GCGente Caribe | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Si ya eres suscriptor, actívate sin costo
Cortesía Carlos Vergara
Qué ha pasado con

El actor cordobés que no olvida sus raíces

Carlos Vergara no deja en el olvido a la tierra que lo vio nacer. No se desprende de ella y su trabajo le permite resaltar las historias de su gente.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

A la fecha el actor Carlos Vergara se encuentra radicado en Bogotá y no se ha visto en la “triste” situación de extrañar su tierra (Córdoba), así como seguramente lo han hecho quienes han migrado de su ciudad natal por perseguir sus sueños. Y no lo ha hecho por olvido de sus raíces, sino porque su cordón umbilical sigue conectado con las ‘entrañas’ de su departamento.

Esa unión inexorable sigue fortalecida por el interés mismo de contar historias propias de su terruño y el Caribe, además de su inclinación por apoyar el talento regional, a través de su trabajo como guionista, productor y director porque su talante no solo le permite dar la cara a las cámaras, sino también estar detrás de ellas.

De Córdoba, la tierra que lo vio nacer, destaca el desparpajo y la bondad de la gente, así como las riquezas del territorio, aunque —como bien dice— “los políticos se empeñen en demostrar que el Caribe colombiano es una región corrupta donde solo pasan sucesos negativos”.

Él, que ha participado en producciones como Pasión de gavilanes, El fiscal, La costeña y el cachaco y La marca del deseo, por solo mencionar cuatro, dice que la actuación empezó a hacerle un guiño de pequeño, justo al decidir ingresar a  algunos grupos de teatro en Planeta Rica (Córdoba).

“Cuando terminé el bachillerato me vine a Bogotá a estudiar Artes Escénicas. Luego de culminar la carrera me pregunté ¿dónde están esos personajes para mí?, y me encontré que no había ninguno, así que me tocó regresar a la radio, pues antes de tomar la carrera de Actuación, alterno al teatro y a mis estudios escolares, era locutor en algunas emisoras de Planeta Rica”.

Luego inició estudios en Comunicación Social y Periodismo, ya que era su segunda opción en caso de que en la actuación no encontrara futuro. Aun así siguió en teatro, alterno a la carrera de comunicación, pero un día cualquiera encontró la oportunidad de participar en una serie de televisión que le permitió actuar por tres a cuatro años. Después las propuestas empezaron a ‘llover’.

Carlos asegura que su gusto por la actuación no corre por sus venas, de modo que no tiene conocimiento alguno de si en su árbol genealógico hubo alguien interesado por la industria. En su caso, la proximidad que tuvo con el medio estuvo sujeta a la idea de que su personalidad, propia del “mamador de gallo”, iba acorde con la carrera.

Si tiene que resaltar a un personaje que todavía recuerde con agrado, sin duda menciona el de Rafael María Díaz, en la novela Diomedes, el cacique de La Junta. Tomar las vestiduras del papá del cantautor guajiro le significó un reto que hoy día agradece.

“Realizar este personaje me demandó mostrarme como guajiro, lo que yo no soy y sin duda respeto mucho porque quiero a esa tierra. Tuve un reto importante de hacer todas las etapas del personaje y lo logré”.

Otro de los proyectos significativos en su carrera fue el de la serie de Netflix que recordó el caso de Luis Andrés Colmenares, el joven que fue asesinado en Bogotá durante la noche de Halloween del año 2010. En esta producción volvió a ser papá, pero esta vez del estudiante guajiro.

“Yo empecé a conocer este caso hace muchos años atrás. Me dediqué a recopilar la información porque tenía la idea de escribir un guion para una película, debido a que me pareció interesante todo lo que giró en torno al hecho, pero decidí dejarlo ahí por el dolor que veía que generaba entre los padres del joven fallecido; luego se dio lo del casting”.

Agrega que enterarse de los tiempos de rodaje lo llevó a pensar en el sufrimiento que viviría en cada escena, pues —estima— “como actor se crea el personaje y esto conlleva a creerse las situaciones, y a comprometer el alma, el espíritu y el corazón”. Con esta advertencia en su mente decidió asumir el riesgo.

A propósito de esta historia, basada en la vida real, hace una reflexión sobre la justicia en Colombia. Cuando se le pregunta dice que en muchos aspectos es “inoperante, lo que resulta peligroso, debido a que el que la hace la seguirá haciendo porque considera que no hay una reprensión, en cualquier nivel de la sociedad (...)  La justicia debe ajustar sus clavijas”.

Ha realizado varios cortos y largometrajes que han sido premiados a nivel nacional e internacional. En cuanto a largometrajes destaca el que tituló Huellas, el cual “ha recibido 20 galardones internacionales”, entre esos el Premio Macondo en la categoría Mejor Película, en 2017. Hoy día se encuentra trabajando en un largometraje documental que está terminando, así como otro de ficción, cuya narrativa se centra en el cambio climático. Su nombre lo dice todo: Esto se calentó. Sobre este último comparte que será rodado en febrero de 2021. Sus protagonistas son Orlando Liñán y una “actriz reconocida, talentosa y caribeña” que se reserva el nombre.

“La película habla de la responsabilidad de ayudar a disminuir las causas del cambio climático y de mitigar sus consecuencias. Es una película divertida, dirigida a toda la familia (...) Tendrá efectos especiales al nivel de las películas de Hollywood. Es un proyecto ambicioso que esperamos estrenar a nivel mundial en 2022 en las salas de cine”.

Ponerlo a escoger entre estar frente a una cámara o permanecer detrás, lo deja entre las espada y la pared, pues asegura que en los dos escenarios ha encontrado aspectos positivos. De hecho, prefiere decir que se queda con ambas porque en las dos ama estar y en las dos entrega todo de sí mismo.

En su tiempo libre disfruta ver cine de todo tipo, sobre todo el colombiano. También encuentra fascinación al compartir con su familia y amigos, degustando un buen pescado o hablando “de todo y de nada”.

Ser Rafael María en la novela ‘Diomedes, el cacique de La Junta’ le significó a Carlos “muchos retos”. Cortesía Carlos Vergara
Como director, guionista y productor

Su experiencia la califica como un ejercicio “interesante”. Admite que en sus inicios tuvo momentos en que se disponía a escribir las historias que soñaba materializar, y esta situación lo llevó a encontrar la necesidad de aprender sobre producción, de manejar la ley del cine, de hacer presupuesto, de manejar un equipo de trabajo y de colaboradores. En  síntesis, su proceso “ha sido todo un aprendizaje”.

Carlos se confiesa

Para liberarse de las energías negativas de algunos de sus personajes procura hacerles “un pequeño duelo”. Asegura que al terminarlos le queda un vacío, ya que a  cada papel le pone “el alma y el corazón”. “Hay personajes que no recuerdo por el mismo duelo que les hago. Mi mente guarda lo que sí y deja a un lado lo que no para olvidarlo”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • actor
  • artista
  • Historia
  • producción
  • Televisión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web