¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Un desafortunado titular

Esta es la historia de cómo un titular casi acaba con una empresa de más de 35 años.

Esta es la historia de cómo algunos errores de medios de comunicación casi manchan la reputación de una persona. Esta es la historia de cómo un caso de desinformación hizo que a mí y a mi familia nos inundaran de insultos, de odio y de graves amenazas.

Pero como sé que hay muchos de ustedes que quizás hasta este momento no saben de qué les estoy hablando, primero voy a comenzar contándoles qué sucedió. Sin pelos en la lengua, como me gusta decir las cosas a mí. Mi prometido, Sergio Andrés Chams, tiene en Barranquilla un gimnasio donde se entrenan boxeadores de talla internacional. A pesar de que puede ser utilizado por cualquiera que quiera entrenar, la verdadera misión de ‘Cuadrilátero’, desde su creación en 1985, ha sido la de impulsar y formar deportistas de alto nivel, y durante años muchas glorias le ha dado al país. Es por esta razón, que dentro de las instalaciones viven los boxeadores, pues ahí se concentran para las peleas tanto nacionales como en el exterior, y ahí se forman para luchar por su futuro.

Sin embargo, cuando el gobierno nacional decretó la cuarentena, Sergio les pidió a todos los boxeadores que volvieran a sus hogares, y así poder cerrar las puertas del lugar sin ningún problema. Pero aunque la idea era que se fueran todos a sus casas, hubo cuatro de ellos que se le acercaron y le pidieron que les permitiera pasar la cuarentena ahí, ya que no tenían para dónde más coger.

Accedió y decidió confiar en ellos. Y aunque por ocho semanas no tuvo ninguna queja, el pasado domingo, todo cambió. Sergio y yo nos despertamos con unas imágenes espantosas de dos gatos muertos, que aparentemente involucraban a uno de los boxeadores y su gimnasio. Acto seguido, Sergio hizo lo que cualquier persona responsable haría, llamó a las autoridades y los expulsó por completo de la organización. Todo parecía bajo control, pues había hecho todo lo que estaba en sus manos. Sin embargo, a los pocos minutos, varios medios de comunicación titularon la noticia diciendo que había una polémica por ‘matadero dónde utilizaban gatos y perros como sacos de boxeo’, y el mundo explotó. Esa no era la denuncia oficial que habían hecho los testigos del barrio, eso no era lo que decían las autoridades, pues el tema fueron unas acciones terribles e individuales de aparentemente unas personas contra dos gatos. Lo más triste de todo, es que cuando llamábamos a pedir que rectificaran, ya que eso era información falsa, muchos alegaban que ‘había una cuenta en Instagram que lo decía’.

Y fue así como, en menos de una hora, Sergio y su negocio se fueron convirtiendo en un hervidero de delincuentes y depravados ante los ojos de la opinión pública. Y aunque algunos medios rectificaron su información, el daño ya estaba hecho.

Gracias a esto, Sergio, mi familia y yo hemos sido víctimas de duras amenazas e insultos inhumanos. Gracias a que se trató el tema con tanta ligereza, mis amigos en México (hasta dónde llegó la noticia en medios), llegaron a pensar que mi futuro esposo era un psicópata. Gracias a un ‘Fake News’ perdimos la tranquilidad de la que gozábamos.

Yo solo espero que esto no vuelva a suceder en la vida, pues nadie merece ser culpado de lo que es inocente.

Nota editorial: EL HERALDO respeta la opinión de la columnista y su derecho a la libre expresión. Sin embargo, precisa que nunca, ni en la edición impresa ni en las plataformas digitales del diario, empleó el titular al que hace mención, ‘matadero dónde utilizaban gatos y perros como sacos de boxeo’. El caso, que fue inicialmente conocido por la Policía, está hoy en manos del Grupo Gelma de la Fiscalía General de la Nación, que determinará la veracidad de los hechos señalados por organizaciones animalistas y ciudadanos que los denunciaron a EL HERALDO.

Más Columnas de Opinión

José Consuegra

¿La vacuna salvadora?

La vacuna contra el ébola tiene hasta ahora el récord del menor tiempo en demostración de eficacia: un año, lo que es considerado un hito en la historia de estas investigaciones. Comúnmente, la elaboración de estos biológicos tarda entre 4

Leer
José Félix Lafaurie

La plata del campo V

Concluyo este ciclo con un tema que, a pesar de su importancia, ha sido relegado por la política pública agropecuaria, dejándoselo, cuando mucho, a la cooperación internacional. Me refiero a La Asociatividad.

La política pública de

Leer
Fernando Giraldo

Ambigüedades

Hagamos un recorrido de lo ocurrido al primero de junio. Teníamos dos alternativas: la primera consistía en no cerrar la vida social para preservar la economía y atender la emergencia con los recursos que se tenían; este escenario nos era dif

Leer
Ricardo Plata Cepeda

Novilidad ¿ahora sí?

El símil se me ocurrió leyendo “La revolución del nega-vatio”, del físico Amory Lovins, quien en 1989 acuñó ese término como el vatio que no se consume, el que se evita gracias al cambio de actitud guiado por la racionalidad y que se lo

Leer
Ver más Columnas de Opinión
Opinión

¿Un extraño sol?

La radiación solar es el motor de buena parte de los procesos en la atmósfera.

El calentamiento que produce en las masas de aire, hace menos denso dicho aire, razón por la cual asciende, generando en ocasiones nubes de gran desarrollo vertical que ocasionan lluvias intensas; de igual forma, ese mayor o menor calentamiento ocasiona zonas en la atmósfera con mayor y menor presión, lo que se traduce en el movimiento del aire (viento).

Hace un poco más de una semana, en el diario The Sun, el doctor Tony Phillips astrónomo de NASA, indicó que estudios realizados permitieron establecer que el sol se encuentra en un período de "mínimo solar", lo que significa que su actividad ha disminuido significativamente, poniendo de manifiesto que puede ser uno de los “mínimos” más intensos desde el siglo pasado.

