El Heraldo
Sociedad

Volver a las aulas, un impacto positivo para la familia

El 19 de julio se dio el reinicio de las actividades académicas presenciales en muchos colegios.   

La escuela, además de ser el lugar donde se adquieren conocimientos, se convierte en la segunda casa de los estudiantes y profesores. La interacción con los pares y la creación de lazos de amistad es fundamental para el desarrollo de los niños. Por lo tanto, volver a ellas en medio de una crisis sanitaria es un reto, pero también sinónimo de esperanza.

Cambiar la presencialidad por las pantallas fue una gran transición para las instituciones educativas. De la misma forma, retornar a ellas, teniendo en cuenta que la covid-19 sigue entre nosotros, es un proceso complejo y necesario para los niños y jóvenes. El temor por parte de los padres de familia y menores de edad por los contagios también hace parte de este cambio.

Desde el lunes 19 de julio, muchos colegios en Colombia retornaron a la presencialidad. La alternancia continúa siendo una de las acciones adoptadas en algunas instituciones para dictar las clases a los estudiantes. Ante este panorama, padres de familia aún se rehúsan a enviar a sus hijos al colegio por el miedo ocasionado por el coronavirus. No obstante, los beneficios  del retorno a las aulas para los menores de edad en su desarrollo social y cognitivo son puntos a tener en cuenta para hacer esta situación más llevadera.

Trabajar en el miedo y la ansiedad

Tener temor en esta época es algo que los expertos califican como “normal”. Sin embargo, orientan a las familias para que el regreso al salón sea menos traumático para los estudiantes y también para los padres.

“Yo creo que miedo tenemos todos. Esta es una situación nueva que nos ha tocado ir entendiendo poco a poco; sin embargo, a partir de la información que los colegios ofrecen, la Secretaría de Educación y el Ministerio, debemos hacer una revisión de cuáles son los planes de bioseguridad. Si estas condiciones se cumplen podemos confiar en la vuelta de los niños al colegio”, indicó Olga Hoyos, doctora en Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid.

Desde esta mirada, la psicóloga propone el diálogo entre padres e hijos como primer recurso. Además, hace énfasis en la confianza como un paso transitorio a este nuevo proceso. “Yo creo que esa confianza que podemos tener cuando vamos a pasear al parque, en un avión, o en un restaurante, es la misma que debemos tener al enviar los niños y jóvenes al colegio, conociendo todas las medidas de bioseguridad”.

Así como el miedo, la ansiedad también hace parte de este nuevo ciclo. Para Ana Rita Russo, directora de la maestría en Psicología Clínica de la Universidad del Norte, “no hay solo miedos por la covid-19, sino también por la ansiedad de separación que se da nuevamente, sobre todo en los niños pequeños”.

Lo primero que la experta recomienda es pedirle a los directivos, maestros y padres, que tengan escucha sobre las emociones del niño o el joven, ya que “cada uno ha atravesado esta etapa de forma distinta”.

En cuanto a la dependencia afectiva y a la ansiedad de separación, Russo aconseja el “acompañamiento a los menores en un regreso progresivo al colegio, así como cuando entraron por primera vez, que les tocó quedarse con ellos un rato y tener mucha más paciencia”.

Russo afirma que hay que tener presente un nuevo concepto: “medidas de bioseguridad bioemocionales”. En este caso, la angustia frente a la incertidumbre, el temor por el contagio, la tristeza frente a las pérdidas y también frente a las privaciones “deben ser incluidos en el plan de educación de las instituciones”.

Cortesía
Relatos del reintegro

Katherine Rosales es madre de Juan David, un joven de 13 años que cursa octavo grado. Ella, como muchos más padres de familia, se encontraba a la expectativa sobre la noticia del regreso presencial a las aulas.

Durante la pandemia ha hecho un “gran esfuerzo” por su cuidado físico y el de su hijo, haciéndole frente a la covid-19 con todas las medidas pertinentes. De manera que, al saber que la institución educativa en la que estudia el menor se acogería a las normativas del Gobierno nacional, se llenó de preocupación.

“Yo sin consultarle a mi hijo fui una de las precursoras del salón de él para la no alternancia y hasta reuní a un grupo de papás para oponernos a esto. Muchos de ellos también tenían miedo como yo”, relató.

La madre de familia cuenta que en el colegio de su hijo se armó una protesta por el miedo de muchos acudientes ante el retorno al aula de clases, por lo que proponían que el estudio fuera solo virtual. Ella hacía parte de ese grupo, pero el joven “la hizo recapacitar”. “Mi hijo me dijo que quería volver al colegio, que estaba aburrido en la casa, que yo era su única amiga, me decía que le hacía falta ver a sus compañeros, hablar con ellos así sea de lejos. Escucharlo hablar me tocó la fibra”.

En la actualidad, Katherine afirma que su hijo “está muy contento” y  que el corazón se le “llena de gozo” porque no se alcanzaba a imaginar lo que lo estaba afectando psicológicamente estar encerrado.

Como ella, María Fernanda Blanco, madre de una niña de cuatro años, asegura que las clases virtuales eran “muy complejas” para su hija, así que el retorno a las aulas ha sido algo “positivo para Victoria”.

“Mi hija no se hallaba frente a un computador, y a mí me preocupaba tenerla siempre pegada a una pantalla siendo tan pequeña. Aquí en casa le hemos enseñado que no puede estar sin tapabocas, así que el regreso a las clases ha sido algo muy positivo para ella”.

Ambas coinciden en que “por más complejo que sea”,  poco a poco se debe ir volviendo a la normalidad sin descuidar la salud. Volver a la presencialidad en los colegios es un gran paso.

Los beneficios de retornar al salón de clases

Para las psicólogas está clarísimo que el contexto escolar es favorable y necesario para el proceso cognitivo y social. Según ellas, allí se van a dar distintos procesos como los conflictos sociales y académicos, con los que los niños deben aprender a manejar distintas situaciones.

“Si pensamos en términos de aprendizaje es importante, y así como nos preocupa la salud física de nuestros chicos en la vuelta al colegio, también debe importarnos la salud mental, porque los niños están creciendo distantes de sus compañeros y eso les está afectando a algunos”, expresó Hoyos.

La experta asegura que a raíz de la pandemia “muchos menores de edad han tenido síntomas depresivos, miedos y ansiedades producidos por el encierro”, así que retornar al aula de clases es algo positivo para ellos.

“El proceso de aprendizaje no ha sido igual desde lo virtual y todavía faltan muchas cosas que se dan en la presencialidad, como el encuentro con los profesores y compañeros, con los espacios abiertos, que permiten esa multidimensionalidad en su desarrollo. Además, no vamos a desconocer que muchos niños y niñas se conectaban, pero no estaban presentes en las clases y eso lo entendemos desde la frustración que sentían”, añadió Russo.

Otro de los beneficios del retorno es el límite de tiempo que se le da a las pantallas, ya que al estar conectados siempre a la virtualidad para dar las clases, los niños y jóvenes van creando una dependencia que, con el paso del tiempo, genera en ellos una serie de problemáticas.

Tanto Hoyos como Russo concluyen en que el bienestar emocional y la salud mental de los niños es tan importante como la física, así que la reintegración a los espacios de crecimiento son “sumamente necesarios”, y aunque precisen de autocuidado y de la puesta en práctica de todas las medidas de bioseguridad, el regreso al salón de clases genera un impacto positivo tanto en los niños pequeños, como en los adolescentes y universitarios.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.