Sociedad | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Sociedad

Cultivar las artes y cuidar el planeta: misiones de Ivana, Gabriel y Carolina

En el Día de Internacional de la Juventud, tres jóvenes barranquilleros cuentan cómo trabajan en sus talentos y son felices.

Barranquilla es cuna de grandes talentos y muchos de ellos empiezan a demostrar sus habilidades desde muy temprana edad.

Desde 1999, cada 12 de agosto se celebra el Día Internacional de la Juventud. La iniciativa de la Asamblea General de las Naciones Unidas busca promover el papel de los jóvenes “como socios esenciales en los procesos de cambio” para empezar a generar conciencia “sobre los desafíos y problemas a los que se enfrentan”.

La celebración que da voz a los jóvenes, sus acciones y sus iniciativas, este año está enfocada en las recomendaciones de la Conferencia Mundial de Ministros de la Juventud que tuvo lugar en Lisboa en 1998.

Por lo anterior, en EL HERALDO les contamos tres historias de jóvenes en Barranquilla que desde pequeños, con la ayuda de sus padres, decidieron trabajar en las actividades por las que han sido reconocidos en la ciudad, pero sobre todo los hacen felices.

Las notas que mueven a Ivana
Ivana Carbonell junto a un afiche de Michael Jackson.

Ivana Carbonell sueña con el estrellato. A sus 13 años ya ha participado —y obtenido el primer puesto— en diferentes festivales de la canción organizados por instituciones académicas de la ciudad como los colegios Altamira y Americano o la Universidad del Norte. Además, también ha cantado en las tarimas de Operación Talento y All Stars, por mencionar algunas.

A finales de junio, la joven cantante agregó otro título a su haber al convertirse en la ganadora de un concurso organizado por el multipremiado productor KZO Beat llamado #ProduciendoConKZO. El premio incluía la producción de un tema musical bajo su sello Magic Music, la realización audiovisual del sencillo, su distribución en plataformas digitales y 1 millón de pesos colombianos.

“Inicialmente no quería participar porque se veía muy difícil”, recuerda Ivana sobre el momento en que contempló la oportunidad que finalmente decidió aprovechar después de pensarlo y conversar con su hermano, el cantante barranquillero Ricky C. La artista explica que en aquel entonces los 15 seleccionados para pasar a la segunda ronda serían escogidos con base en ‘Me gusta’, pero que luego KZO decidió escogerlos basado en su criterio personal porque se dio cuenta que algunos de esos números se encontraban inflados.

Luego de ese espaldarazo por parte del productor, la segunda ronda fue por ‘Me gusta’, en la tercera participó Isa Primera como jurado y en la última Pipe Calderón, Kenai y Saga White Black se encargaron de escoger al ganador.

“Este triunfo me motiva a seguir adelante y es el resultado de varios años de trabajo que le hemos puesto mi familia y yo”.

En sus redes sociales Ivana comparte su pasión por la música con ‘covers’ de diferentes canciones de artistas que van de Shawn Mendes hasta Karol G, sin embargo, Greeicy es la que más admira.

Gabriel Omar da forma a la plastilina
Gabriel O. Guerra con algunas de sus creaciones en plastilina.

Desde los tres años Gabriel Omar Guerra ha ido moldeando su futuro. Hoy tiene 14 años y ya dicta talleres a niños, a quienes les pasa todo su conocimiento y talento para hacer figuras en plastilina.

“Desde principios de julio he realizado tres talleres —uno de ellos a más de 40 niños del colegio San José— en los que por varios días les he enseñado a estudiantes un poco menores que yo, a hacer varios personajes como Spider-Man, Kirby y Súper Mario”, describe el joven sobre cómo ha aprovechado parte del confinamiento.

En 2018 Gabriel resultó ganador de un concurso organizado por Tecnoglass en el que participó publicando en redes sociales una fotografía con la Ventana al Mundo, que realizó en resina con el apoyo de su madre.

“Fue un momento increíble en mi vida porque sentí que me dieron un premio por mi talento y  eso es muy chévere. Todo comenzó cuando tenía tres años porque en los restaurantes jugaba con las servilletas y hacía figuras con ellas. Un día mi mamá me presentó la plastilina y me gustaba mucho jugar con ella. A los 9 o 10 años ya lo tomé más en serio y empecé a hacer figuras más complejas”, cuenta el joven artista sobre su recorrido con el material con el que también hacía sus propios juguetes.

