Sociedad

Bomba Estéreo y el alegato por la naturaleza que entonan en ‘Deja’

En su nuevo disco, que mezcla ritmos caribeños, cumbia, percusión y electrónica, cantan a la tierra, a la naturaleza y a recuperar la esencia para evitar la hecatombe.  

Hacer el alegato a favor de la naturaleza que Bomba Estéreo plasma en su nuevo disco, Deja, riñe con viajar cada semana a una ciudad distinta para dar conciertos. Por eso, el grupo colombiano quiere marcar ejemplo y medir el impacto medioambiental de su gira para revertirlo.

“La huella de carbono que dejan los músicos es mucha”, explica en una entrevista Simón Mejía, uno de los dos integrantes de Bomba Estéreo. “Si todo el mundo artístico, la industria, se pusiera en esa mentalidad habría un gran cambio y nosotros vamos a hacer lo imposible por impulsar eso e inculcarlo”.

En su nuevo disco, que conserva la mezcla de ritmos caribeños, cumbia, percusión y electrónica de las raíces de la formación colombiana, cantan a la tierra, a la naturaleza, a recuperar la esencia.

“Vendieron la tierra y apagaron el sol”, “estamos parados en medio del bosque viendo su extinción”, canta Liliana Saumet en “Tierra”, una de las canciones que componen Deja, que salió a la luz el 10 de septiembre.

Liliana y Simón alcanzaron a reunirse a principios de 2020 con los colaboradores del disco y con la artista colombiana Lido Pimienta, autora de algunas de las letras, en la casa de Li en Santa Marta para grabarlo acunados por la misticidad de la selva de la Sierra Nevada.

Sobre el disco pesa la idea del “fin del mundo” que intentaron tratar de una forma positiva y a la vez abordar “la desconexión que tenemos los seres humanos con la naturaleza y cómo estamos hoy en día conectados a aparatos pero perdimos la conexión más fundamental que es la que teníamos hace siglos con la naturaleza”.

Sin embargo, apenas unas semanas después, llegó la pandemia.

“Tuvimos la fortuna de haberlo terminado (el álbum) antes de que se viniera la pandemia encima y esas ideas que teníamos antes acerca del fin del mundo agarraron más relevancia”, asegura Mejía.

La defensa medioambiental es un tema que Bomba Estéreo ha tomado por bandera y por el que han decidido alzar la voz, sobre todo por lo que ven en Colombia, donde la deforestación acosa el Amazonas y las selvas del Pacífico, la minería desangra la tierra y los ríos y es el lugar más peligroso para defender el medioambiente.

En el disco no hablan abiertamente de estos problemas, pero sí usan los sonidos de la naturaleza para mecer la voz de Liliana, con el agua, el aire y la tierra como los bloques en los que se divide este nuevo trabajo artístico.

La pandemia les permitió pulirlo y trabajarlo. Tampoco quisieron precipitarse a lanzarlo en mitad del caos ni ser el centro de atención mientras se sucedían las muertes, la crisis y la ansiedad. “Tampoco hay afán de nada”, dicen.

“No hubo tanta presión como en los discos pasados y nosotros éramos los dueños del tiempo, no había ningún productor con su tiempo limitado encima”,  asevera Simón.

Ahora, lo que le angustia es que “todo está volviendo a ser como antes cuando no debería ser” así.

Simón llama a cambiar esa normalidad para “evitar que la próxima gran hecatombe sea el cambio climático” porque para esa pandemia “no hay ninguna vacuna”. “Es imposible que después de ese año tan fuerte pretendamos volver a lo mismo. Para mí eso no era ninguna normalidad”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.