Al conocerse dicha situación, circuló en algunos medios de comunicación que según expertos, estaríamos muy cerca de entrar en un punto crítico de "recesión" de luz solar, como consecuencia de una disminución significativa de manchas solares. Ante esto, se afirmó también que podríamos enfrentarnos entre otros a una mayor actividad sísmica y volcánica, así como un clima más frío de lo habitual.

Hubo notas periodísticas confusas, en las que se llegó a relacionar dicha situación con el llamado “Mínimo de Dalton”, periodo entre 1790 y 1830, en el que el planeta disminuyó dos grados en promedio su temperatura. Sin embargo, recientemente la misma fuente realizó una nota aclaratoria, señalando que el consenso científico no está de acuerdo con estas afirmaciones, por lo cual, el artículo anteriormente citado quedó casi anulado. Aunque ese periodo de “bloqueo” o disminución solar es evidente, los científicos descartaron las teorías en algo apocalípticas que sugería la nota inicial.

La misma NASA en su blog “Ask Nasa Climate”, explicó que el Sol experimenta cambios naturales en su producción de energía, afirmando que la actividad de las manchas solares aumenta y disminuye en ciclos aproximados de 11 años. Visto de esta forma, no es cierto que esa condición “mínima” se traduzca en los efectos relacionados con la temperatura y en una mayor actividad sísmica y volcánica.

De hecho, teniendo en cuenta dicha ciclicidad, es probable que usted ya haya vivido varios mínimos solares, sin darse cuenta de ello, pues el número de manchas solares observadas en la "superficie" del Sol varía de año a año, siendo en cierta forma imperceptible.

Ahora, otro estudio de NASA, indicó que la cantidad de energía solar que recibe la Tierra ha seguido el ciclo natural de 11 años, sin un aumento neto desde la década de 1950. Durante ese mismo período, la temperatura global ha aumentado notablemente, por lo cual, es extremadamente improbable que el Sol sea el causante de esa tendencia observada de incremento de temperatura global durante más de medio siglo.

De otra parte, se ha establecido cierta relación entre el mínimo solar y la actividad volcánica, sin embargo, las señales son poco claras y débiles, por lo cual no hay un consenso frente al tema.

La presente nota, pone de manifiesto la importancia de una buena documentación a fin de no caer en imprecisiones que pueden rayar en la especulación.

@ChristianEuska Meteorólogo Videoclimet

Energía solar - opinión - sol -

Más Columnas de Opinión

José Consuegra

¿La vacuna salvadora?

La vacuna contra el ébola tiene hasta ahora el récord del menor tiempo en demostración de eficacia: un año, lo que es considerado un hito en la historia de estas investigaciones. Comúnmente, la elaboración de estos biológicos tarda entre 4

Leer
José Félix Lafaurie

La plata del campo V

Concluyo este ciclo con un tema que, a pesar de su importancia, ha sido relegado por la política pública agropecuaria, dejándoselo, cuando mucho, a la cooperación internacional. Me refiero a La Asociatividad.

La política pública de

Leer
Fernando Giraldo

Ambigüedades

Hagamos un recorrido de lo ocurrido al primero de junio. Teníamos dos alternativas: la primera consistía en no cerrar la vida social para preservar la economía y atender la emergencia con los recursos que se tenían; este escenario nos era dif

Leer
Ricardo Plata Cepeda

Novilidad ¿ahora sí?

El símil se me ocurrió leyendo “La revolución del nega-vatio”, del físico Amory Lovins, quien en 1989 acuñó ese término como el vatio que no se consume, el que se evita gracias al cambio de actitud guiado por la racionalidad y que se lo

Leer
Ver más Columnas de Opinión
Opinión

#GarantiasJudicialesSon

Se nos ha vuelto costumbre tener que batallar los derechos más sencillos y evidentes: el Artículo 29 de la Constitución Política de Colombia pareciera no existir o solo relucir para algunos casos y personas.

El derecho de defensa, al debido proceso en un plazo razonable, la impugnación de los fallos para garantizar doble instancia y/o doble conformidad, la rebaja por trabajo o estudio, son algunas de las garantías básicas de una democracia, y hoy en día en el país parecen no existir.

No sé en qué momento Colombia entró en una corriente del derecho penal del enemigo, de la venganza, del talión, del no a segundas oportunidades, de la no resocialización. Es como si un odio estuviera en todas las acciones, dejando por fuera la justicia y la oportunidad de resiliencia, de caer y levantarnos, de cambiar.

Cada vez que una persona es dejada en libertad por vencimiento de los tiempos que trae la ley se pide investigar al juez y al abogado defensor, cuando estas libertades jamás se pueden dar por maniobras dilatorias del defensor o su cliente. Está prohibido por ley la libertad de una persona si hay dilación indebida por la defensa o el procesado, no puede un juez dejar en libertad a un ciudadano si hubo maniobras ilegales, ilícitas o injustificadas por el defensor.

Cada vez que se concede una detención domiciliaria salen a buscar nuevas imputaciones para poder mandarlo a la “cárcel” sin entender que los fines de la medida o en algunos casos la condena, se puede cumplir en detención o en prisión domiciliaria, con igual justicia.

Cada vez que un condenado redime su pena por buen comportamiento o estudio a algunos les parece un “exabrupto”, ignorando que la resocialización y la reincorporación son postulados de nuestro estado social y democrático de derecho.

Esto ocurre en casos como pedir la cadena perpetua a un delincuente, ya que es pedir venganza y no mirar como prevenimos de verdad el delito sobre nuestra niñez, a través de alertas tempranas en colegios y comisarías de familia y penas efectivas.

Lo que faltaba, que la Corte Suprema de Justicia se indignara porque la Corte Constitucional reconoció algo que es evidente: el derecho de una persona a impugnar su condena.

La favorabilidad opera en derecho penal, es excepción a la irretroactividad de la ley penal y además sirve para romper la cosa juzgada, oponerse a este derecho es oponerse al estado democrático, así de fácil y sencillo.

