Judicial

Cuando los criminales ven a los menores como una herramienta

De acuerdo con la Defensoría del Pueblo, factores estructurales de ciertas zonas de la ciudad hacen que los infantes sean más vulnerables.

A Nicolás le arrebataron su infancia. Tuvo que olvidarse de carritos de plástico y balones de fútbol para dedicarse al nefasto negocio de su familia: la venta de marihuana.

Lo obligaron a cambiar su inocencia por la astucia requerida para transportar la droga, y las clases de suma y resta que aprendió en siete años de escuela solo le sirvieron para saber cuánto dinero debía recibir por cada envío. Nicolás dejó de ser un niño y se convirtió en un instrumento para la delincuencia.

Camila corrió con la misma suerte, pero ella fue arrebatada de su familia campesina por un grupo guerrillero, el cual inicialmente entrenó con armas de madera y al pasar del tiempo le hicieron cambiar la mentalidad, a tal punto que su único objetivo era hacerles daño a los soldados del Ejército colombiano.  

Estos dos ejemplos son algunos de los cientos de casos que les suceden a los niños, niñas y adolescentes del país que son instrumentalizados para la comisión de delitos. En ocasiones, son utilizados hasta por sus propias familias.

Algunos de ellos no tienen opciones, solamente nacen rodeados de conocidos que los sumergen en esas aguas de actividades ilegales, sin importarles que esta práctica amenaza y vulnera sus derechos, aparte de someterlos a situaciones que ponen en riesgo su vida y su integridad.

Instrumentalización

La Policía señala que una de las actividades ilícitas en las que los delincuentes emplean a menores es en los hurtos.

“Hemos observado cómo algunas personas, muchas de ellas mujeres, llevan a los infantes a establecimientos de grandes superficies a robar elementos. Hay casos en que los niños van vestidos con el uniforme de colegio y con los morrales. La persona adulta, una mujer, introduce los objetos hurtados de las estanterías en los morrales de los niños”, dijo el general Diego Hernán Rosero, comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla. 

Así como hay personas que utilizan a los niños, niñas y adolescentes para realizar los robos, también hay otras que los instruyen para el negocio de los narcóticos.

“Otro es en el tema del tráfico local de estupefacientes, donde utilizan a algunos adolescentes, varios de ellos consumidores, quienes se encargan de buscar a otros jóvenes e inducirlos en ese  mundo y después sirven como ‘campaneros’ o para el transporte mismo de la droga, ocultándola en su cuerpo y de esta manera los instrumentalizan. Es algo que se tiene detectado ya desde hace muchos años”, explicó el comandante. 

El oficial enfatizó en que la institución tiene un grupo especializado de Infancia y Adolescencia que es el encargado de velar por los derechos de los menores que son utilizados para estas prácticas.

“Hemos tenido ya algunos casos de captura como en el que se detuvieron a tres personas que instrumentalizaban a los niños, niñas y adolescentes, específicamente para el tráfico local de estupefacientes” agregó. 

Por este delito se puede pagar hasta 20 años de cárcel.

Desde los nueve años

En su más reciente alerta temprana para Barranquilla, la Defensoría del Pueblo advierte sobre el uso de niñas, niños y adolescentes para la comisión de delitos. 

De acuerdo con la entidad, en ciertas zonas identificadas “se conjugan factores estructurales” que hacen a los menores “más vulnerables” de ser vinculados a estructuras criminales.

Dichos factores estarían relacionados directamente con la violencia intrafamiliar y sexual a la que son expuestos los menores, sumado al trabajo infantil.

“Durante el monitoreo llevado a cabo por el Sistema de Alertas Tempranas se pudo establecer que el uso ilícito de menores se da a partir de los nueve años  y que son utilizados principalmente para: actividades de vigilancia, como informantes y mensajeros; transporte de suministros, armas y elementos de apoyo para el grupo; transporte de sustancias ilícitas; tráfico o microtráfico de sustancias ilícitas; hurtos, inducción al reclutamiento, extorsión, explotación sexual y sicariato”, dijo  la entidad en el documento.

En este contexto, asegura la Defensoría, los actores ilegales que “controlan el territorio” casi siempre  aparecen como una alternativa para conseguir “satisfacer necesidades básicas” que presentan los menores. 

“El crimen organizado invita a un estilo de vida de dinero fácil y les da a los menores una sensación de poder y control sobre sus propias vidas que las vulnerabilidades socioeconómicas les habían arrebatado”, explica el documento.

Atención especializada

De acuerdo con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), desde el 2019 hasta la fecha, 88 niños, niñas y adolescentes han ingresado al sistema de protección del instituto por haber sido víctimas de utilización por parte de algún grupo armado ilegal en el país.

Por ende, el instituto tiene estructurada una ruta para cuando se recibe la información del hallazgo de un menor que está siendo instrumentalizado por adultos para cometer hechos delictivos. 

“Cada vez que el Icbf recibe una víctima de este delito, activa toda la ruta en articulación con la familia y las demás instancias del Sistema Nacional de Bienestar Familiar, encargadas de protegerlos. Inicia un proceso administrativo para restablecerlos y para garantizar que reciba toda la atención especializada que requiere”, señaló la entidad. 

Cabe precisar que, a diferencia del reclutamiento, la utilización se refiere a la participación indirecta de los niños, niñas o adolescentes en actividades de grupos armados o delictivos, ya sea de manera permanente u ocasional, sin que ello implique ser separado de su entorno familiar y comunitario.

Entre el 2020 y febrero de 2021, el Icbf atendió 131 niños, niñas y adolescentes, víctimas de amenaza contra su vida e integridad personal por parte de grupos armados ilegales. El 70 % de ellos tiene entre 12 y 17 años.

Según el Código Penal colombiano, el que induzca, facilite, utilice, constriña, promueva o instrumentalice a un menor de 18 años a cometer delitos o promueva dicha utilización, constreñimiento, inducción, o participe de cualquier modo en las conductas descritas incurrirá en prisión de 10 a 20 años. 

Caen señalados de hacer que menores vendieran droga
Estas personas fueron capturadas por instrumentalizar a menores.

La Policía capturó a tres personas señaladas de instrumentalizar a menores de edad para delinquir, así lo anunció la institución luego de realizar un allanamiento en una casa del barrio Villa Cecilia, de Soledad.

El operativo que se llevó a cabo en la carrera 44 con calle 54 dio como resultado la desarticulación de la banda delincuencial denominada ‘Los Heroicos’, que, según la Policía, se dedicaba desde hacía tres años al tráfico y porte de estupefacientes en los alrededores de centros educativos y parques de ese municipio.

Durante la detención, los señalados, identificados como Hansel Jesús Garavito Orellano, José Manuel Pérez Pérez y Jacqueline Esther Zambrano Tovar fueron trasladados a la URI de la Fiscalía para que respondan por los delitos de concierto para delinquir y tráfico y porte de estupefacientes, conexo a la instrumentalización de menores para la comisión de delitos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • menores de edad
  • Captura
  • Microtráfico
  • drogas
  • Policia
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.