Salud | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Cortesia
Salud

Las afectaciones emocionales en pacientes positivos de COVID-19

Expertos entregan recomendaciones para vivir el duelo por la muerte de un familiar.

El coronavirus ha creado una nueva realidad para todas las personas. Aunque los especialistas médicos sostienen que cada individuo responde de manera distinta a los estímulos emocionales, esta coyuntura ha tenido otro impacto en las personas contagiadas con COVID-19, puesto que han experimentado sensaciones que de alguna manera repercuten en su salud mental.

Tal es el caso de Sergio Andrés Borrero, un hombre de 27 años que desde hace tres semanas se encuentra aislado en una solitaria habitación de un hotel de Barranquilla.

En medio de cuatro paredes, el comunicador social y periodista se recupera tras haber sido diagnosticado con coronavirus, la enigmática enfermedad que amenazó con poner en jaque su vida.

Este “aprendizaje”, como él lo califica, empezó el primer domingo de junio, cuando se levantó con un fuerte dolor de cabeza y fiebre. Aunque pensó que se trataba de una nueva crisis de asma, la fugaz idea de tener coronavirus comenzó a hacer eco en su mente.

A los pocos días, ante la imposibilidad de respirar con normalidad, Borrero decidió asistir a una consulta médica  para conocer cómo estaba su estado de salud.

Tras haberse sometido a la prueba, Sergio decidió aislarse durante una semana en su habitación hasta el momento que recibió el resultado: positivo para COVID-19. De inmediato, su EPS le propuso ser trasladado hasta un centro de aislamiento para monitorear su evolución.

“En el momento que recibí la noticia, fue como un aterrizaje forzoso. Cuando estuve empacando la ropa, el miedo de no volver, de no ver más a mi familia empezó a aflorar. En ese instante tratas de ser fuerte por tus familiares, aun cuando estás derrumbado por dentro”, expuso.

Al llegar hasta el espacio que se ha convertido en su casa por más de quince días, la imposibilidad de tener contacto directo con otras personas lo llevó a estar al borde de la lona.

“El silencio es mal acompañante. Te hace caer en cuenta de que estás solo. Aunque tratas de dormir, tu mente sigue divagando, buscando explicaciones de la situación. En la mañana, el golpe es más duro cuando abres la puerta para recibir el desayuno y no ves a nadie, encuentras una bandeja en el piso con los alimentos bien empacados”, recordó Borrero.

En medio de toda esta situación, su familia, amigos y allegados se han convertido en un refugio para poder avanzar en el proceso y mantenerse fuerte en el plano emocional.

“Para mí esto ha sido un solo y largo día en el que te duermes y te despiertas otra vez. No he querido contar los días y aunque en un principio fue duro, sé que mi familia está bien y acá estoy recuperándome  sin ponerlos en riesgo”, agregó el joven.

Ahora, cuando todo indica que el virus ya ha abandonado su cuerpo, Sergio solo espera con ansias los resultados de la segunda prueba para así volver a reencontrarse con todos los suyos.

Nueva realidad

Para Ana Rita Russo, doctora en Filosofía de la Ciencia con Énfasis en Psicología Clínica, esta coyuntura ha llevado a que los individuos experimenten nuevos estados emocionales.

La directora de la Maestría en Psicología Clínica de la Universidad del Norte explicó que los pacientes con síntomas leves o graves han manifestado ciertos temores por su situación de salud.

“Las personas con síntomas graves, que tienen mayores complicaciones, son quienes más han manifestado estados de ansiedad por el temor a la muerte y por dejar a sus seres queridos, así como temor al estar solo en los centros médicos”, expuso Russo.

La especialista también indicó que estas personas requieren el acompañamiento de un profesional de la salud emocional, de tal forma que se puedan mantener niveles de tranquilidad y así minimizar los riesgos emocionales y físicos que estos estados generan.

La también directora del programa Pisotón de Uninorte fue enfática al exponer que los temores entre los niños y adultos, especialmente entre los familiares de pacientes positivos, se han transformado en trastornos del sueño, pesadillas, mal humor, llanto frecuente, cambios en el estado de ánimo, decaimiento y aislamiento voluntario. Además, explicó que algunos menores han presentado conductas regresivas, así como hipo e hiperactividad.

