El Heraldo
Moisés cuenta con una trayectoria artística de más de 30 años.
Cortesía Moisés Angulo
Qué ha pasado con

El ‘aguacero’ de esperanza que trae Moisés Angulo

El artista barranquillero lanza un álbum recopilatorio que pretende llevar alegría en medio de la pandemia. En entrevista cuenta los detalles.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Cuando Moisés Angulo lanzó su nuevo álbum musical tenía claro que lo que quería era “enviar un mensaje de esperanza” en medio de tanta incertidumbre. Luego de más de un año y medio de pandemia, el artista barranquillero busca “refrescar” a las personas con su letra y ritmo para que puedan disfrutar más allá de la tristeza y el dolor que han dejado tantas muertes. 

Esta producción recoge más de 25 años de trayectoria artística y lo trabajó junto a su hijo Juan Angulo, que también es músico y productor. Se trata de ‘Gran aguacero de amor en vivo lado A’, y cuenta con una energética puesta en escena con la alegría que caracteriza a Moisés. Fue su primogénito el que se encargó de la logística para lograr el producto deseado. Esa unión familiar es propia de las costumbres que el cantante y su esposa Diana Mayorga, inculcaron en su hogar y que ahora el barranquillero lleva a su público. 

“Yo le pido a Dios que pueda llenar los corazones de aquellos que han perdido gente, nuestra familia también ha perdido gente importante para nuestros corazones. Nosotros los cristianos no oramos por los muertos porque sabemos a dónde van y sobre todo los que han recibido a Dios en sus corazones; oramos por que Dios fortalezca y le de esperanza a los  que quedan porque hay mucha gente que queda viva, pero se han muerto con los que se han muerto”. 

El Lado B de su álbum pronto saldrá al mercado y cuenta con las papayeras con las que se dio a conocer como Brisas de diciembre, canción que se convirtió en un clásico navideño que suena en los hogares colombianos cada fin de año. Para Moisés, su recordación se debe a que “tiene alegría” y el sabor de las papayeras que emocionan los corazones de aquellos que la escuchan. 

“Son canciones que no le hacen daño a nadie porque hablan de los vientos alisios del norte que cuando llegan refrescan nuestra vida, nuestra alma”.

Moisés no sabe cuándo volverá a los escenarios con público, pero tampoco se afana. De lo que sí está seguro es que la vida cambió, sobre todo la manera en la que vivían los artistas. Los conciertos se transformaron y, mientras todo mejora, ahora se realizan a través de plataformas de streaming como Youtube. Por eso, para evitar frustraciones y desilusiones, dice que prefiere “acomodarse a las circunstancias”.

 

 

Moisés junto a su hijo Juan en el estudio de grabación. Cortesía Moisés Angulo
Su conquista de los grandes escenarios

De un hogar conformado por una costurera y un taxista nació el artista que apareció en revistas internacionales como Rolling Stones. Moisés era un niño que soñaba con estar sobre los grandes escenarios y lo logró. Dejó ‘La Arenosa’ para estudiar Licenciatura de Artes en Bogotá y estando en la capital fortaleció su carrera, sobre todo como músico. Al ritmo de fandango, porro y vallenato recorrió el país y se ganó el corazón de la gente que tiempo después lo hizo merecedor de discos de oro, platino y doble platino.

“La gran satisfacción es lograrlo a pesar de los comentarios baja caña que a veces tenemos alrededor, incluso que nacen de nuestra propia familia porque ellos vienen acostumbraron a ver el vaso siempre medio vacío, a ser expertos en preposiciones y llevar la vida con peros, así uno no puede ver la felicidad de Dios”. 

El artista barranquillero cuenta con más de 30 años de carrera artística, 10 álbumes, 20 novelas, entre ellas ‘¡Quieta, Margarita!’ (1988), ‘Alejo, la búsqueda del amor’ (2000) y ‘Celia’ (2015) y también ha trabajado como presentador en televisión nacional. Cuando estaba “en la cima” de su carrera, el actor vivió una transformación que, según cuenta, le ayudó para convertirse en una mejor persona y ejemplo para su hijo. Lejos de querer una vida llena de lujos y vacía espiritualmente, conoció “del amor de Dios” y se aferró a él para trabajar a diario en una mejor versión de sí mismo. 

“Tomé el camino más espiritual por el que llevo más de 25 años preparándome. Hay días en los que la embarro muchísimo, pero estoy en eso. Eso es lo que me ha llevado a hacer Aguacero de amor, que fue nominado al  Grammy Latino hace algún tiempo como Mejor Álbum Cristiano”.

Sigue siendo el mismo hombre alegre y “mamador de gallo” que empezó a cantar, actuar y bailar por amor al arte y se convirtió en una estrella. Estableció sus prioridades y se aferró a ellas: primero Dios, después su esposa, su hijo y el resto de su familia, incluyendo a sus amigos. Además, su experiencia en el medio le ha permitido olvidarse del qué dirán, ese que en un tiempo tanto le atormentaba.

“El reto más grande es dejar de creer en que es el comentario o la vista de los demás lo que me da grandeza porque no es así. Desprenderse de esas cadenas trae libertad”.

Actualmente Moisés disfruta de su carrera y su vida en familia, sobre todo de su etapa de abuelo, pues acaba de nacer Carolina, su primera nieta. El barranquillero dice que “vive con mucha tranquilidad y gozo” desde que reorganizó su vida, se alejó de los comentarios negativos y se acercó a Dios hace casi 30 años. Para él, cada día es una oportunidad para agradecer la vida y aprender de las caídas. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Te puede interesar:

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.