Lo que sorprende es el contenido del fallo en lo que se conoce: primero, cuatro salvamentos de voto, entre ellos un penalista y un procesalista que en sus clases enseñaban otras cosas y, luego, generar un monstruo jurídico igualando el derecho a impugnarlo con la acción de revisión. Estas declaraciones lo que revelan es un miedo al qué dirán.

El día que nuestras instituciones defiendan los derechos fundamentales y las garantías de los colombianos sin miedo al costo político o al qué dirán seremos un país viable, antes no.

Más Columnas de Opinión

José Consuegra

¿La vacuna salvadora?

La vacuna contra el ébola tiene hasta ahora el récord del menor tiempo en demostración de eficacia: un año, lo que es considerado un hito en la historia de estas investigaciones. Comúnmente, la elaboración de estos biológicos tarda entre 4

Leer
José Félix Lafaurie

La plata del campo V

Concluyo este ciclo con un tema que, a pesar de su importancia, ha sido relegado por la política pública agropecuaria, dejándoselo, cuando mucho, a la cooperación internacional. Me refiero a La Asociatividad.

La política pública de

Leer
Fernando Giraldo

Ambigüedades

Hagamos un recorrido de lo ocurrido al primero de junio. Teníamos dos alternativas: la primera consistía en no cerrar la vida social para preservar la economía y atender la emergencia con los recursos que se tenían; este escenario nos era dif

Leer
Ricardo Plata Cepeda

Novilidad ¿ahora sí?

El símil se me ocurrió leyendo “La revolución del nega-vatio”, del físico Amory Lovins, quien en 1989 acuñó ese término como el vatio que no se consume, el que se evita gracias al cambio de actitud guiado por la racionalidad y que se lo

Leer
Ver más Columnas de Opinión
Opinión

La hora de los médicos

La medicina es un noble oficio que goza de prestigio y por el que la sociedad profesa una gran admiración. Que importante es tener un médico en la familia o uno de cabecera, la cultura popular así lo exalta con canciones que piden “larga vida para aquellas cabezas que hayan estudiado la medicina”

En épocas de pandemia, sobre todo al principio, los llamaron héroes, fueron recibidos con aplausos y, en la alocución presidencial de las 6 de la tarde se les agradece sin falta por su disposición al ser la primera línea para contener el virus. Pero me temo que todos estos nobles sentimientos se quedan más en las palabras y menos en los hechos.

Finalmente, el amor se demuestra, no se habla así que conviene empezar a ver acciones. Las personas dedicadas a la salud no son héroes destinadas al sacrificio, tampoco son mártires. Son seres humanos como todos nosotros que quieren volver a casa sanos para abrazar a los suyos y por eso como gremio de trabajadores clama por menos elogios y más protección, recordemos que ya son 760 los contagiados y 10 de ellos fallecieron.

 La última encuesta realizada por la Federación Médica Colombiana advirtió sobre las recurrentes expresiones de angustia y ansiedad de este personal. El estudio reafirmó que es común vincularlos a través de ordenes de servicio u otras figuras que nada tienen que ver con el contrato de trabajo. Como si fuera poco, 1 de cada 5 no cuenta con su pago al día y la mayoría asume de su propio bolsillo los elementos de protección.

La COVID-19 ha logrado que el gobierno los escuche a riesgo de un cese de actividades, pues las organizaciones que los representan están decididas a reivindicar sus derechos. Celebro estas acciones, lo considero un buen reflejo de la protesta social y el poder de cohesión que tienen las agremiaciones. Ahora bien, a esta causa que parece estar de moda, se sumó un grupo de políticos con una propuesta enviada al presiente Duque que pretende crear un «Régimen Especial para los Trabajadores de la Salud», la cual encuentro problemática.

La iniciativa busca que el personal de la salud sea vinculado mediante contrato de trabajo, además, que les otorguen primas adicionales cuando presten servicio en zonas alejadas, les concedan pensiones a sus familiares en caso de fallecimiento y les suministren elementos necesarios para realizar sus labores.

Estas garantías no justifican la creación de un régimen especial, sobre todo teniendo en cuenta que desde el año 2005 la tendencia es eliminar estos regímenes. Las pocas excepciones que se mantienen en el país, como fuerza pública o magisterio buscan salvaguardar los derechos adquiridos de un grupo de trabajadores sobre temas pensionales o condiciones de ascenso.

Las peticiones realizadas es lo mínimo que deben tener los trabajadores en Colombia, incluidos los de la salud. Esto se conoce como “trabajo decente” impulsado por la OIT desde 1999. Significa acceder a un empleo en condiciones legales y con ingreso justo, seguridad en el lugar donde labora, protección social para sus familias, libertad para expresar sus opiniones e igualdad para mujeres y hombres.

Aceptar la propuesta de los honorables congresistas sería regresar al siglo pasado, y manda un mensaje equivocado, esto es, que cualquier colectivo de profesionales que aspire a la formalización laboral de su sector, debe luchar por tener un régimen especial, en lugar de gozar del derecho al trabajo digno.

coronavirus - Médicos en Colombia - opinión -

Más Columnas de Opinión

José Consuegra

¿La vacuna salvadora?

La vacuna contra el ébola tiene hasta ahora el récord del menor tiempo en demostración de eficacia: un año, lo que es considerado un hito en la historia de estas investigaciones. Comúnmente, la elaboración de estos biológicos tarda entre 4

Leer
José Félix Lafaurie

La plata del campo V

Concluyo este ciclo con un tema que, a pesar de su importancia, ha sido relegado por la política pública agropecuaria, dejándoselo, cuando mucho, a la cooperación internacional. Me refiero a La Asociatividad.

La política pública de

Leer
Fernando Giraldo

Ambigüedades

Hagamos un recorrido de lo ocurrido al primero de junio. Teníamos dos alternativas: la primera consistía en no cerrar la vida social para preservar la economía y atender la emergencia con los recursos que se tenían; este escenario nos era dif

Leer
Ricardo Plata Cepeda

Novilidad ¿ahora sí?

