El Heraldo
Yeimily afirma que nació para contribuir a la construcción de una infancia feliz.
Orlando Amador Rosales
Millennials

La causa que hace sonreír a Yeimily Medrano

La pedagoga infantil se ha dedicado a trabajar con la primera infancia. A su vez, su foco ha sido la estimulación del desarrollo en niños con autismo. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

En el mundo hay quienes creen con convicción que nacieron con un propósito de vida. En lo que respecta a la barranquillera Yeimily Medrano Cásseres, su misión ha sido “contribuir a la construcción de una infancia feliz desde la pedagogía y la creatividad”.

En su proceso ha tenido de aliada su formación actoral, además de sus conocimientos como pedagoga creativa y magíster en Orientación Educativa para Familias. Principalmente la actuación le ha dado —además de alegrías— la expresión corporal para adentrarse y conectarse con el mundo de los niños.

Es así como hoy día su público adulto, que la siguió de cerca en las producciones: Padres e hijos, Tierra de cantores, Historia de dos hermanos, y Tu voz estéreo —por solo mencionar cuatro—  cambió por bebés entre los seis meses hasta los dos años.

Hace tres años, el mismo tiempo que lleva radicada en la capital atlanticense, diseñó el programa Musicking Babies. Este proyecto logró ponerlo en marcha en algunos centros educativos como El Nido Altamira y Play Ground. Su enfoque principal es estimular musical e integralmente a la comunidad infantil. Aún lo sigue desarrollando, pero de forma virtual, involucrando a los padres o al cuidador, y permitiendo que los niños manipulen instrumentos de percusión menor, además de promover su lenguaje cantando con las sílabas “pam” y “la” y, a su vez, fortaleciendo el vínculo afectivo con quienes los acompañan.

De manera paralela Yeimily, de 36 años, se dedicó a crear sesiones personalizadas de estimulación para la población de la primera infancia con Trastorno del Espectro Autista (TEA). La idea surgió con el propósito de incentivar a los niños que presentan dicha condición para que potencialicen sus habilidades cognitivas y de motricidad fina y gruesa, mediante la parte artística (cantando) y la ludoterapia (juego con efecto terapéutico).

“A partir de una experiencia que tuve con un niño que presentaba el diagnóstico empecé a interesarme por el tema y descubrí que aunque muchas personas los ven como discapacitados, la realidad es que no lo son porque tienen muchas capacidades para explotar. Ahora, no se busca negar el diagnóstico y el proceso terapéutico que necesitan, sino que los padres se pongan a la tarea de descubrir para qué es bueno su niño”.

 

Como pedagoga infantil, Yeimily Medrano asegura que el juego cumple un papel fundamental en el desarrollo de los niños. Orlando Amador Rosales

Desde ese trabajo que inició, y que aún continúa, nació su campaña: “Soy mamá de un hijo extraordinario”. Esta empezó el pasado 28 de marzo, mediante una transmisión por YouTube, que tuvo como fin enviar el mensaje: “Tú tienes el poder de elegir cómo te relacionas con el diagnóstico”. La iniciativa también le apuntó a vender algunas camisetas con mensajes, con el propósito de recaudar fondos para la compra de mercados que se entregaron a familias vulneradas con niños que presentaran el diagnóstico. Fue así como, con el apoyo de varias fundaciones y de la Policía Nacional, entregaron la semana pasada un total de 110 mercados en Barranquilla y en el municipio de Soledad. 

Su propósito de ahora en adelante es continuar con esta labor en conjunto con su equipo, conformado por una psicóloga, una licenciada en educación especial y una fonoaudióloga. La dinámica de la campaña seguirá siendo la misma, pero con un plus que se enfocará en entrenar a las mamás de escasos recursos con hijos que presenten el trastorno.

“El TEA para mí es un diagnóstico en el niño, pero no el pronóstico de su vida, de modo que mi invitación a los padres siempre será a que se pongan la camiseta y se arriesguen a correr la carrera más apasionante: la del desarrollo de su hijo (…) En el proceso del chiquito se necesitan padres capaces de intervenir sus emociones de manera saludable, dispuestos a interactuar, observándolos y exponiéndolos a una gran cantidad de experiencias a nivel corporal y artístico, acompañándolos siempre con su proceso terapéutico. También se necesitan a padres determinados que crean firmemente en las capacidades del niño para que así puedan entrar a potencializarlos”.

Yei, como es conocida, agrega que le inquieta el encierro de los niños justo ahora cuando las clases son impartidas desde la virtualidad, a causa de la pandemia. Se cuestiona porque surge un gran interrogante que está orientado a cómo los más pequeños desarrollarán sus relaciones socioafectivas con sus pares, especialmente a partir de los dos años. Su sugerencia al respecto es que mamá y papá se quiten los zapatos, se despojen de sus uniformes de trabajo y se tiren al piso a jugar.

“Sé que es complicado porque en estos tiempos la gente suele manejar una carga laboral fuerte, pero es necesario que tengan la disposición. El juego es fundamental en la etapa infantil para su desarrollo. Ahora, se debe tener en cuenta que sus efectos —entre otras cosas— generan relajación tanto en los niños como en los padres”.

A este punto está claro que Yei es una apasionada por la infancia, sin embargo su esencia actoral sin duda sigue presente. Es más, se promete a sí misma que nunca renunciará a esta profesión. En su tiempo libre le gusta hacer ejercicio, leer artículos científicos y dedicarse a su certificación en Coaching para el Desarrollo Personal.

En el proceso del chiquito con TEA se necesitan padres dispuestos a exponerlos a muchas experiencias a nivel corporal y artístico
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Entrevista
  • Primera infancia
  • Modelo Pedagógico
  • Actriz
  • barranquillera
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.