El Heraldo
Orlando Amador
Sin photoshop

La moda caribe llevada a la alta costura

El empresario barranquillero llega a  23 años en la industria de la moda. Su inspiración siempre ha sido la tierra que lo vio crecer y consolidarse profesionalmente.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Un legado de autenticidad y sofisticación es lo que ha creado durante 23 años Jon Sonen a través de la marca que lleva su mismo nombre. Este barranquillero, sin ser diseñador de modas, ha llenado de estilo la vida de cientos de hombres con sus prendas, que inicialmente solo eran para caballeros.

El empresario empezó su marca con un pequeño local en 1999 en el parque Washington de Barranquilla, pero con el pasar de los años y gracias a su compromiso y “espíritu emprendedor” se expandió alrededor de todo el país, y hoy cuenta con tiendas en ciudades como Cúcuta, Valledupar, Neiva, Bogotá, Montería, Cartagena y Villavicencio, entre otras.

Jon, además de ser el gerente general, también es el director creativo de su marca que tiene como sello propio el lino y los colores alegres y brillantes de la Costa.

“Nuestra esencia es lo que más cuidamos porque la marca nació aquí en Barraquilla, pero hoy hemos permeado casi todo el territorio nacional. Valoro mucho cuando los clientes se me acercan sorprendidos porque la marca es de aquí, porque sienten una conexión con ella”.

A través de los años Jon no solo se ha expandido territorialmente, pues sus diseños han evolucionado y ahora los amantes de la moda masculina encuentran en sus colecciones desde prendas casuales, resort, jeanswear, hasta accesorios, calzado y marroquinería. La línea femenina es otro de sus atractivos que llegó a una de sus tiendas exclusivas hace seis años.

A continuación, apartes del diálogo sostenido con este empresario barranquillero.

P.

¿Cómo empezó su gusto por la moda?

R.

Yo nunca me soñé con tener una marca o ser diseñador, pero desde joven fui bien inquieto e irreverente a la hora de vestirme con pequeños detalles que marcaran mi vestuario. Yo inicio en esto de manera accidental, no me lo soñé, pero a medida que avancé en el comercio, primero vendiendo accesorios y luego viajando a Nueva York trayendo ropa para vender llego a una feria y entendí cómo funcionaba el proceso de producción. Ahí nace el interés y la pasión por hacer una marca.

P.

¿Cómo escogió el nombre de la marca?

R.

Fue algo accidentalmente. Yo hice vínculo con una diseñadora gráfica y antes de tener Jon Sonen tuve otra marca en la que vendía la ropa que traía de Nueva York, pero ella me dice: —tu nombre se oye y se escribe diferente, tiene un feeling chévere, ¿por qué no le pones tu nombre?— y así se decidió en el año 1998.

P.

¿En qué se inspira a la hora de diseñar?

R.

Mi espíritu es Caribe. Yo siempre tengo estampados, me gusta el color y mi material preferido es el lino, por eso en todas mis colecciones lo hay. Igualmente el algodón, yo no trabajo fibras sintéticas y todo lo que yo diseño me lo tengo que poner, si no me gusta no lo saco, esa es la ley aquí (risas). 

En las colecciones de Jon Sonen son infaltables los estampados coloridos en honor al Caribe. Orlando Amador
P.

¿Cómo ha logrado mantenerse en una industria tan competitiva?

R.

Siempre he estado en búsqueda de capacitarme, voy a ferias internacionales, siempre que puedo voy a la feria más grande de textiles en París para estar muy vigente con lo que está en tendencia en la moda. A través de mi estilo propio he podido crear un estilo de vida con la marca Jon Sonen, porque no es solo crear un nombre sino mantenerse, que año tras año la gente se quiera seguir poniendo las colecciones. Es gratificante poder seguir manteniendo nuestra esencia, nuestra calidad y todo el trabajo humano que hay detrás, que es más que el valor del peso. Lo que ha mantenido vivo a Jon Sonen es su propuesta diferencial en el tiempo sin tratar de imitar a otros y con unos precios competitivos. 

P.

La esencia de su marca es masculina, pero ahora cuenta con prendas femeninas en su línea ‘privé’, ¿cómo llegó?

R.

Esta es una marca que creamos hace seis años, está en un segmento de lujo porque son prendas únicas para el hombre y la mujer. Solo tenemos una tienda en la plaza de San Pedro en Cartagena y le llamamos casa privé. Aquí la inspiración en la mujer está creada únicamente en lino y hay gran variedad de prendas.  

P.

¿Cómo fue tener que cerrar sus tiendas a causa de la crisis sanitaria?

R.

 Esa es la prueba más dura que hemos tenido en los 23 años de la marca. Aunque fue un año duro, también fue el momento para reinventarnos y entender que teníamos que mantenernos fuertes para sostenernos. En este tiempo creo que todo se puso a prueba, desde las personas que teníamos a nuestro lado hasta nuestra capacidad de transformar la marca. Hoy tenemos una empresa nueva, hubo gente que salió, otra que volvió y otros nuevos que han sido muy valiosos. 

P.

¿Cómo le ha ido con la reactivación?

R.

Ha sido una explosión. Estos dos últimos meses las ventas han subido, nos hemos quedado sin productos y es algo que es malo y bueno, pero también quiere decir que estamos vendiendo y activando nuevamente las colecciones. Y los días sin IVA han sido una locura.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.