El símil se me ocurrió leyendo “La revolución del nega-vatio”, del físico Amory Lovins, quien en 1989 acuñó ese término como el vatio que no se consume, el que se evita gracias al cambio de actitud guiado por la racionalidad y que se lo

Leer
Ver más Columnas de Opinión
Editorial

El Editorial | Quince días claves

Para que no queden dudas y a nadie lo coja desprevenido sobre lo que viene, el ministro de Salud, Fernando Ruiz, fue enfático en señalar que hoy se está aún en la fase inicial y todavía queda mucho camino por delante en la meta de vencer la embestida del virus.

Barranquilla y su área metropolitana tienen por delante dos semanas decisivas. Del comportamiento de cada ciudadano dependerá la reapertura gradual de nuevos sectores económicos y la recuperación paulatina de la libre circulación de las personas. Un tiempo valioso en el que el Gobierno nacional y las autoridades locales estarán monitoreando la evolución de la curva de contagios de la COVID-19 en la ciudad y el departamento con el objetivo de trazar la hoja de ruta a seguir, que plantea dos claros escenarios: avanzar en la flexibilización del aislamiento o extender el confinamiento.

La visita a Barranquilla del ministro de Salud, Fernando Ruiz, fue oportuna y pertinente. El funcionario clave, que le habla al oído al presidente Duque para definir la política nacional contra el coronavirus, mientras capotea en las regiones el impacto de la pandemia, reconoció la gestión del Distrito y del departamento para enfrentar el virus y dijo estar tranquilo en relación con las “implicaciones a futuro” de la enfermedad en esta región.

Ruiz advirtió acerca del creciente número de casos confirmados en la ciudad y el departamento, donde la tasa de transmisión está por encima del promedio nacional. Sin embargo, lo atribuyó a la estrategia que en varias ocasiones hemos analizado con expertos consultados por EL HERALDO sobre el incremento de las pruebas que permite detectar específicamente casos relacionados con positivos asintomáticos. Parece obvio que el que busca encuentra y eso es lo que se ha venido haciendo en Barranquilla y el Atlántico: bloquear, identificar y aislar. Esto ha posibilitado la utilización razonable de los servicios de salud disponibles, especialmente de las UCI, y que se mantenga una baja tasa de letalidad, algo que es fundamental en este objetivo global de salvar vidas.

Para que no queden dudas y a nadie lo coja desprevenido sobre lo que viene, el ministro fue enfático en señalar que hoy, casi tres meses después de la detección del primer caso en Colombia, se está aún en la fase inicial y todavía queda mucho camino por delante en la meta de vencer la embestida del virus. Tranquilos, no hay porque desanimarse, ni hay que ver el vaso medio vacío. Tampoco se está como al principio. Barranquilla, por ejemplo, que tenía 411 camas UCI antes de la pandemia, pasará a 600; 100 que adquirió el Distrito y que llegarán en junio y el resto las entregará el propio Ministerio de Salud.

El Atlántico hoy cuenta con 4.200 camas disponibles, luego de la reapertura del antiguo Cari y el trabajo en los hospitales departamentales de Sabanalarga y Soledad. Fortalecer las capacidades del sistema sanitario es uno de los mayores retos en este esfuerzo de largo aliento en el que nadie se puede dar por vencido ni bajar la guardia.

Una vez más y como lo reiteró el ministro Ruiz, la disciplina social es la piedra angular de esta etapa. Mantener la distancia física en el trabajo, en el transporte y hasta en el hogar es una tarea indeclinable de cada habitante de Barranquilla y el Atlántico. Cumplir las normas de higiene, el lavado de manos, el uso del tapabocas y, no es un asunto menor, respetar el aislamiento preventivo o la cuarentena si se está a la espera de resultados de pruebas o ha sido diagnosticado. No se trata de lanzarles la pelota a los ciudadanos para que asuman toda la responsabilidad en medio de la crisis sanitaria. Las autoridades también están llamadas a hacer lo suyo para ejercer con más eficiencia y eficacia su liderazgo, garantizando todo el soporte institucional requerido durante esta emergencia mediante la realización adecuada y a tiempo de las pruebas y una competente oferta de recursos en salud que asegure la atención para los enfermos.

A propósito, las EPS de Barranquilla tienen que trabajar de manera integral para ofrecer una mejor respuesta a sus usuarios en la toma de las muestras y el cerco epidemiológico en caso de contagios. El ministro las convocó para que revisen su operación y articulen esfuerzos. El otro desafío apunta a aumentar la capacidad de los laboratorios, con el apoyo de estas entidades, para procesar más y más pruebas. 15 días que ya están corriendo. Las tareas, en sus distintos niveles, están determinadas y las responsabilidades son compartidas. Hay que lograr que Barranquilla y el Atlántico den un paso más en el arduo proceso de mitigación de la COVID-19, que exige, a todos, cumplir normas por el bien común. Prudencia y cautela.

Editorial EH - Minsalud - opinión -

Más Editoriales

Editorial

El Editorial | Respeto a la misión médica

A la dolorosa estigmatización por su trabajo, la carencia de elementos de bioseguridad para cumplir con su misión de salvar vidas, las implacables y extenuantes jornadas diarias, y las insufribles condiciones que los arrinconan a la precariedad

Leer
Editorial

El Editorial | Soñar el regreso

En medio de esta incierta pandemia, que no da tregua en su presurosa estrategia de reacomodar todo y a todos, aflora, cada cierto tiempo y de la nada, una ineludible sensación de nostalgia, que podría resumirse en esta magistral frase, “uno vu

Leer
Editorial

El Editorial | A contagiarse del rigor alemán

Ya se dio el primer paso. El Ministerio del Deporte, encabezado por Ernesto Lucena, anunció el martes pasado que dio luz verde a la Dimayor y a la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), para empezar el proceso de reanudación de la Liga profesi

Leer
Editorial

El Editorial | Actuar con prudencia

Acertadas, responsables y consecuentes con el momento que está viviendo Barranquilla y el Atlántico, frente a la expansión de la COVID-19, resultan las decisiones anunciadas, en las últimas horas, por el alcalde Jaime Pumarejo y la gobernadora

