El Heraldo
Momentos en los que Edgar Ariel Córdoba Trujillo iba a ser subido al avión para ser llevado a Bogotá. Cortesía
Región Caribe

El papel de alias 5-7 en la sierra contra los Pachenca

Edgar Ariel Córdoba Trujillo, máximo jefe del Clan del Golfo en la región Caribe, fue capturado a finales de junio cuando se movilizaba en un taxi hacía El Copey, Cesar.

En abril pasado, cuando los enfrentamientos entre grupos armados en la Sierra Nevada habían provocado el desplazamiento de decenas de familias, que residen en las veredas La Secreta y La Unión, hacia Ciénaga (Magdalena), las autoridades civiles y militares tenían los ojos puestos en la escalada de violencia que se vivía en esa zona de la región.

En ese momento, un equipo de EL HERALDO se trasladó a la zona para documentar lo que ahí ocurría. 

En su intento por adentrarse en el territorio, el vehículo de prensa se acercó a un grupo de jóvenes que estaba en las afueras de una aparente cooperativa campesina. Estando en ese lugar, los periodistas se percataron de la incomodidad de los hombres, quienes les advirtieron de no seguir el recorrido, pues el área “tenía difícil acceso”.

“Llegamos en el carro y ellos se pusieron en alerta y miraban para todos lados. Me les acerqué para pedirles información sobre la ruta y continuar con nuestro camino, pero ellos mostraron negativa para que el equipo llegara a La Secreta. Pasado unos segundos, una camioneta salió y un hombre descendió de ella, habló con los jóvenes y después se subió nuevamente al vehículo y salió rápidamente del lugar”, contó uno de los periodistas. 

Minutos después, la camioneta interceptó el carro en el que iba el equipo periodístico y bajó uno de los vidrios. “El hombre que había hablado con los jóvenes ahora nos preguntaba desde el camioneta quiénes éramos”. 

“Yo me identifiqué como prensa y le dije que queríamos hacer un registro fotográfico de la zona, a lo que el hombre nos insistió en que el territorio estaba caliente, incluso para él que era un líder social”, señaló el periodista, quien agregó que el “líder” no se identificó y manifestó tener prisa porque había recibido unas amenazas relacionadas con su trabajo en el territorio. 

Vista de la Sierra Nevada de Santa Marta donde, según las autoridades, se escondía ‘5-7’. EL HERALDO
Una sorpresa

El pasado 25 de junio, casi tres meses después de aquel encuentro entre el equipo periodístico y el supuesto líder social, la policía reportó la captura de Edgar Ariel Córdoba Trujillo, alias 5-7, máximo jefe del Clan del Golfo en la región Caribe, en una carretera en el municipio El Copey, Cesar. La fotografía del señalado criminal se regó por las redes sociales. 

“¡Ese fue el líder que nos habló cuándo fuimos a Ciénaga!”, dijo uno de los periodistas al ver con asombro la imagen y percatarse de que habían estado al frente de uno de los hombres de confianza de ‘Otoniel’. 

EL HERALDO conoció detalles inéditos de la captura de este hombre, a quien por meses las autoridades le hicieron un seguimiento minucioso de sus movimientos desde que se fugó, en agosto del 2021 desde una clínica en Montería.

“5-7’ demoró como un mes y medio en Montería. De allí se movió al Urabá donde recibió instrucciones del comando central del Clan del Golfo para que tomara el control en la Costa Caribe, especialmente de La Guajira, Magdalena y Cesar debido a la captura alias Falcón”, dijo la fuente a este medio.

Allí estuvo durante unas semanas y después se movilizó a la Sierra Nevada, cerca al corregimiento de Palmor. Allí estuvo bajo perfil durante unos meses, pues sabía que la fuerza pública le seguía los pasos y debía esconder su rastro; sin embargo, este hombre fue señalado de haber generado la disputa de abril en la Sierra Nevada que provocó el desplazamiento de las poblaciones de esas zonas.  

“Él (‘5-7’) tenía la tarea de hacerle frente a los Pachenca. Le habían dado el poder criminal para que volviera a la zona donde dio sus primeros pasos en el mundo delictivo. Este hombre fue de confianza de ‘Jorge 40’, fue quien tomó el poder que tenía ‘Hernán Giraldo”, indicó el informante. 

Disciplinado

La vida de Córdoba Trujillo se mantuvo en el anonimato debido a que, según las autoridades, “es excesivamente disciplinado”, pues no era una persona a la que fácilmente se le podía llegar.