Explica que casi todo su aprendizaje ha sido empírico pues el único taller que hizo estuvo a cargo de Raúl Vázquez. Muchas de las técnicas que aprendió en ese momento hoy día las sigue aplicando, pero lo suyo es talento innato.

Su padre es el ex futbolista Omar Guerra. Cuenta que esto es una influencia fundamental en el interés que hoy siente por varios deportes. En su vida ha practicado tenis y taekwondo, sin embargo, al ver las múltiples lesiones que sufrió su papá a lo largo de su carrera le asustó un poco intentarlo en esa disciplina.

Gabriel Omar Guerra le agradece a Dios y a sus padres por su apoyo, y a su hermana por ser su fan número uno. En los próximos meses se dedicará a dibujar, porque en unos años le gustaría incursionar en el mundo de la animación.

Carolina y su trabajo por los manglares en el departamento del Atlántico
Carolina Medina en una actividad de siembra de mangles.

Carolina Medina se considera hoy una joven consciente de los cuidados que hay que tener con el medio ambiente, gracias a que desde muy temprana edad, junto a su familia, empezó a tomar acciones en pro del cuidado de su entorno.

“Desde pequeña he tenido una visión de la responsabilidad de mis actos con el medio ambiente pues acompañaba a mi papá, que es miembro de la Armada Nacional, a jornadas anuales de recolección de basuras en las playas”, explica la joven, quien  enfatiza en la importancia de tener conciencia sobre el cambio climático y lo que se puede hacer desde la casa para aminorar su impacto

Desde hace cuatro años, cuando era estudiante de pregrado de Comunicación Social, Carolina hace parte del programa Ecocampus, el cual desarrolla un manejo técnico de los aspectos ambientales de la Universidad del Norte con estrategias de educación, sensibilización e investigación en ciencias ambientales y naturales. Allí estaba encargada de la creación de contenidos para redes sociales, al mismo tiempo que participaba activamente en las iniciativas creadas por el grupo como la “siembra de mangles”.

El pasado 8 de julio, Ecocampus fue reconocida como una de las tres mejores iniciativas, en la categoría Sociedad Beneficiaria, de los Green Gown Awards 2020, certamen que reconoce los programas de sostenibilidad desarrollados por las instituciones de educación superior en el mundo.

La distinción, otorgada el 8 de julio durante el evento HESI, del Foro Político de Alto Nivel de Naciones Unidas, fue gracias al activismo universitario del programa para la protección de los ecosistemas, relacionado con este proyecto de reforestación del bosque de manglar que adelanta desde 2014.

Carolina cuenta que lo más difícil era lograr que la gente participara porque “muchos dicen ser conscientes, pero a la hora de tomar acción, les da pereza”.

“En mi experiencia, los que participaban al final se sentían tocados porque era un plan de pasar tiempo con gente, recoger unas semillas, esperar unos meses y regresar para plantar las semillas con esa misma gente y luego verlas crecer, lo cual hacía que se sintieran bien”.

Señala que el mangle es “demasiado importante” para el ecosistema del Caribe porque hay una gran cantidad de seres vivos que permiten el correcto funcionamiento de las costas, además que puede prevenir inundaciones y mejora la vida de las personas que viven a su alrededor.

En últimas, Carolina no está de acuerdo en que para lograr un impacto en el mundo se requieren hacer grandes cambios. Piensa que si cada uno trabaja desde su esquina las cosas serían diferentes.

Sobre la pandemia cree que esta ha mostrado cómo la naturaleza está buscando equilibrarse después de tanto abuso y contaminación. “Para lo que venga después de este momento histórico” —opina— es importante ir más allá de la concientización y ejecutar acciones con pequeños cambios en nuestras rutinas, que de seguro tendrán un gran impacto, “como reutilizar el plástico”, llevar su uso a su mínima expresión.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Artesanía
  • barranquilleros
  • Día Internacional de la Juventud
  • jóvenes
  • talentos
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web