Mundo

“Era un deber viajar a esta tierra martirizada”: Francisco

El sumo pontífice llegó a Irak, donde pidió a la comunidad internacional por la paz. Pidió no usar el nombre de Dios para “justificar” la violencia.

El papa Francisco llegó este viernes a Bagdad en la primera visita de un pontífice a Irak, donde se acercará a la castigada comunidad cristiana del país, que fue brutalmente perseguida por los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) tras ocupar partes del territorio durante tres años.

Tal y como estaba previsto, el vuelo de la compañía Alitalia aterrizó en el aeropuerto de Bagdad sobre las 14.00 hora local (11.00 GMT) para iniciar una visita que durará tres días.

El papa fue recibido al pie de la escalera del avión por el primer ministro, Mustafa al Kazemi, a quien estrechó la mano y dos niños con trajes tradicionales le ofrecieron flores.

En una discreta ceremonia de bienvenida, como es tradicional se presentaron las delegaciones de ambos Estados y sonaron los himnos.

En la delegación vaticana que acompaña al papa están el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, también el prefecto de la congregación para las Iglesias Orientales, el cardenal argentino Leonardo Sandri y el cardenal español Miguel Ángel Ayuso, a la cabeza del Pontifico Consejo para el Dialogo religioso, entre otros.

Su primer acto oficial será la reunión con el presidente del país, el kurdo Barham Saleh, y el discurso que pronunciará en el palacio presidencial ante las autoridades y miembros del cuerpo diplomático.

En solo tres días, el pontífice irá al sur de Irak, a Ur de los Caldeos, y al norte, a la llanura de Nínive y las ciudades de Mosul y Qaraqosh, destrozadas por el EI y donde se concentraba la población cristiana que ha quedado reducida a la mitad, además de a Erbil, la capital del Kurdistán, que dio cobijo a los que huían de los yihadistas.

Según fuentes de la seguridad de la presidencia iraquí, el coche que utilizó el papa para trasladarse desde el aeropuerto de Bagdad al palacio presidencial para entrevistarse con el presidente, el kurdo Barham Salih, era un "BMWwi750 special" blindado.

Francisco viajó escoltado por varios vehículos de las fuerzas de seguridad del país.

Durante el recorrido, centenares de personas acudieron a los bordes de las carreteras para poder ver el convoy donde viajaba el pontífice argentino.

El papa Francisco acude a Irak para homenajear a los cerca de 300.000 cristianos que quedan en el país, frente a los aproximadamente 1.500.000 que había en 2003, época en la que se exacerbó la violencia sectaria.

Las primeras reuniones

El primer acto de Francisco, que llegó este viernes a Irak para una visita de tres días, tras 15 meses sin viajar por la pandemia, fue reunirse en privado durante media hora con el presidente del país, el kurdo Barham Saleh, que le recibió a la puerta del palacio presidencial.

Después y ante centenares de personas reunidas allí, entre autoridades y miembros del cuerpo diplomático, el papa se presentó como "penitente que pide perdón al Cielo y a los hermanos por tantas destrucciones y crueldad" y "como peregrino de paz".

En un país que ha vivido los últimos 20 años en guerra, clamó para que finalmente "callen las armas, que se evite su proliferación, aquí y en todas partes. Que cesen los intereses particulares, esos intereses externos que son indiferentes a la población local".

"No más violencia, extremismos, facciones, intolerancias", agregó.

Destacó entonces que "la comunidad internacional tiene un rol decisivo que desempeñar en la promoción de la paz en esta tierra y en todo Oriente Medio" y citó "el largo conflicto en la vecina nación de Siria, de cuyo inicio se cumplen en estos días ya diez años".

Y esperó "que las naciones no retiren del pueblo iraquí la mano extendida de la amistad y del compromiso constructivo, sino que sigan trabajando con espíritu de responsabilidad común con las Autoridades locales, sin imponer intereses políticos o ideológicos".

No usar el nombre de dios para justificar el terrorismo

Ante el terror del extremismo islámico que se ha vivido en el país, el papa recordó que "la religión, por su naturaleza, debe estar al servicio de la paz y la fraternidad" y que "el nombre de Dios no puede ser usado para justificar actos de homicidio, exilio, terrorismo y opresión".

El papa, que ha venido a reconfortar a los cristianos que fueron brutalmente perseguidos durante la invasión del Estado Islámico en 2014, quiso recordar que "entre los tantos que han sufrido, a los yazidíes, víctimas inocentes de una barbarie insensata e inhumana, perseguidos y asesinados a causa de sus creencias religiosas, cuya propia identidad y supervivencia se han puesto en peligro".

Tras escuchar el discurso del presidente iraquí, también realizó un llamamiento para que las autoridades "concedan a todas las comunidades religiosas reconocimiento, respeto, derechos y protección" ya que muchos cristianos lamentan que no se les garanticen algunos derechos.

Asímismo, pidió a los políticos que en esta fase de reconstrucción del país "combatan la plaga de la corrupción, los abusos de poder y la ilegalidad", pero al mismo tiempo "edifiquen la justicia, que crezca la honestidad y la transparencia, y que se refuercen las instituciones competentes".

También tuvo palabras sobre la pandemia y agregó que, aunque todos están colaborando, esta crisis requiere esfuerzos comunes "para dar los pasos necesarios" y "entre ellos una distribución equitativa de las vacunas para todos". Las primeras vacunas llegaron a Irak sólo hace unos días.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
Pre-inscríbete aquí

Formulario de inscripción

¡Pre-inscripción completada!

Tus datos han sido enviados de manera exitosa, dentro de muy poco tiempo te estaremos contactando.

Descrube más en www.unimagdalena.edu.co

Más noticias de:

  • Papa Francisco
  • visita
  • iraq
  • Cristianismo
  • islamistas
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web