El Heraldo
Estaciones de Policía de Curumaní y Pailitas, Cesar. Cortesía
Región Caribe

Narcotráfico y ELN, el motor de la guerra en Cesar y La Guajira

En zona fronteriza con Venezuela, grupos armados se disputan rutas del contrabando y los civiles quedan en medio sufriendo amenazas y desplazamiento.

En “la frontera de nadie”,  que conecta a Colombia y Venezuela a través del complejo montañoso de la Serranía del Perijá, los disparos no han dejado de sonar, la guerra se atiza más fuerte con el fuego cruzado entre grupos armados ilegales, incluyendo el Eln, y también con  ataques entre ellos y la Fuerza Pública. Los civiles quedan en medio y la violencia va marcando con sangre las rutas intocables, las que se disputan a bala, el camino seguro para que transite la droga sin ley ni dios.

El 20 de septiembre se registraron ataques con explosivos en dos estaciones de Policía del Cesar, en los municipios de Curumaní y Pailitas, al sur del departamento.  Aunque habían uniformados adentro, ninguno resultó lesionado.

Tres días después, también en el Cesar, el intendente de la Policía Jorge Armando Celis murió baleado en un atentado en la vía entre Curumaní-Pailitas.

La víctima fatal fue atacada al término de un consejo de seguridad en el que se había anunciado el aumento del pie de fuerza ante la presencia de grupos armados en la zona.

En menos de 72 horas, la Policía recibió tres ataques por parte de grupos ilegales.

El comandante de la Policía del Cesar, el coronel Jesús Manuel De Los Reyes, indicó que, según investigaciones, han identificado a personas que son colaboradores del frente Camilo Torres del Eln.

“Han sido ataques directos a la institución, pero esto genera un impacto en la ciudadanía. Sin embargo, hemos fortalecido la inteligencia. En el consejo de seguridad se acordó fortalecer el tramo de esas vías para hacer control a las rutas del narcotráfico”.

El comandante refirió que estos hechos se pueden entender como acciones de retaliaciones por los golpes que han  dado a los grupos insurgentes, con la captura de cinco integrantes del Eln y siete del Clan del Golfo, en lo que va del 2020.

Además del Eln, el profesor de la Universidad del Norte Luis Fernando Trejos refirió la Alerta Temprana 038 del 2020 de la Defensoría del Pueblo, la cual advirtió la llegada al territorio, desde el Catatumbo, de unidades del EPL, “mostrando una actitud hostil con algunas comunidades a las que señalan de ser cercanas al Eln, y no se descarta la posibilidad de que unidades de la ‘Segunda Marquetalia’ (la banda de Iván Márquez) lleguen al territorio desde Venezuela buscando una ruta de entrada al Catatumbo”.

Indicios en La Guajira

Trejos refirió que el 24 de agosto en el corregimiento de Carraipía, Maicao, La Guajira, concejales alertaron de la presencia de disidencias de las Farc que estarían extorsionando a ganaderos y productores de queso.

“Este escenario no es descabellado en la medida en que los líderes más mediáticos de la ‘Nueva Marquetalia’, Iván Márquez y Jesús Santrich, pasaron por lo menos los últimos diez años de su militancia en las Farc-EP dirigiendo el Bloque Martín Caballero desde territorio venezolano, lo que sin duda les permitió construir en el Estado Zulia una red de contactos sociales, políticos y logísticos que seguramente se mantiene activa”, explicó el profesor de la Uninorte.

Además, mencionó que el pasado 25 de julio fue capturado en Maicao alias Ariel (excomandante de los frentes 5 y 18 de las antiguas Farc).

Según las autoridades se encontraba negociando la salida de clorhidrato de cocaína hacia Venezuela”,  anotó.

También en La Guajira, la Fundación Paz y Reconciliación (Pares), en su informe ‘Sin dios ni ley,  un análisis de la situación de seguridad en la frontera colombo-venezolana’,  registra la presencia del ELN.

El comandante de la Policía de La Guajira, coronel Wharlinton Gualdrón, confirmó la presencia del Eln en el sur de este departamento, así como la de ‘Los Pachenca’ por la Alta Guajira, que conecta rutas del narcotráfico. “Hemos incautado armas, más de una tonelada de clorhidrato de cocaína y marihuana”, precisó.