Leer
Ver más Editoriales
Editorial

El Editorial | Tormenta en La Heroica

Cartagena exige ser mirada de una manera distinta para poder abordar las enormes desigualdades que lastiman a su gente, merece mucho más que dimes y diretes altivos y vanos en medio de la crisis sanitaria

Cartagena, por cuenta de la embestida del coronavirus, está hoy en el ojo del huracán. Con 1.667 casos y 87 fallecidos, La Heroica se convirtió en uno de los focos de la pandemia en Colombia, generando una enorme preocupación entre sus sectores políticos y sociales, gremios económicos y los propios ciudadanos, especialmente los habitantes de las zonas más vulnerables, donde hay detectados varios brotes de contagio. En medio de esta feroz tormenta se encuentra el alcalde Willian Dau, duramente cuestionado por el manejo que le está dando a esta, cada vez más compleja, crisis sanitaria. A Dau se le critica su inacción para poner en marcha un adecuado plan de preparación, prevención y mitigación frente al impacto de la COVID-19 en Cartagena, que registró su primer caso el 1 de marzo. Desde entonces han sido evidentes las señales de alerta frente al crecimiento del contagio y de la letalidad del virus, y no solo las sanitarias, también las políticas.

El Corralito de Piedra, el resto del Caribe colombiano y el país entero, han sido testigos, a lo largo de los últimos meses, de las controversias en las que se ha visto involucrado, de una u otra manera, el mandatario distrital, al que le sobra buena voluntad para solucionar los desafíos que supone esta difícil coyuntura, pero no logra generar una adecuada articulación con todos los actores del sistema con los que debe trabajar por y para la ciudad en medio de este tiempo inédito que requiere coherencia a prueba de intemperancias.

La inesperada e irrevocable renuncia del médico Álvaro Fortich Revollo, a la dirección del Departamento Administrativo de Salud de Cartagena, Dadis, causó desconcierto. Aunque el profesional adujo razones personales para dejar su cargo, conocedores del tema lo atribuyeron a la hostilidad creciente en su relación profesional con el alcalde, quien habría desestimado sus sugerencias para gestionar la crisis.

Días después se desató una nueva polémica cuando el presidente de la ANDI, el cartagenero Bruce MacMaster, le recomendó al alcalde que considerara designar un gerente para atender la crisis por el coronavirus. Sin embargo, esta solicitud no le cayó bien a Dau que descalificó las competencias del dirigente gremial.

MacMaster le recordó al señor Dau que era “el mandatario de todos” y le pidió “dedicar sus energías a trabajar en atender la gran crisis” construyendo soluciones colectivas.

Por el bien de la ciudad, este desgastante e innecesario rifirrafe fue superado y finalmente sí habrá un coordinador jefe del Ministerio de Salud para el tema de la COVID-19, según anunció el presidente Iván Duque. Se trata del médico anestesiólogo Juan Manuel Benedetti Sarasti, quien asumirá el tremendo encargo de fortalecer los controles y los cercos epidemiológicos en los barrios donde se han identificado focos de contagio, entre ellos, en el mercado de Bazurto, hoy cerrado, con todo el problema social y económico que eso conlleva.

Su designación es un paso en el camino correcto para frenar la expansión de la enfermedad, que hoy demanda una hoja de ruta definida, concertada y bien coordinada para aumentar el número de pruebas, ofrecer una oportuna atención de los pacientes críticos y seguir avanzando en la dotación de hospitales de cara a los momentos más álgidos de la pandemia.

Cartagena, que exige ser mirada de una manera distinta para poder abordar las enormes desigualdades que lastiman a su gente más necesitada, merece mucho más que dimes y diretes altivos y vanos, que desvían la atención del propósito fundamental de construir unidad en una época tan provocadora como la actual.

La COVID-19, o la crisis de turno, resultará siempre inmanejable y fuera de control si no se actúa con responsabilidad frente a los desafíos que surgen, y sobre todo si no se trabaja de manera colectiva y respetuosa, tolerante y funcional, validando las opiniones que enriquecen el debate y asumiendo con humildad que todos pueden y esperan aportar. Manos a la obra.

Cartagena - coronavirus - El Editorial -

Más Editoriales

Editorial

El Editorial | Respeto a la misión médica

A la dolorosa estigmatización por su trabajo, la carencia de elementos de bioseguridad para cumplir con su misión de salvar vidas, las implacables y extenuantes jornadas diarias, y las insufribles condiciones que los arrinconan a la precariedad

Leer
Editorial

El Editorial | Soñar el regreso

En medio de esta incierta pandemia, que no da tregua en su presurosa estrategia de reacomodar todo y a todos, aflora, cada cierto tiempo y de la nada, una ineludible sensación de nostalgia, que podría resumirse en esta magistral frase, “uno vu

Leer
Editorial

El Editorial | A contagiarse del rigor alemán

Ya se dio el primer paso. El Ministerio del Deporte, encabezado por Ernesto Lucena, anunció el martes pasado que dio luz verde a la Dimayor y a la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), para empezar el proceso de reanudación de la Liga profesi

Leer
Editorial

El Editorial | Actuar con prudencia

Acertadas, responsables y consecuentes con el momento que está viviendo Barranquilla y el Atlántico, frente a la expansión de la COVID-19, resultan las decisiones anunciadas, en las últimas horas, por el alcalde Jaime Pumarejo y la gobernadora

Leer
Ver más Editoriales
Cartas de Lectores

Carta al presidente

Plan “Marshall”, para recuperar el sector hotelero.

En toda la historia de la economía moderna, el sector Hotelero Colombiano nunca había transitado por un momento tan difícil, por eso se requiere la implementación inmediata de lo que denomino un “ Plan Marshall ”, para rescatar el sector de la situación que atraviesa en la actualidad a raíz del COVID-19, cuyo proyecto de salvamento, lo resumimos en siete puntos Como primera instancia, el Gobierno Nacional a través de los bancos, debe desembolsar recursos que requieran los hoteles, en donde el Estado garantice a las entidades financieras el pago del 100% de las obligaciones, y que estos actúen simplemente como canal de la entrega de los dineros, sin que exista el cobro de intereses los dos primeros años y plazos hasta de 5 años.