“No se dejaba llevar por las mujeres, ni es indisciplinado con el trago o las drogas, ni es extravagante con las joyas. Se acostaba a dormir a las 7 de la noche y se despertaba a la media noche y se movía a otro punto, demoraba despierto hasta las 3 de la madrugada, luego dormía otro rato. Así le hacía frente a los operativos que la fuerza pública lanzaba en horas de la noche”, detalló la fuente judicial.

‘5-7’ no le informaba a nadie de los movimientos que realizaba, solo lo sabía su círculo de seguridad, los cuales eran mayores, pues ninguno tenía menos de 40 años. “Estas personas conocían bien la zona y sabían a dónde lo podían llevar”. 

Otro de los datos conocidos por este medio es que Córdoba Trujillo no usaba celulares, sino que enviaba a sus hombres de confianza para que fueran ellos los que enviaran los mensajes o realizaran las llamadas. 

La caída

 Fue una fuente humana (informante) la que le dijo a los hombres de la Policía que ‘5-7’ haría un desplazamiento a Cesar para una reunión operacional. “Esto nos alertó, pero no sabíamos cómo sería ese movimiento, pues él sabía que por su cabeza había una recompensa de $300 millones, no se iba a dejar ver con facilidad”, explicó la fuente.

Córdoba Trujillo decidió irse para Cesar a través de una vía terciaria. Las autoridades realizaron las actividades y los controles. Ya se sabía quiénes eran sus informantes y a su vez la Policía había logrado infiltrar a varias personas. Uno de los informantes llegó a una zona y dijo: “El viejo se va”, ese era el mensaje que las autoridades esperaban desde hacía meses. 

Las autoridades ya sabían que él iría a El Copey, por lo que comenzaron a revisar las vías de acceso por la Sierra. 

“Un día, uno de los componentes se percató que un taxi se movilizaba por una vía deteriorada, cosa que les extrañó. Los uniformados le pidieron el pare al vehículo para hacer la verificación, pero el conductor aceleró, y se inició una persecución hasta llegar al corregimiento Caracolicito (El Copey); allí dos camionetas de la Dijín lo interceptaron y lograron la captura de ‘5-7’. 

“Este hombre se bajó y nos agradeció que le respetáramos la vida. Cuándo le preguntamos cómo se llamaba nos dijo: “Yo soy el hombre que ustedes estaban buscando”, aseguró la fuente tras su captura

Unos antecedentes

La captura se dio en desarrollo de la Operación Cóndor’, ejecutada por agentes Dijín, en coordinación con la Fiscalía. Un juez lo envió a la cárcel luego de que le imputarán los cargos por los delitos de fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego o municiones y concierto para delinquir.

Según la Policía, sobre alias 5.7 pesan 4 sentencias condenatorias, 13 órdenes de captura y 17 medidas de aseguramiento por los delitos de desaparición forzada, homicidio agravado, desplazamiento forzado, concierto para delinquir agravado, extorsión y reclutamiento ilícito.

Alias 5.7 tenía una trayectoria criminal de más de 17 años, iniciando como hombre de confianza de Salvatore Mancuso en varias regiones de Córdoba y del Urabá.

Cartel de la Policía de Santa Marta donde se anunciaba la recompensa por la captura de alias 5-7. Cortesía
Trabajo articulado

El general Fernando Murillo, jefe de la dirección de Investigación Criminal e Interpol, señaló que la captura de Edgar Ariel Córdoba Trujillo se logró con el apoyo de grupos especiales de la Dijín y el Gaula. “Este hombre fue capturado junto a otro miembro del Clan del Golfo”, precisó Murillo al detallar la trayectoria de ‘5-7’. Según el oficial, Córdoba Trujillo tenía una trayectoria criminal de más de 17 años, iniciando como hombre de confianza de Salvatore Mancuso en Córdoba y Urabá.

“En el año 2000 participó en la masacre de El Salado, en la que fueron asesinadas 60 personas; dos años después, tras la fusión de los extintos grupos de autodefensas de ‘Hernán Giraldo‘ y ‘Jorge 40’, fue el cabecilla armado del Bloque ‘Resistencia Tayrona”, dijo Murillo. Así mismo, en 2007 fue capturado por varios crímenes, siendo condenado a más de 40 años de cárcel por su responsabilidad en más de 64 crímenes, entre ellos los de líderes sindicales, periodistas y servidores públicos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.