Por último, la profesional expuso que todas las emociones de ansiedad, miedo, sentimientos de culpa, rabia o tristeza son normales, especialmente en medio de la pandemia: “Sin embargo se debe estar atentos a que dichas emociones estén acorde al estímulo tanto interno como externo que las generan, sin exacerbarlas ni minimizarlas para no acrecentar dificultades emocionales”.

¿Cómo llevar el duelo?

En muchas ocasiones, superar la partida de un ser querido se convierte en una experiencia traumática. Por estos días, la COVID-19 ha cobrado muchas vidas y el duelo suele ser más difícil debido a la imposibilidad de realizar una despedida tradicional.

Las actuales condiciones sanitarias restringen cualquier contacto que puedan tener los familiares con sus seres queridos en días antes de la muerte, lo que incrementa el dolor.

La psicóloga Ana Rita Russo expuso que esas privaciones afectan de manera significativa la salud emocional, ocasionando duelos con agravamientos de síntomas, como son de confusión, miedo y sentimiento de culpa.

Por esa razón, la experta ha recomendado que se empleen nuevas formas para afrontar el duelo y despedir a los seres queridos que han fallecido.

“Se puede hacer uso de las herramientas virtuales para sentir la cercanía y el acompañamiento de los demás miembros de la familia y amigos. Lo importante es compartir el dolor y el sentimiento con las personas cercanas”, puntualizó.

Salud mental del personal médico

El cansancio tras largas jornadas de trabajo, el miedo de contagiar a su entorno familiar y la posibilidad de tener que abandonar su labor, en caso de resultar enfermos, son algunos de los factores que pueden afectar  la salud física y psicológica de los profesionales de la salud en medio de esta crisis sanitaria.

Para la psicóloga sanitaria Alba Pérez González, cada día son más visibles las repercusiones emocionales y psicológicas para el personal sanitario por estar “en la primera línea de batalla”.

“Al igual que el resto de la población, los profesionales de la salud han tenido que enfrentarse a la falta de experiencia previa ante la crisis de la COVID-19, que no se parece a otras situaciones que hayamos vivido. Eso genera miedo e incertidumbre, así como puede dar lugar a una sensación de pérdida de control”, expuso la profesora de Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

La también doctora en Psicología indicó que la falta de recursos y elementos de bioseguridad “aumenta incuestionablemente la frustración, genera una mayor preocupación y promueve el miedo al contagio”.

Por esta razón, la experta expuso que es necesario que el personal asistencial reciba ayuda psicológica en el momento actual, mientras están haciendo frente a la gestión de la pandemia, ofreciéndoles estrategias adaptadas a esta situación.

“La atención se debe hacer desde un prisma preventivo. De lo que se trata es de aumentar sus factores de protección y hacerlos más resistentes ante el estrés y las dificultades que están afrontando, ofreciéndoles más recursos para combatir la incertidumbre y el agotamiento físico y mental y la sensación de pérdida de control”, explicó.

Pérez también indicó que este aspecto se debe trabajar con pautas de autocuidado e higiene mental, gestión de la implicación emocional y empatía hacia los casos que deben afrontar.

En Colombia, según el Instituto Nacional de Salud, 2.335 trabajadores de la salud se han contagiado con el nuevo coronavirus.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
Faltan:

días

Y
:

horas

Carrera 53 # 125-550 Rosales, Villa Campestre
Programa tu visita

Programa tu visita

Debido a la contingencia sanitaria y a las medidas de pico y cédula, te pedimos que ingreses tu número de documento para que puedas elegir una fecha con tu pico y cédula correspondiente.

Programa tu visita

Elige la fecha y la hora que mejor se acomode a tu agenda para acceder a todos los beneficios de nuestra tienda.

Completa tus datos personales.

¡Visita programada!

¡Listo!, has enviado correctamente tus datos para acceder a nuestra tienda.

Recuerda que debes presentarte solamente el día y hora que has escogido.

Más noticias de:

  • Aislamiento
  • coronavirus
  • COVID-19
  • Personas contagiadas
  • Salud mental
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web