Rutas del contrabando

La presencia del Eln se evidencia en nueve municipios de La Guajira (ver mapa); sin embargo, según la Fundación Paz y Reconciliación, los principales corredores de movilidad de este grupo armado son Fonseca y Maicao.

“En ese sentido, se evidencia que en Fonseca el Frente 6 de diciembre cuenta con corredores de movilidad hacia la zona de frontera por las veredas Las Marimondas, Bendiciones, Las Colonias y Puerto López. Esto les permite el tránsito por la Serranía del Perijá hacia los campamentos localizados en el estado Zulia en Venezuela. Adicionalmente se ha identificado un corredor en la vereda Quebrachal, el cual es utilizado para el control de cultivos de coca y marihuana para uso ilícito ubicados en la Serranía”, se lee en el informe.

No obstante, el director de Pares, León Valencia, especificó que la presencia del Eln en el territorio guajiro ha sido poca. “Las fuerzas paramilitares y mafiosas, como ‘Los Pachenca’, tienen una presencia muy importante en La Guajira”, precisó.

También, según Pares, se evidencia presencia de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia o Clan del Golfo en los municipios de Albania, Barrancas y Fonseca.

La frontera colombo-venezolana por el departamento de La Guajira es el escenario del tránsito de economías ilegales. La Fundación Paz y Reconciliación señaló que se ha identificado el contrabando de gasolina y ganado, tráfico de armas, narcotráfico, extorsiones, secuestros y trata de personas con fines de explotación sexual. 

“Son fronteras de nadie y en toda esa frontera, desde La Guajira hasta el Guaviare, no hay colaboración entre los dos gobiernos. (…) Las fuerzas ilegales controlan esa frontera, en donde se han registrado 28 grupos ilegales”, especificó Valencia.

En el mismo informe en mención se detalla que en Maicao existen aproximadamente 90 pasos irregulares o trochas, destacándose La 80 y La Cortica. En Uribia existen cerca de 20 trochas controladas por pobladores wayuu y hacia la media y baja Guajira los pasos irregulares se identifican en la Serranía del Perijá.

Estos últimos, al igual que la zona fronteriza Cesar-Zulia, por las dificultades en la movilidad son utilizadas, principalmente, por el Frente Camilo Torres del Eln.

Los civiles

Las rutas del narcotráfico y el contrabando suelen ser la razón de disputa entre los mismos grupos ilegales. La Fuerza Pública figura como un actor que contraataca este escenario.

Según Paz y Reconciliación, en algunas de estas zonas, el accionar de los ilegales suele ser limitado al no contar con alianzas con la Fuerza Pública.

No obstante, la guerra ha dejado su marca en los civiles que habitan la zona fronteriza.

Pares denuncia que en Cesar se ha evidenciado la conformación de ejércitos privados que han asumido roles de control social y seguridad. “Esto genera temor debido a que han anunciado procesos de limpieza social”, se lee en el informe.

En La Guajira, en 2019, una de las prácticas más recurrentes fue la amenaza a líderes sociales, sindicales y representantes políticos por parte del Clan del Golfo. “En los municipios fronterizos de La Guajira han circulado panfletos amenazantes. (…) También, se han realizado amenazas por vía telefónica, mensajes de texto y por WhatsApp”, se indica en el documento.

La presencia del Eln también dejó 145 hechos de desplazamiento en La Guajira y 435 casos en el Cesar, durante el 2019.

Ante el silencio de una comunidad atemorizada, siguen sonando los disparos en Cesar y La Guajira y los ilegales encienden el motor de la guerra con las rutas de narcotráfico y contrabando que se pelean.

Grupos criminales

La Fundación Paz y Reconciliación también señaló en su informe la presencia del crimen organizado transnacional. Este fenómeno está registrado, principalmente en Maicao, tal como señala la Alerta Temprana 039-19 de la Defensoría del Pueblo.

Valencia refirió que en la zona fronteriza se ha evidenciado la presencia de carteles mexicanos y de pranes venezolanos, grupos ilegales que tienen su origen en las cárceles venezolanas, encargados de movilizar, dentro de las penitenciarías, las redes de microtráfico y extorsión. También se denuncia en el informe que la ministra de Servicios Penintenciarios de Venezuela, Iris Varela, ha servido de enlace entre Nicolás Maduro y la guerrilla del Eln.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.