Además, apoyar a todos los hoteles que tengan leasing inmobiliarios vigentes, para que Leasing Bancoldex, adquiera estos activos, y les conceda a los empresarios hoteleros, que hayan utilizado esta modalidad para financiarse, los dos primeros años sin cobro de intereses y plazos de hasta 15 años. Esta actividad no afectaría el presupuesto de la Nación, ya que todos estos dineros serían reembolsados. Como segundo punto, y con el fin de lograr mantener la gran mayoría del empleo que generan los hoteles, que producen un empleo directo y cinco indirectos por cada habitación que tenga el hotel, el Ministerio del Trabajo debe incrementar el subsidio por cada trabajador hotelero al 100% del SMML y extender esta subvención hasta por 6 meses.

Este sería uno de los mayores gastos que haría el gobierno en este esquema de salvamento, ya que afectaría a la Nación en $765.000 Millones, pero salvaría más de 140.000 empleos directos que genera el sector. Como tercera medida, proponemos que desde la fecha hasta diciembre del 2022, se debe eliminar el cobro del IVA e Impoconsumo de todo lo facturado por los hoteles, sobre lo cual la DIAN dejaría de percibir la suma aproximada de $800.000 Millones en los proximos 3 años, ya que esto generaría en forma inmediata una mayor utilización de los servicios hoteleros. En cuarto lugar, la exoneración del pago de parafiscales para los hoteles por lo que resta del 2020, lo que afectaría el presupuesto de la Nación máximo por $170.000 Millones.

Un quinto elemento, proponemos abolir el cobro de la sobretasa a la energía para hoteles, que implicaría un ahorro al sector de $74.000 Millones al año. Como sexto componente dentro de nuestro planteamiento, estaría el apoyo de las alcaldías distritales y municipales, con el no cobro del impuesto predial ni del ICA para los años 2020 y el 2021. Por último, y como séptima acción, el Gobierno debe destinar todos los recursos de FONTUR, para que los hoteles establezcan rigurosos protocolos de bioseguridad y cuenten con los equipos y elementos necesarios para lograr dicho objetivo, como también para promocionar el destino Colombia a nivel nacional e internacional, haciendo enfásis en este aspecto.

Señor Presidente Duque, la solución integral de este problema que hoy esta sumido el sector hotelero, no se puede dilatar más, esta propuesta le costaría al país solo $1.81 Billones, o sea, menos del 1% del Presupuesto de un año de Colombia, suma despreciable al lado de los gastos del Ministerio de Defensa que son $35.6 Billones, por lo que propongo, se cree una mesa de trabajo, conformada por el Ministerio de Hacienda, Trabajo, Planeación Nacional y Cotelco Nacional en donde se discutan estos temas y se cristalicen en muy corto plazo estas ideas, que considero que serían la tabla de salvación para el sector hotelero en este momento y lo que es más importante la subsistencia de más de 840.000 personas en el país.

Fabio Tarud Jaar Gerente General y Comercial Hotel Barranquilla Plaza

 ftarud@hbp.com.co

Más Columnas de Opinión

José Consuegra

¿La vacuna salvadora?

La vacuna contra el ébola tiene hasta ahora el récord del menor tiempo en demostración de eficacia: un año, lo que es considerado un hito en la historia de estas investigaciones. Comúnmente, la elaboración de estos biológicos tarda entre 4

Leer
José Félix Lafaurie

La plata del campo V

Concluyo este ciclo con un tema que, a pesar de su importancia, ha sido relegado por la política pública agropecuaria, dejándoselo, cuando mucho, a la cooperación internacional. Me refiero a La Asociatividad.

La política pública de

Leer
Fernando Giraldo

Ambigüedades

Hagamos un recorrido de lo ocurrido al primero de junio. Teníamos dos alternativas: la primera consistía en no cerrar la vida social para preservar la economía y atender la emergencia con los recursos que se tenían; este escenario nos era dif

Leer
Ricardo Plata Cepeda

Novilidad ¿ahora sí?

El símil se me ocurrió leyendo “La revolución del nega-vatio”, del físico Amory Lovins, quien en 1989 acuñó ese término como el vatio que no se consume, el que se evita gracias al cambio de actitud guiado por la racionalidad y que se lo

Leer
Ver más Columnas de Opinión
Opinión

El camino de Duque

El remate de gobierno del presidente Iván Duque encontró su camino con el coronavirus.  Tiene un plan de desarrollo con metas y propósitos definidos, pero él será recordado por el manejo que le dé a la pandemia.

Cada presidente es identificado con un tema específico: Gaviria con la Constitución del 91, Samper el Sisbén, Pastrana con la búsqueda de la paz, Uribe y su lucha contra la guerrilla y Santos por acuerdo de la paz con las Farc. Para Duque este es un momento decisivo, por eso ha organizado una política integral.

Sus contradictores desconocen su eficacia, pero en las encuestas, la gente admite el avance. Clave de la unidad nacional, despertar pasión y poner orden en todos los niveles. Lo prioritario es pasar la tormenta y conducir, en esta primera etapa, la salud y la economía tal como se ha hecho, con toques de queda, cuarentenas, parálisis del transporte aéreo y distancia social. Hay que evitar la muerte y el hambre a toda costa.

Aún no hay información exacta de cómo será el proceso de recuperación de la economía mundial, porque todavía estamos en la tormenta. Es muy difícil preguntarle a un piloto en medio de la turbulencia cómo será el final del vuelo. Hay que salir primero de la situación.

Los economistas tienen un gran desafío: estudiar y cuantificar los recursos necesarios para un manejo económico integral que combine distintos escenarios de inversiones y apoyos que debe hacer el Gobierno nacional. Habrán nuevas teorías y nuevos capítulos en los libros futuros que estudien esta tormenta económica que ni siquiera tiene nombre aún.

