El Heraldo
Salud

Sífilis gestacional, los riesgos para el recién nacido

"La base primordial de la prevención y eliminación de la transmisión vertical (madre/hijo), así como de la muerte intrauterina, es la detección y tratamiento de la infección en la gestante.s:3

Colombia está catalogada dentro de los países de alta incidencia de sífilis congénita. En 2010, la Organización Panamericana de la Salud estimuló las campañas para lograr bajar las estadísticas a cinco casos de sífilis congénita por cada 10 mil nacidos vivos anuales. Sin embargo, aún no se ha logrado esta meta.

Los datos reportados al Instituto Nacional de Salud muestran un incremento desde el 2003. No obstante, se han presentado fluctuaciones.

Los incrementos en el reporte de sífilis congénita se describen a partir del 2007 (2,07 casos por cada 1.000 nacidos vivos) y para el año 2011 se registró una tasa de 3,35 casos por cada mil nacidos vivos, según el Sistema de Vigilancia en Salud Pública, Sivigila.

Estas cifras expresan una realidad muy compleja de la salud de la embarazada y del bebé, si se entiende que esta enfermedad es tratable y controlable.

Por otra parte, las instituciones de salud —por protocolo— deben realizar una prueba de serología durante el control prenatal en el primer y tercer trimestre, o cuando la paciente acude por primera vez al programa prenatal y/o al momento del parto.

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual causada por la bacteria Treponema pallidum. Se consideraba una de las tres grandes plagas del siglo XX (junto con el cáncer y la tuberculosis), debido a su alta prevalencia y la dificultad para el tratamiento adecuado.

“La sífilis congénita es el resultado de la transmisión de la infección por vía perinatal (a través de la placenta o durante el paso a través del canal del parto). Es transmitida de forma vertical por la madre infectada que no ha sido tratada adecuadamente”, explica el doctor Rafael Tuesca, del Departamento de Salud Pública de la Universidad del Norte.

La enfermedad tarda en desarrollarse (período de incubación) entre 10 y 90 días, aproximadamente. Sin embargo, en la mayoría de los casos esta infección de transmisión sexual no produce síntomas o signos que indiquen que la persona ha sido infectada.
Las probabilidades de transmisión de una mujer con esta infección no tratada de manera adecuada, es del 70%, pero puede fluctuar entre el 30 y el 100%.

“Esta infección, en el feto, produce una serie de situaciones dependiendo de su severidad. Por ejemplo, aborto espontáneo, mortinato (bebé que nace muerto), parto pre-término con infección congénita”, dice Tuesta.

Estas infecciones, señala el especialista, suelen aparecer de manera tardía, y afectan órganos como el corazón, hígado, huesos, dientes, cerebro, ojos, entre otros, además de retardo del crecimiento y discapacidad.

Algunos estudios publicados en nuestro país, que han revisado esta situación, encuentran que las mujeres jóvenes entre 20 y 24 años, y las adolescentes, son las más afectadas con sífilis gestacional.

Otro hallazgo relevante es que 4 de cada 10 gestantes no acuden a control prenatal y la mayoría de sus parejas no acude para ser tratado, especialmente en los estratos 1 y 2. Por ello se recomienda que ante una gestante con sífilis gestacional confirmada su pareja actual y estable sea tratada independiente del resultado de la serología a fin de controlar esta entidad.

Estrategia de estado para combatirla. En Colombia, a partir del año de 1996, el Ministerio d Salud estableció el Plan de Eliminación de Sífilis Congénita, solicitando realizar esta prueba serológica en el primer trimestre del embarazo y en el tercer trimestre. Posteriormente, en el año 2000, en la Resolución 412, se incluye dentro de la guía técnica de atención, pero aún no se ha logrado controlar esta entidad.

Además, existen decretos que buscan articular y controlar esta enfermedad, como el Decreto 3518 de 2006 (vigilancia de eventos de interés en salud pública), Resolución 1446 de 2006, donde se establecen los indicadores de monitoría del sistema obligatorio de garantía de la calidad de la atención (sífilis congénita como evento adverso) y la Resolución 3039 de 2007: estrategias para mejorar la prevención y control de la sífilis gestacional y congénita.

A cualquier mujer que se diagnostique como embarazada, se les solicita un examen de laboratorio denominado comúnmente la serología para sífilis o el VDRL (sigla en inglés que se traduce al español: Laboratorio de Investigación de Enfermedades Venéreas). Dicho examen se debe realizar en el primer trimestre y luego al tercer trimestre del embarazo.

“La otra herramienta para controlar esta enfermedad es el tratamiento con penicilina, que es un fármaco barato y figura como medicamento disponible dentro del plan de atención en salud. Se puede aplicar tanto a la embarazada como al recién nacido cuando se le detecte esta enfermedad”, señala el doctor Tuesta.

Las prácticas sexuales de alto riesgo para adquirir esta enfermedad es el sexo vaginal, oral o anal sin protección. Otra conducta de alto riesgo es el consumo de drogas ilícitas y el alcohol, que impiden que las personas puedan pensar y tomar medidas preventivas. Se han identificado algunos factores de riesgo, como el inicio de actividad sexual a una edad muy temprana y la actividad comercial sexual que se acompaña de otras enfermedades de transmisión sexual diferentes a la sífilis.

La sífilis gestacional puede ser identificada durante el proceso de gestación, luego del momento del parto o en el puerperio o en el postaborto. En una embarazada que adquiere esta bacteria en una relación sexual de riesgo o no protegida o antes de estar embarazada, la placenta se encarga de pasar esta bacteria al bebé.

Factores sobre infección
Asociados a la gestante
•Conducta sexual riesgosa (sin protección).
•Tener múltiples compañeros sexuales en el pasado o en la actualidad.
•Tener antecedente de ITS de cualquier tipo en la actualidad o en el pasado.
•Consumo de drogas psicoactivas (cocaína, marihuana, heroína, alcohol).
•Nivel socioeconómico o educativo bajo.
•Gestante soltera, migrante o desplazada.
•Ingreso al control prenatal en la semana 28 o después.
Para su control
•Importancia y motivación para el tratamiento de la pareja.
•Insistir y comprometer para cumplir el tratamiento.
•Beneficios del tratamiento y el control de esta infección para la gestante y su bebé.
•Evitar recurrencias y reinfecciones.

Alianza EL HERALDO- Hospital Universidad del Norte

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.