El Heraldo
Laura Vergara fue diagnosticada con fibromialgia en 2015. Mery Granados
Salud

Fibromialgia: conviviendo con el dolor

La mayoría de pacientes son mujeres. Los síntomas más comunes son dolor en el cuerpo, fatiga, depresión y migrañas.

En 2015 los dolores producidos por la fibromialgia hicieron que Laura Vergara, una joven de 27 años, dejara de caminar por cerca de un mes.

“Los dolores eran tan fuertes que mi cuerpo no se podía mover. Mis piernas no tenían fuerzas, me desvanecía y tuve que dejar la universidad abandonada por todo ese tiempo”,

Recuerda también que empezó a manifestar síntomas leves desde 2013.

Dice que fue a la clínica y expuso los síntomas y se le practicaron una serie de exámenes que confirmaron que esta estudiante de Comunicación Social padecía de esta enfermedad.

Uno de los aspectos que la golpeó más fuerte fue la alimentación, ya que algunas comidas la inflamaban y al no tener instrucciones sobre lo que no debía consumir presentó síntomas de gota.

“Yo misma creé un estilo de vida. Empecé a leer sobre cómo tratar la enfermedad, entonces eliminé todo lo que me alteraba y me producía dolores”.

Desde que cambió sus hábitos, Laura ha logrado tener un poco más de control sobre la enfermedad, teniendo en cuenta que “si esta no se cuida, se vuelve crónica”.

El día a día

Un paciente con esta patología no puede llevar una vida como el resto de las personas. De hecho, Vergara empezó a estudiar la carrera de Comunicación Social desde el segundo semestre de 2011, pero el mismo padecimiento le ha impedido cursar todas las materias como estipula el plan de estudios.

Cada semestre matricula tres materias. Considera que esto es uno de los aspectos en los que más se ha visto afectada.

“Perdí dinero pagando matrículas cuando no podía ir a clases ni responder por trabajos. Los tres primeros semestres sí hacía todo normal, pero cuando se agudizó la enfermedad todo cambió”.

Tampoco puede trabajar de forma convencional por lo que tuvo que idear un emprendimiento para sostenerse.

“A los 20 minutos la espalda pide descanso, hay días que de la nada se bajan los ánimos y una rutina de trabajo de ocho horas es demasiado matadora. No se puede estar tecleando en el celular porque las manos se agotan rápidamente. En fin, se deben hacer muchas pausas activas”, afirma.

Visión médica

MayoClinic define la fibromialgia como “un trastorno caracterizado por dolor musculoesquelético generalizado que va acompañado por fatiga y problemas de sueño, memoria y estado de ánimo”.

De acuerdo con el instituto médico, el 75 % de los pacientes corresponde a población femenina.

Ante ello, el neurólogo Juan Camilo Rodríguez resume que dicho trastorno “tiene como eje central el dolor”. Cabe apuntar que esta enfermedad no tiene cura y solo se gestiona con tratamiento.

Las molestias pueden ser generadas por alteraciones del sueño, episodios de depresión y ansiedad, fatiga general y “otros síntomas inespecíficos”.

Apunta que no se sabe con certeza qué puede desencadenar la enfermedad, pero “parece que hay una sensibilización del sistema nervioso en el cual se produce una amplificación del dolor”.

Es decir, los pacientes con esta enfermedad tienen un umbral más bajo.

Cuando se desata una crisis, el paciente debe ser atendido de forma multidisciplinar por especialistas en neurología, reumatología, psiquiatría y medicina del dolor, con el fin de “optimizar el tratamiento analgésico, psiquiátrico y psicológico para que el afectado tenga una mejor calidad de vida”.

Tratamiento

Karina Pérez, anestesióloga y especialista en tratamiento del dolor, sostiene que muchos pacientes manifiestan en las consultas haber vivido episodios de estrés que desencadenaron los síntomas.

De acuerdo con Pérez, quienes sean diagnosticados con esta enfermedad deben ser tratados con neuromoduladores, terapia cognitiva conductual, tratamiento con reumatología, medicina del dolor, salud mental y emocional.

Añade que la medicina alternativa puede agregarse como complemento a los tratamientos convencionales.

“El tratamiento médico nos puede dar una efectividad, por ejemplo, del 50 %, y si le añadimos un 30 % de la medicina alternativa ya tendríamos un 80 %”, explica. Dice que dentro de este enfoque se pueden incluir infusiones analgésicas, terapia neural, acupuntura y aromaterapia con flores.

La actividad física ha demostrado buenos resultados, pero en estos pacientes debe ser de bajo impacto (natación, yoga, tai chi o pilates) y siempre supervisada por un profesional, quien será el encargado de indicar qué ejercicios practicar.

“Se deben excluir alimentos inflamatorios, hay unas fibras que cubren los músculos en todo el cuerpo. Es como si tuviésemos una tela que lo cubre todo, entonces se puede inflamar en la parte de la cabeza y puedes sentir el dolor en el pie”.

Para ello, se requiere una dieta especial, pero esta también debe ser asignada por un experto, añade la doctora Pérez.

Vacunación

En el Plan Nacional de Vacunación contra la covid-19 esta enfermedad no está catalogada como comorbilidad por lo que el Ministerio de Salud no la ha priorizado. Los pacientes que sufran de fibromialgia deberán esperar cumplir con los otros requisitos, ya sea edad o actividad en la que se desempeñen para ser inmunizados contra el coronavirus.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.