Los expertos no saben si es un “crash” momentáneo o una recesión prolongada. Duque debe dedicarse a tres grandes frentes de trabajo: el manejo de la salida del túnel, diseñar cómo será la recuperación de la economía después de esta crisis y la continuidad del trabajo del Gobierno como se tenía previsto porque esto no se puede paralizar. Entonces, son dos equipos diferentes: el que busca la salida del túnel y el que materializa el plan de desarrollo.

Importante la actitud que refleja el presidente en su programa de televisión: preocupado, comprometido y especialmente sensible ante los más afectados. Hay que implementar las medidas de protección necesarias para apoyar a los empresarios y trabajadores informales. Así como se programan subsidios a la nómina formal, también hay que dar solución a los informales. La misma Presidencia tiene que liderar un proceso creativo, alegre y dinámico, ahora que todos tenemos tiempo para pensar cómo reducir pobreza y desigualdades, y modernizar la economía.

Hay que evitar lo fácil: caer en el pesimismo. Estimulemos un juego virtuoso entre las mejores ideas que haya para recuperarnos. En Estados Unidos hay apoyos a las empresas pequeñas por US$350.000 millones, el objetivo es mantenerlas abiertas a través del pago de sus nóminas y gastos fijos. En Colombia también lo estamos haciendo de acuerdo con nuestros recursos. Ideas importantes para dar apoyos económicos a la gente son la renta mínima básica propuesta por el jurista Luigi Ferrajoli hace años, y el impuesto progresivo a la riqueza de Thomas Piketty. Hay mucho trabajo para avanzar. ¡Avancemos!

@veranodelarosa

Columna de opinión - Columnista - opinión -

Más Columnas de Opinión

José Consuegra

¿La vacuna salvadora?

La vacuna contra el ébola tiene hasta ahora el récord del menor tiempo en demostración de eficacia: un año, lo que es considerado un hito en la historia de estas investigaciones. Comúnmente, la elaboración de estos biológicos tarda entre 4

Leer
José Félix Lafaurie

La plata del campo V

Concluyo este ciclo con un tema que, a pesar de su importancia, ha sido relegado por la política pública agropecuaria, dejándoselo, cuando mucho, a la cooperación internacional. Me refiero a La Asociatividad.

La política pública de

Leer
Fernando Giraldo

Ambigüedades

Hagamos un recorrido de lo ocurrido al primero de junio. Teníamos dos alternativas: la primera consistía en no cerrar la vida social para preservar la economía y atender la emergencia con los recursos que se tenían; este escenario nos era dif

Leer
Ricardo Plata Cepeda

Novilidad ¿ahora sí?

El símil se me ocurrió leyendo “La revolución del nega-vatio”, del físico Amory Lovins, quien en 1989 acuñó ese término como el vatio que no se consume, el que se evita gracias al cambio de actitud guiado por la racionalidad y que se lo

Leer
Ver más Columnas de Opinión
Opinión

Recreo virtual, por favor

Seamos honestos: no estábamos preparados para las clases virtuales en lo logístico, lo técnico y lo humano. Al menos no las instituciones carentes de esta específica modalidad de educación, que son la mayoría.

Una cosa es un foro académico de vez en vez, en el marco del desarrollo de las nuevas tecnologías, y otra, muy, muy diferente, es la clase virtual propiamente dicha, con todas sus especificidades y herramientas pedagógicas. Y otra, por supuesto, es la presencial. Aquella del docente al frente, no ya en la larga y bostezante cátedra magistral, sino por medio de talleres, intervenciones espontáneas, ejemplos y ejercicios prácticos. La presencial es una educación que tiene más corazón, de la cual carece la otra.

Y no es que las clases virtuales no sean efectivas. No. Esta es una forma de enseñanza y aprendizaje eficaz porque llega masivamente incluyendo sectores de difícil acceso geográfi co o lejos del epicentro desde donde se emite la información. O con profesores y alumnos diseminados en distintos lugares. Pero para poner en práctica ese mecanismo es obligante poseer las estrategias adecuadas por parte del educador, que estimulen la participación y compromiso de los educandos. Pero, afirmar que los contenidos presenciales pudieron pasar a virtuales en menos de dos semanas, es un mayúsculo atrevimiento.

Educar por internet no es lo mismo que manejar redes sociales. Es, afirman veteranos docentes universitarios, un repensar, un reaprender, un reacomodamiento en todos los sentidos, cuando la capacidad y la tranquilidad mental de docentes y estudiantes está en juego a diario.

La pandemia del COVID-19 nos obligó a cambiar de un manotazo la forma de vivir y de enseñar. Hay que estimar, primero y ante todo, el esfuerzo de los docentes, inclusive aquellos con mayor experticia en la virtualidad académica para dar una clase de geometría o historia, mientras al fondo sus pequeños hijos se enfrentan en fraterno duelo, o el olor del almuerzo se cuela hasta sus narices.

La mayoría de las instituciones educativas tienen interconexión con estudiantes y profesores y para que estos lo hagan entre sí, pero la rapidez con la que llegó al mundo el coronavirus produjo plataformas “emparapetadas”, un calificativo que no tiene ánimo de ofender a ninguna institución. El COVID-19 es una pandemia causante de otras pandemias, como son las del impacto económico y social y consecuencialmente el educativo.

En una reciente mesa de trabajo virtual, un grupo de niños y jóvenes de Barranquilla expresó sus inquietudes con el fi n de formular el plan de acción de los próximos cuatro años. ¿Y qué piden los pelaos? Piden que los profes no hagan tan extensas las jornadas, que hagan más recreos, es decir más pausas virtuales, además de continuar con el horario escolar de comienzo de año.

Confiar los sistemas educativos a la tecnología es un privilegio para quienes antes no accedían a ella, solo que la virtualidad deshumaniza y las estrategias se han centrado en los procesos y no en la calidad de la educación.

mendietahumberto@gmail.com

Columna de opinión - Columnista - Educación -

Más Columnas de Opinión

José Consuegra

¿La vacuna salvadora?

