El Heraldo
Salud

Los peligros de la automedicación

"La utilización de medicamentos por iniciativa propia, sin ninguna intervención por parte del médico, tiene sus consecuencias.

En la época de fiestas de fin de año incrementan significativamente los casos por intoxicación, altas ingestas de alcohol y sus consecuencias como dolor de cabeza y malestar general. Por ende, y para evitar la consulta médica, las personas tienden a automedicarse, sin conocer las verdaderas causas de origen de su malestar, lo cual podría causar un problema mucho más complejo que el inicial.

Tomar medicamentos sin prescripción médica es una práctica común, pero riesgosa. “Si bien dentro del arsenal terapéutico existen medicamentos de venta libre para tratar dolencias comunes como el resfriado, los dolores y la fiebre, entre otras, aún estos de fácil acceso pueden tener contraindicaciones y efectos secundarios, que los hacen inapropiados para quien los utiliza, hasta el punto de llegar a poner en peligro la vida de la persona, sin que esta lo sepa”, señala la doctora Martha Peñuela Epalza, profesora del Departamento de Salud Pública de Uninorte.

Se entiende por efectos secundarios aquellos diferentes al efecto terapéutico que se produce al consumir un medicamento y que pueden consistir en molestias diversas, desde leves hasta severas, y afectan uno o varios de los sistemas del cuerpo humano.
La automedicación es una conducta muy frecuente en los países de América Latina. Estudios publicados revelan frecuencias que oscilan entre 30% y 55% de la población encuestada. En Colombia, la práctica de la automedicación se ve favorecida por la falta de control en los expendios de medicamentos, donde no se exige al comprador la debida fórmula médica.

En una investigación realizada por la doctora Martha Peñuela en expendios de medicamentos de distintos sectores de la ciudad de Barranquilla, se encontró que el 55% de las personas entrevistadas que acudían a comprar medicamentos no portaba una receta médica.

Según el estudio, los medicamentos autoformulados más comunes fueron antiinflamatorios, analgésicos, antibióticos, antihistamínicos y antiácidos. Los factores asociados a la práctica de la automedicación son muy diversos; en el estudio se analizaron los socio-demográficos, donde se encontró que son los adultos jóvenes, entre 20-39 años, las personas de estratos socioeconómicos más bajos y aquellas sin afiliación al sistema de seguridad social en salud, las más propensas a la práctica de la automedicación.

El nivel de escolaridad de la persona no mostró ser un factor asociado, lo que indica la extensión de esta práctica tanto entre las personas con menos educación como en los más ilustrados.

Si bien todas las personas deben evitar la automedicación, mayor cuidado deben tener mujeres embarazadas, madres lactantes, niños, personas de edad avanzada, los que padecen trastornos hepáticos, cardíacos y renales, personas alérgicas y diabéticos, por ser más susceptibles a sufrir efectos adversos o interacciones medicamentosas.

Recientemente, el Conpes 155 DE 2012 ha promulgado la Política Farmacéutica Nacional, cuyas estrategias “buscan el acceso, oportunidad de dispensación, calidad y uso adecuado de medicamentos en función de las necesidades de la población independientemente de su capacidad de pago”. Pero estas estrategias no son suficientes para remediar el problema de la automedicación si las personas no toman conciencia sobre los riesgos que corren.

Es por eso que se recomienda a las personas que presentan síntomas de alguna enfermedad desconocida consultar a su médico para que la examinen y le realicen un diagnóstico y tratamiento adecuado. “Hay que evitar consumir medicamentos recomendados por familiares, vecinos, amigos o vendedores de medicamentos. Lo que funciona para uno no necesariamente va a funcionar para otro”, concluye la doctora Peñuela.

Consecuencias importantes. La aparición de efectos indeseables no esperados, como las reacciones alérgicas.

La interacción del medicamento autoformulado con otros medicamentos tomados por el paciente, lo que puede disminuir la eficacia o elevar la toxicidad de alguno o de ambos.

Otro efecto importante es la posibilidad de enmascarar la verdadera enfermedad, retardando así el diagnóstico y tratamiento específico oportuno de la misma.

Adicionalmente, se atribuye a la automedicación el desarrollo de resistencia a los antibióticos, la cual se produce por su consumo del fármaco en dosis inadecuadas o por tiempo insuficiente.

Alianza EL HERALDO- Hospital Universidad del Norte

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.