El Heraldo
Una mujer operaria del sector textil trabaja en su máquina de coser sobre unas prendas de vestir. Josefina Villarreal
Economía

Las acciones que buscan mitigar el impacto de la inflación en el Atlántico

Aumento del subsidio de transporte y bonos extras, son algunas de las propuestas lideradas por un grupo de empresarios y la Cámara de Comercio. Analistas e Intergremial mostraron su apoyo.

Un grupo de empresarios en conjunto con la Cámara de Comercio de Barranquilla presentaron esta semana una iniciativa que busca mitigar el impacto que produce la inflación en los trabajadores de menores ingresos en el Atlántico.

En la propuesta destacan cuatro acciones como respuesta a este fenómeno y que pretende que el empresariado pueda vincularse para lograr una sociedad “más unida” y mejorar las condiciones de vida de la población.

Estas medidas fueron propuestas debido a que, según el último reporte del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), la variación del IPC para los hogares más vulnerables fue del 10,68 %, mientras que para los de mayores ingresos se ubicó en 7,73 %.

De acuerdo con Charles Chapman, de la firma Chapman & Asociados y uno de los impulsadores de esta campaña, la iniciativa denominada ‘Empresarios con empatía’ es un poco el reflejo de “muchas acciones que los empresarios han hecho por la gente y el país”.

Frente a la coyuntura de la alta inflación, indicó que es un fenómeno mundial del que Colombia no se escapa y que afecta a las personas de menores ingresos porque lo que más ha subido –según dijo– son los alimentos y transportes.

Sostuvo que la primera de las alternativas es aumentar el subsidio de transporte en $37.000 para llevarlo a $150 mil mensuales, y dicho beneficio pueda darse incluso de manera retroactiva.

La segunda propuesta que sugieren es que los bonos de resultados de diciembre se puedan adelantar parcialmente ahora en junio, de tal manera que se pueda ayudar al ingreso de los hogares.

La tercera acción es un probable reajuste para empleados de menores ingresos, puede ser menos de dos salarios mínimos. Este beneficio –precisó– sería para aquellos cuyo incremento para el 2022 fue menor a lo reajustado para el salario mínimo.

La última alternativa que se mencionó y que se podría implementar son unos bonos por inflación, no salarial y que pacte trabajador y empresario.

“Son cuatro alternativas y el empresario discrecionalmente puede escoger una u otra acción para ayudar a estos empleados, lo importante es mandar el mensaje de apoyo frente a este fenómeno mundial que está golpeándolos también a ellos, máxime ahora que el tema de la gasolina va a subir, eso también implicará un aumento en el costo de vida”, señaló Chapman.

Por lo anterior, manifestó que “proactivamente y anticipadamente” los empresarios están dándole respuesta a esos fenómenos para seguir avanzando “como una sociedad unida y cohesionada, entendiendo que los negocios serán prósperos en la medida en que la sociedad tenga un entorno positivo”.

Entretanto, el presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Barranquilla, Manuel Fernández Ariza, hizo un llamado a los empresarios a unirse a esta iniciativa para brindar “un alivio” a la población.

“Nos encontramos en una coyuntura difícil muy particular, y por ello hacemos un llamado al sector empresarial, para que haciendo un esfuerzo aporte al interés superior del bienestar de la población de menores ingresos”, sostuvo.

Lo que dice Intergremial

El presidente del Comité Intergremial capítulo Atlántico, Efraín Cepeda Tarud, manifestó su apoyo a estas propuestas en pro de los trabajadores de menos ingresos.

“Todo lo que pueda hacerse para mitigar el impacto en el alza del costo de vida hay que hacerlo. En el caso del sector privado depende de la decisión de cada empresa y de su capacidad o posibilidad individual”.

Precisó que los empresarios han demostrado reiteradamente su solidaridad y compromiso con sus empleados y con la sociedad en general.

“La situación que vivimos ahora es una nueva oportunidad para seguir apoyando”, puntualizó.

Analistas

Joseph Daccarett, analista económico, calificó como positivas tres de las cuatro medidas propuestas por el grupo de empresarios en conjunto con la Cámara de Comercio de Barranquilla.

Manifestó que los puntos relacionados con los bonos y el aumento al subsidio de transporte son razonables y se convierten en una ayuda para quienes ganan menos.

Sobre la acción del reajuste salarial manifestó ciertas dudas de cómo fue planteado. Dijo que a quienes ganan más del mínimo no es posible realizar el aumento del 10 % tal y como lo estableció el Gobierno nacional porque las empresas no están obligadas a hacerlo. Quienes ganan menos de eso indicó que es ley hacer el reajuste decretado y no inferior a ello.

Por otro lado, precisó que estas medidas deben ser una invitación a los empresarios y algo opcional en su aplicación.

“Me parecen tres propuestas muy interesantes y razonables, pero que debería ser una invitación a las empresas y que cada una de ellas dentro de su conciencia y posibilidades económicas la pongan en práctica. Algunas empresas podrían aplicar las tres o simplemente una acción”, dijo.

Sostuvo que como propuesta es de aplaudir porque muestra el nivel de conciencia del empresariado que está preocupado por sus colaboradores.

“Los empresarios más allá de pensar simplemente en dinero están pensando también en el mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos, eso es bueno y hay que decirlo”.

Por otra parte, indicó que el proceso inflacionario no ha llegado al final de su ciclo por lo que se esperan otros brotes de inflación en algunos productos debido a lo que está sucediendo en el mundo.

“En la medida en que el comercio internacional se vaya paralizando, en el sentido de que muchos países están suspendiendo las ventas al resto del mundo, la producción nacional no alcanza. La inflación no se está dando porque la gente tenga más plata en el bolsillo o porque esté comprando más cosas, sino porque las cadenas productivas no están siendo suficientes para la demanda normal que tiene el mercado. Cada vez hay menos que comprar”, explicó.

A su turno, el docente e investigador del departamento de Economía de la Universidad del Norte, Jorge Quintero, se mostró de acuerdo con las propuestas y sostuvo que son “positivas” especialmente viniendo de parte del empresariado.

“Cualquier propuesta que busque apoyar a la población más necesitada y trabajadora de menores ingresos siempre va a ser bien recibida”, dijo.

Señaló que ante la alternativa de ajustar el aumento recibido por el decretado por el Gobierno nacional sobre el mínimo compensa de alguna forma la pérdida del poder adquisitivo de estos trabajadores que devengan estos valores.

Sin embargo, puso de presente que los beneficiarios de esta propuesta serán, relativamente, un grupo  pequeño de empleados formales ya que una buena parte de ellos gana el salario mínimo.

“Me parece que son propuestas que sin duda son plausibles, pero que lamentablemente no beneficiarán a toda la población, sino a un grupo reducido”.

Asimismo, dijo que habrá empresas que podrán tener, de acuerdo con su desempeño económico reciente, la capacidad de poder hacer el auxilio al trabajador y otras, particularmente de menor tamaño, no podrán ofrecer estos subsidios.

“La economía colombiana viene experimentando una buena recuperación y hay unas buenas cifras de crecimiento, pero que no está repartido de forma equitativa en todas las empresas”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.