El Heraldo
Momentos en que vándalos entran a un establecimiento comercial para saquearlo.
Cortesía
Judicial

¿Qué ocurre en las mentes de quienes hacen parte de los saqueos?

Una psicóloga, un abogado y la Policía explican, desde sus visiones, los efectos de estos actos ocurridos contra 33 locales en Barranquilla y Soledad.

Muchas personas se preguntan, al ver las noticias de saqueos y vandalismo, qué pasa en las mentes de las personas que ingresan a establecimientos de comercio a robar y destruir lo que encuentren a su paso.

Los casos quedaron registrados en decenas de videos que circularon a través de las redes sociales y en los que se podía evidenciar la forma en que las personas ingresaban a los establecimientos de comercio para cometer estos actos violentos. Muchos de los saqueadores no ocultaban sus rostros mientras se llevaban los artículos que agarraban.

También en varios de esos videos se puede observar que las personas solamente partían los vidrios de los negocios o los rayaban, pero no terminaban llevándose los objetos que estaban dentro de los locales.

Una cámara de seguridad que captó los momentos en lo que varias personas saquearon un local.

Desconexión moral

La psicóloga Mónica Bassil, magister en desarrollo social y coordinadora de Bienestar de la Universidad Sergio Arboleda sede Barranquilla, sostuvo que en las personas que realizan este tipo de actos hay una desconexión moral.

“Hemos visto que en las personas que han decidido saquear y vandalizar estos locales comerciales hay una desconexión moral, porque no tienen un sistema de autorregulación interna moral que les permita detener sus acciones que, en varios de los casos, iniciaron solo con unirse a la protesta social y terminan desviándose de ese propósito”, explicó la experta.

Asimismo, Bassil sostuvo que en gran parte de la sociedad los actos de violencia “se han ido legitimando” como un canal acertado para la resolución de conflictos que, en varias oportunidades, han terminado en hechos lamentables.

“La educación no solo es la que brinda una institución educativa, sino la que viene de casa, de esos valores que nuestros padres nos han infundado, pero si existen o crecen en entornos llenos de violencia ese será su reflejo ante situaciones adversas que requieren de diálogo y otros mecanismos para dar una solución”, agregó.

La noche en que el vandalismo no durmió en Barranquilla

La experta también hizo énfasis en que es necesario conocer el estado de la salud mental de las familias de esas personas que cometieron esos actos para poder trabajar en el control de sus acciones.

En 2011, el profesor John Pitts, un criminólogo que asesoró a varias autoridades locales en Reino Unido en temas relacionados con jóvenes y pandillas, explicó a la BBC de Londres que los saqueos le “otorgan poder inmediato a aquellos que no lo tienen” y eso es “muy contagiante”.

“Psicólogos afirman que una persona pierde su identidad moral cuando se encuentra en medio de un grupo grande. Además, la empatía y la culpa –dos cualidades que nos impiden comportarnos como delincuentes– se corroen en un momento como esos”, dijo el académico.

Un balance

Por su parte, el general Diego Hernán Rosero Giraldo, comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, sostuvo que en medio de los días de manifestaciones, en los que hubo actos vandálicos, se tuvo que utilizar la fuerza razonable proporcional para controlar la situación.

“Hubo intervenciones del Esmad por los saqueos e intento de robo que se conocieron. También tuvimos personal de reacción inmediata que apoyaba los sitios donde el orden público se tornaba difícil. En total fueron 27 capturas que se tuvieron y un número importante de traslados a la UCJ por los desórdenes que se generaron”, detalló el oficial en diálogo con este medio.

De las personas que fueron capturadas, algunas ya pasaron la etapa de judicialización por delitos como hurto, daño en bien ajeno y agresión contra servidor público.

“Tuvimos afectaciones en la infraestructura y saqueos en varios establecimientos comerciales ubicados entre Soledad y Barranquilla. En videos de cámaras de seguridad quedaron evidenciadas las formas en las que destruían y robaban estos sitios, pero ya estamos trabajando en su individualización”, agregó el general Rosero.

El oficial detalló que fueron 33 los establecimientos comerciales vandalizados y algunos saqueados en Barranquilla y de Soledad.

Uno de los afectados por estos actos violentos fue el estilista y empresario Kevin Mendoza, cuyo negocio fue atacado por un grupo de jóvenes. Su historia le puso rostro a varios de los comerciantes que fueron víctimas de estos actos. Según Fenalco Atlántico, los destrozos y el robo de productos en diferentes zonas comerciales asciende a los $4.000 millones.

Grupo que fomentó los desmanes no formaba parte de la manifestación: Policía

Consecuencia penal

Para el abogado penalista Andrés Felipe Caballero, salir a protestar por los motivos que decidan las personas es un derecho constitucional, pero sin violencia, porque al incurrir en ella pueden enfrentarse a un proceso judicial que en algunos casos podría derivar en la encarcelación de la persona que protagonice el acto violento.

“Aunque el vandalismo no es un tipo penal se puede tipificar como delito si ocurre hurto, incendio, asonada, obstrucción a vías públicas, según la magnitud de los hechos que ocurran”, explicó Caballero.

El jurista también aseguró que en los casos más extremos, la persona que haya sido capturada cometiendo estos actos puede ser judicializada por el delito de rebelión, pues buscan crear zozobra entre la población.

Cabellero indicó que en los casos en los que interviene la Policía para evitar estos saqueos, “no se puede satanizar o criminalizar” el uso de la fuerza por parte de agentes del Estado, pues deben seguir un estricto lineamiento y en caso de vulnerarlos, los uniformados podrían ser sancionados penalmente y  disciplinariamente.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • robos
  • saqueos
  • Vandalismo
  • Policía Nacional
  • Expertos
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.