El Heraldo
Mundo

Corea del Norte, en pleno brote covid, no ha aplicado vacunas: ¿por qué?

El país asiático, que ya registra 50 muertes por covid-19 y más de un millón de casos sospechosos, no cuenta con plan de vacunación y tiene poca capacidad de testeo.

Las medidas tomadas por Corea del Norte para impedir a toda costa la llegada del virus causante de la covid-19 a su territorio parecen haber perdido su efectividad y ahora, más de dos años después de iniciada la pandemia, el país enfrenta su “mayor calvario”, tal como lo calificó el mismo Kim Jong-un.

El país anunció el pasado jueves 12 de mayo sus primeros casos de covid-19 y declaró la “emergencia máxima”, confirmando así su primer brote de la enfermedad que fue detectada por primera vez en el mundo a finales de 2019, en Wuhan, China.

Hasta la fecha, las autoridades norcoreanas han cifrado en 50 las muertes por covid-19 y en más de 1,21 millones los casos sospechosos desde que la variante ómicron BA.2 comenzó a propagarse, al parecer, a finales de abril.

Siendo esta la primera batalla de Corea del Norte contra el virus, y teniendo conocimiento sobre su capacidad de propagación y severidad de la enfermedad en la población de riesgo, todas las alertas están encendidas y el líder norcoreano Kim Jong-un ha ordenado endurecer las medidas de contención.

Sin embargo, la preocupación por la crisis sanitaria es agravada por la incertidumbre que genera la reducida capacidad de testeo y la falta de un plan de vacunación, pues en este país asiático no se ha aplicado una sola dosis de las múltiples alternativas de vacunas contra la covid-19 aprobadas por la Organización Mundial de la Salud.

Confinamiento absoluto

Desde que comenzó la pandemia, Corea del Norte ha permanecido prácticamente en una burbuja. En 2020 cerró fronteras y sometió a sus habitantes a una cuarentena estricta que poco a poco se fue flexibilizando con la apertura del comercio interno, pero sin contacto con el exterior.

Ahora, con el nuevo brote, el régimen norcoreano decidió volver a confinar ciudades enteras, así como establecimientos de comercio.

“De acuerdo con las medidas de emergencia adoptadas por el Partido y el Gobierno, todas las provincias, ciudades y distritos del país han sido totalmente confinados y las unidades de trabajo, producción y residenciales aisladas entre sí desde la mañana del 12 de mayo”, informó la agencia estatal de noticias KCNA.

Al mismo tiempo, las autoridades sanitarias empezaron a practicar exámenes médicos “estrictos e intensivos” a todas las personas.

Además, la agencia indicó que se han dispuesto equipos de emergencia e investigación para rastrear las vías de infección y el origen del brote, y se están enviando suministros médicos a hospitales, clínicas y otros centros similares.

No obstante, la distribución de medicamentos ha sido fuertemente criticada por el líder Kim Jong-un, quien manifestó este lunes que la orden de emergencia para liberar y suministrar las reservas estatales de medicinas a las farmacias de manera ininterrumpida aún no se está cumpliendo.

En ese sentido,  culpó a los funcionarios a cargo de la operación y a la fiscalía por no “ejercer la supervisión legal” del proceso.

Por esa razón, Kim Jong-un impartió una nueva orden especial para que el ejército pueda reforzar esa cadena de suministro.

¿Y las vacunas?

Según la Organización Mundial de la Salud, las vacunas contra la covid-19 son, hasta el momento, la herramienta más importante para controlar la pandemia.

Aunque los confinamientos, el uso de tapabocas, el distanciamiento social, el control de aforos, entre otras medidas, han sido de gran ayuda en el manejo de la pandemia, sin duda las vacunas han significado la mayor garantía para superar los catastróficos efectos del virus.

Sin embargo, Corea del Norte no ha aceptado vacunas para proteger a su población, que hasta hace menos de un mes no se había visto afectada por la enfermedad y sus consecuencias a nivel sanitario, psicológico, económico y alimentario.

El régimen se ha negado a aceptar dos envíos de vacunas fabricados por AstraZeneca y Sinovac por parte del mecanismo COVAX y es, junto con Eritrea, el único país que no ha reportado una sola inoculación a la OMS.

Esto parece deberse a la negativa del régimen a que personal foráneo entrase en el país para ayudar a preparar las cadenas de frío necesarias para distribuir y almacenar vacunas, requisito de COVAX para entregar los casi 5 millones de dosis que Pionyang (capital norcoreana) acabó rehusando.

Algunos expertos creen que Corea del Norte pudo rechazarlas a su vez para que el país, que hace de la autosuficiencia su máxima, no dependa de ningún actor externo.

También, que la vacuna que trata de desarrollar proceda o bien de “ingeniería inversa” practicada sobre muestras obtenidas de China y Rusia o de información cosechada en ataques informáticos sobre laboratorios.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.