La vacuna contra el ébola tiene hasta ahora el récord del menor tiempo en demostración de eficacia: un año, lo que es considerado un hito en la historia de estas investigaciones. Comúnmente, la elaboración de estos biológicos tarda entre 4

Leer
José Félix Lafaurie

La plata del campo V

Concluyo este ciclo con un tema que, a pesar de su importancia, ha sido relegado por la política pública agropecuaria, dejándoselo, cuando mucho, a la cooperación internacional. Me refiero a La Asociatividad.

La política pública de

Leer
Fernando Giraldo

Ambigüedades

Hagamos un recorrido de lo ocurrido al primero de junio. Teníamos dos alternativas: la primera consistía en no cerrar la vida social para preservar la economía y atender la emergencia con los recursos que se tenían; este escenario nos era dif

Leer
Ricardo Plata Cepeda

Novilidad ¿ahora sí?

El símil se me ocurrió leyendo “La revolución del nega-vatio”, del físico Amory Lovins, quien en 1989 acuñó ese término como el vatio que no se consume, el que se evita gracias al cambio de actitud guiado por la racionalidad y que se lo

Leer
Ver más Columnas de Opinión
Opinión

Todos a prueba

Sin temor a equivocarme puedo afirmar que nunca antes en la historia de la humanidad científicos, gobiernos y sociedad civil habían trabajado a nivel global tan unidos persiguiendo un objetivo común: controlar y erradicar la COVID-19.

Condiciones como la desnutrición infantil, la violencia de género o incluso la contaminación atmosférica, solo por citar rápidamente algunas, nunca lograron, más allá de declaraciones grandilocuentes, el concurso decidido a escala planetaria de fuerzas tan poderosas como las descritas antes. Solo algunos “negacionistas” y amantes de las teorías conspirativas, apoyados en la cada vez más peligrosa pseudociencia, se han aventurado a desestimar el nivel de amenaza de esta pandemia en términos de bienestar social. Con la ventaja de ir temporalmente atrás en la evolución de la calamidad, y de trabajar en una institución donde el acceso al conocimiento solo se limita por la capacidad que se tenga para asimilarlo, me aventuro en las próximas líneas a exponer algunas ideas en las que resumo mi visión del momento epidemiológico que vivimos.

El crecimiento de los casos a un ritmo mayor de la media nacional en nuestra Región inquieta. Casos vamos a tener pues estamos en una epidemia, y debemos aprender a vivir con los reportes crecientes en las próximas semanas, especialmente con el retorno a algunas actividades. Lo que no podemos hacer es subestimar el impacto de un contagio masivo indiscriminado en un corto período de tiempo. En todas las latitudes donde ha sucedido, esto desbordó la capacidad de los sistemas de salud. Las estrategias de confinamiento del gobierno nacional y local han mostrado de manera decidida estar orientadas a prevenir cada caso.

Como sociedad debemos apoyar esta estrategia. Ya sabemos el papel que un solo paciente puede llegar a tener en la propagación de la infección. Si podemos, quedémonos en casa porque de nosotros también depende que el número de casos no crezca. Si tenemos que salir el lavado de manos, el uso correcto de tapabocas y el distanciamiento social, son las medidas más efectivas hoy probadas para sobrevivir a la pandemia.

A pesar de las limitaciones del mercado mundial y de las escazas capacidades regionales con las que nos agarró esta pandemia, hemos aumentado nuestra capacidad para realizar pruebas diagnósticas para la COVID-19 en tiempo récord, pero aún necesitamos crecer más. Está claro que la reducción de la cadena de trasmisión o la supresión de ella no depende únicamente de laboratorios haciendo pruebas. De hecho, hoy en día con la sola sospecha que justifique la toma de la muestra se da orden de aislamiento preventivo mientras se reporta el resultado.

Factores adicionales como la técnica de la toma, uso de pruebas de dudosa calidad, o resultados que se prolongan más allá del tiempo aceptable por estándares internacionales, deben ser controlados para poder obtener todo el beneficio del testeo activo y generalizado que deseamos. Necesitamos más pruebas, pero de buena calidad, bien tomadas, bien interpretadas y reportadas oportunamente.

Ha quedado evidenciado que la falta de solidaridad no es exclusiva de un estrato socioeconómico. Con los primeros casos la responsabilidad del contagio se colocó en los clubes sociales, y ahora se movió a las tiendas de barrios. Es hora de convencernos de que para el virus solo existen susceptibles o inmunes, o muy pronto la esperanzadora cifra de pocos hospitalizados cambiará, como cambió en Guayaquil y Cartagena. Necesitamos intervenciones que ayuden a modificar comportamientos, por supuesto acompañadas de decisiones individuales de cambio de actitudes frente a la amenaza.

PD: Con tristeza despedimos al “Pez letrado”, compañero, amigo y contradictor científico que partió. Paz en su tumba y consuelo en sus recuerdos para quienes lo extrañamos.

Email: hmbaquero@gmail.com

Twitter: @hmbaquero

Más Columnas de Opinión

José Consuegra

¿La vacuna salvadora?

La vacuna contra el ébola tiene hasta ahora el récord del menor tiempo en demostración de eficacia: un año, lo que es considerado un hito en la historia de estas investigaciones. Comúnmente, la elaboración de estos biológicos tarda entre 4

Leer
José Félix Lafaurie

La plata del campo V

Concluyo este ciclo con un tema que, a pesar de su importancia, ha sido relegado por la política pública agropecuaria, dejándoselo, cuando mucho, a la cooperación internacional. Me refiero a La Asociatividad.

La política pública de

Leer
Fernando Giraldo

Ambigüedades

Hagamos un recorrido de lo ocurrido al primero de junio. Teníamos dos alternativas: la primera consistía en no cerrar la vida social para preservar la economía y atender la emergencia con los recursos que se tenían; este escenario nos era dif

Leer
Ricardo Plata Cepeda

Novilidad ¿ahora sí?

El símil se me ocurrió leyendo “La revolución del nega-vatio”, del físico Amory Lovins, quien en 1989 acuñó ese término como el vatio que no se consume, el que se evita gracias al cambio de actitud guiado por la racionalidad y que se lo

Leer
Ver más Columnas de Opinión

Páginas

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web