectores del medio ambiente, y como uno de los gestores de apoyo de la fundación Omacha, consiste en asistir al manatí, conservarlo y sostener diálogos con mis vecinos para comentarles sobre el valor ambiental de esta y otras especies”, sostiene el veterano pescador.

Los casos de choque con lanchas son una probabilidad, pero también en ocasiones se registran los encallamientos o varamientos, al parecer, por causa de los cambios de corriente que se registran especialmente en los tiempos de lluvia.

“Varias veces me han llamado por causa de los varamientos, en ese caso uno acude con algunos de los compañeros con quienes se realizan las labores de hidratación para llevar a los manatíes hacia una zona segura, y los liberamos si notamos que están bien de salud, o nos ponemos en contacto con la fundación Omacha en caso de que estén heridos y requieran atención especializada”.

La fundación Omacha comenzó a implementar los proyectos de concientización y protección del manatí desde el  2003.  “El mensaje es que cualquier persona nos puede ayudar a conservar limpios los mares porque no estamos en todas partes, pero los amigos de la naturaleza si nos pueden informar para ayudar a conservar la especie. En algunas ocasiones los manatíes comen plástico enredado en las algas y eso les obstruye los intestinos, lo que les puede ocasionar la muerte”, puntualizó el pescador y protector del ecosistema.

Momento en el que el manatí era liberado.
Momento en el que el manatí era liberado. Cortesía

Se varó cuando lo liberaron

Otra de las razones que propicia los llamados varamientos es cuando un manatí está recién liberado y no conoce las corrientes de la zona en la que se encuentra, las cuales pueden llegar a ser fluctuantes por causa de los cambios climáticos. Así ocurrió este 21 de noviembre, cuando el sistema satelital evidenció que Santiago se había encallado en las playas del municipio de Moñitos.

Con base en el informe entregado por José Fernando Tirado Hernández, director de la CVS, en el lugar del varamiento estuvo presente la Policía y algunos pescadores que se encargaron de hidratar al animal. “Posteriormente el personal especializado le practicó los exámenes de rigor que evidenciaron que el ejemplar se encontraba en perfecto estado y fue trasladado al sector conocido como Caño Salado”, contó Tirado.

Victoria Díaz Díaz es una estudiante de 6 de bachillerato de la Institución Educativa Julio César Miranda, de San Antero. Indica que ella y sus compañeros protegen “el medio ambiente” en su colegio y el pueblo.

En sus hogares les recuerdan a sus padres, vecinos y demás conocidos que las basuras y otras sustancias contaminantes no se pueden arrojar al mar.

En esta localidad se puso en marcha el programa ‘Comete la galleta, no te comas el manatí’, una campaña en la que los niños de la escuelas son concientizados con relación a la protección de esta especie mediante la entrega de galletas en forma de manatí para la protección de los ecosistemas.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Temas tratados

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Sucre
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web