El Heraldo
Las personas que padecen trastornos alimenticios tienen una percepción distorsionada de su imagen.
Shutterstock
Salud

Bulimia, una enfermedad que se alimenta de la baja autoestima

La exreina del Carnaval Marcela García reveló su testimonio.

Marcela García Caballero, reina del Carnaval de Barranquilla 2016, compartió un video en su cuenta de Instagram en el que relata los duros momentos que vivió por cuenta de la bulimia.

“Este es un video sobre una batalla que yo no quise dar (…) Una batalla hacia una enfermedad que no le quise dar nombre, sino muchos años después”. 

La influenciadora narró en el video de Instagram TV que su lucha inició cuando tenía 17 años. 

“Comenzó como una desinformación mía para evitar subir de peso, pero con el tiempo se convirtió en una adicción a sentir placer al hacerme daño”, expresó en el video que tiene una duración de aproximadamente 22 minutos. 

En diálogo con EL HERALDO, explicó que una persona con la que estaba saliendo en esa época le dijo que “cuidado se iba a subir con el peso”. Esta frase hizo eco en su mente  y cayó en “una espiral de la que fue difícil salir”. 

Según García, llegó un tiempo en el que pensó que podía controlar la situación, pero en realidad no asimilaba todavía que estaba enferma.

 

Marcela García reveló que sufrió de bulimia. Tomada de redes.

Ataques por redes

La creadora de contenidos confesó que uno de los momentos más duros lo vivió cuando fue nombrada reina del Carnaval, tras haber sido víctima de matoneo en las redes sociales.

“Una persona con tantas inseguridades y con ese odio hacía sí misma era un campo minado, pero luego de mi Lectura del Bando pude frenar por un tiempo. Estaba sacando una cara que sí me gustaba”.

Admitió, en últimas, que no era tan fuerte para dar la lucha sola contra la enfermedad que hasta ese momento ella misma se negaba a ponerle nombre.

“En julio de 2018 tuve una crisis que casi me cuesta la vida. Afortunadamente me pudieron llevar a la clínica a tiempo y hoy estoy contando la historia”, señaló.

Por causa de la bulimia, la influenciadora llegó a consumir hasta 20 pastillas de laxantes al día y se produjo tres cicatrices en la mano, además le quedó un hueco en la cabeza que hizo que se pusiera extensiones de cabello. 

Además, su intestino quedó afectado por cerca de dos años porque “se le olvidó cómo trabajar”. 

Cuando ya le dio nombre a la bulimia empezó a batallarla y contó con el apoyo de personas cercanas que le ayudaron a superar la situación. Entre ellos su esposo, el empresario Sergio Chams. 

La creadora de contenidos afirmó que para ella es importante asistir regularmente a terapia. “Para mí eso es como pagar los servicios o los impuestos”.

García aprovechó el alcance que tiene en redes sociales para decir que “eso no es normal”, refiriéndose a un trastorno alimenticio como la bulimia. 

Actualmente reconoce que gracias al fortalecimiento de su relación con Dios también ha logrado entender que lo que estaba haciendo no estaba bien y que por el contrario se estaba haciendo un daño que pudo haber terminado con consecuencias fatales.

Con respecto a la imagen que muestra en redes sociales, pese a las consecuencias producidas por el trastorno alimenticio, la influenciadora refirió que “todas las personas” cargan “con una cruz o con problemas”. 

“En redes sociales mostramos nuestra mejor cara. Las situaciones difíciles no son impedimento para que seamos felices”.

La exsoberana carnavalera resalta que su familia ha sido un pilar fundamental en su proceso de recuperación.

Opinión médica

El médico nutriólogo clínico Isaac Kuzmar explica que las personas con bulimia presentan episodios en los que comen sin control y en grandes cantidades. Después presentan comportamientos de culpa en los que inducen al vómito, consumen laxantes o diuréticos, se someten a ayunos o realizan ejercicios que pueden ser extenuantes. 

Kuzmar, de igual manera, aclara que la bulimia y la anorexia son trastornos diferentes, aunque en ambos se presenta una percepción distorsionada de la imagen corporal. 

“Las personas con anorexia reducen la ingesta de alimentos de manera drástica, mientras que quienes padecen bulimia ingieren una gran cantidad de comida en periodos cortos seguidos de comportamientos nocivos, para compensar el exceso de comida”, explica.

El experto advierte que aunque estos trastornos no son específicos de la edad, el sexo u orígenes raciales, son las mujeres quienes más se ven afectadas por ellos. “Aparecen con frecuencia durante la adolescencia o la adultez temprana, pero también pueden desarrollarse durante la niñez o más adelante en la vida”, afirma el médico nutriólogo clínico. 

La directora del Doctorado de Psicología de la Universidad Simón Bolívar, Lizeth Reyes, explica que hablar de bulimia, desde el aspecto psicológico, es muy complejo porque “tiene que ver con los primeros años de vida en los que se adquiere la confianza básica y seguridad en uno mismo”. 

Explica que este tipo de trastorno se previene desde el interior de la familia.

“Los psicólogos son unos ayudantes y funcionan como un espejo para mostrarle a la familia y las personas relacionadas con el cuidado de los niños todas las situaciones a nivel preventivo”.

La especialista indica que debe haber un fortalecimiento de las personas a nivel emocional a través de acciones como la alimentación en horarios establecidos, atenciones y expresiones afectivas como abrazos y palabras de aliento, con el fin de evitar que el individuo crezca con autoestima baja y esta pueda desencadenar en un trastorno alimenticio. 

“Siempre se propone un trabajo interdisciplinario porque debe haber un proceso de acompañamiento terapéutico para la persona que tenga la bulimia. También se trabaja con el entorno familiar. Es importante vincular todo un equipo porque debe haber una supervisión médica y nutricional que acompañe todo el proceso”.

Síntomas

De acuerdo con MayoClinic, se debe prestar especial atención cuando las personas empiezan a manifestar preocupación o quejas constantes por ser gordos.

Otro señal de alarma se da cuando el paciente manifiesta una percepción corporal distorsionada y excesivamente negativa. 

Si nota que hay un consumo repetitivo de cantidades grandes de comida de una sola vez, en especial de alimentos que la persona suele evitar, se debe considerar buscar ayuda. 

Una persona con bulimia también adoptará dietas estrictas o ayunos después de comer en exceso. Existe una negación a comer en público o frente a otros. 
Una de las señales más fuertes de alarma es cuando el individuo se dirige al baño justo después de comer o durante las comidas, y demora mucho tiempo en él. 

El exceso de ejercicio es otra señal de alerta. Presencia de llagas, cicatrices o callos en los nudillos y las manos. También se presenta inflamación en las extremidades.

La salud bucal también se ve afectada. La persona puede presentar daño en los dientes y las encías. 

El llamado de los especialistas es el de buscar ayuda profesional para hacer el diagnóstico y empezar un tratamiento multidisciplinar. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Te puede interesar:

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.