Barranquilla

“Una aulita digitalizada no funciona, se necesitan escuelas digitales”

Para el secretario general de la OEI, la educación del futuro demanda profesores con “formación, motivación y seguimiento”, además de conectividad y recursos tecnológicos. 

Mariano Jabonero, secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) advierte sobre la brecha social y educativa que la pandemia agudizó en los niños, niñas y jóvenes de la región. Para ayudar a superarla el organismo impulsará, mediante estrategias de cooperación, una transformación educativa digital que asegure modelos de formación híbridos, innovadores e inclusivos. “Los chicos deben aprender que son sujetos de la política y no objetos de ella”, asegura en visita a EL HERALDO.

P.

¿Cómo superar el déficit de aprendizaje que dejó la pandemia en esta generación?

R.

La educación ha sido de las más impactadas por la pandemia. Primero, la salud, había que cuidar a la gente. Segundo, los ingresos familiares, la gente tenía que seguir viviendo día a día. Y tercero, la educación. 180 millones de niños, niñas y jóvenes en la región se quedaron confinados en sus hogares, con lo que se interrumpió la educación drásticamente, de forma abrupta y por completo. Lo que hemos comprobado después es que un porcentaje de ellos pudo tener continuidad educativa, gracias a que sus escuelas y familiares tenían capacidad de conectividad, programas educativos digitales o dispositivos en casas, que les permitieron, no siempre de la mejor manera, seguir educándose. 

Pero, más del 40 %, sin conectividad ni dispositivos, quedaron desconectados de la educación con una pérdida de aprendizaje muy significativa y efectos a medio o largo plazo que pueden ser muy negativos. Ahora el problema es cómo salir de ahí. En la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) trabajamos para ayudar a esas personas a resolverlo. Creemos que la mejor opción es crear un proyecto de transformación educativa digital para los 23 países de esta comunidad. 

P.

¿Por dónde arrancar?

R.

Lo digo con absoluta claridad, es imprescindible la vuelta a la presencialidad porque la escuela es donde se construye la relación educativa. Además, es el lugar más sano y más seguro. Lo diré un millón de veces y si hay una persona que piense lo contrario que me lo explique, porque está demostrado científicamente. En segundo lugar, apostamos por construir un modelo de escuela híbrida, donde no vuelva a ocurrir que unos tengan opción educativa y otros no. De ahora en adelante, todos deberán tener acceso a educación presencial y virtual. 

P.

¿Cómo debería ser esa escuela del futuro?

R.

En la OEI la estamos trabajando con expertos con maestría sobre gestión de la innovación. Es una escuela donde se asegura conectividad, pero no es una escuela en la que a cada niño se le entrega un computador. Ese es un modelo caduco, no ha funcionado en la región. Una escuela digitalizada es donde hay profesores con formación en virtualidad, con profesores con competencias y metodología propia. Es digitalizada porque hay recursos digitales en el aula y también presenciales. Es muy importante anotar que debe ser una escuela digitalizada, no un aula digitalizada. Los padres llevan a sus hijos a una escuela porque es un proyecto educativo que comparte un equipo de docentes, unas familias y unos recursos. No es una aulita que pueda estar digitalizada, eso no vale, no funciona. Son escuelas donde hay formación y seguimiento, con contenidos digitales, metodología y conexión digital. Es lo que estamos construyendo.

Mariano Jabonero, secretario de la OEI, y Carlos Zuluaga, representante de la OEI en Colombia, durante su visita a EL HERALDO.
P.

¿Y cómo se llega a ese escenario?

R.

Combinando diferentes recursos. En primer lugar, con conectividad, con los recursos básicos. Y aquí debo decirle a los gobiernos que esta es una inversión educativa que no resulta disparatada: los análisis de eficiencia en educación indican que es de las más razonables y no requiere volúmenes muy altos. En segundo lugar, el profesorado. Si no hay profesorado con formación, motivación y seguimiento, no va a funcionar. El Informe Pisa dijo en su momento que la calidad de educación se mide siempre por la calidad de los docentes. Y en tercer lugar, recursos educativos tecnológicos y digitales que son sencillos. Es más, en muchas ocasiones no hay porqué dotar de computadores a los chicos que ya las tienen en sus casas. Ellos están utilizando una tecnología que no es la computadora, sino la de los celulares, que es igual de válida para este fin. 

P.

Acelerar la transformación digital del sistema educativo es fundamental. Entretanto, ¿qué más se puede hacer para subsanar las brechas que se ampliaron aún más, en especial en la población educativa más vulnerable?

R.

Trabajamos en tres fases. La primera es volver a la educación presencial. ¡Fundamental! Llevamos  siglos defendiendo la educación presencial en la que los chicos conviven, comparten, se aman, se quieren, se odian, viven, aprenden a comunicarse. En segundo lugar, hay que identificar qué problemas se han generado o qué competencias se han perdido porque se debe hacer un plan para recuperarlas. Y en tercer lugar, instalar el modelo híbrido de la educación. La pandemia ha generado muchas reacciones de muchos tipos. Una de ellas ha sido que los ciudadanos han puesto la vida en sus Estados, en sus administraciones públicas, y se preguntan qué va a hacer mí. Creo que todo eso ha puesto en valor de que todos los estados democráticos deben ser más fuertes.

P.

En el caso puntual de Colombia, ¿qué ha pasado con el proyecto de Educar en Derechos Humanos para construir paz que la OEI lidera?

R.

La gravedad de la situación vivida en este país justifica el sistemático trabajo de formación en derechos humanos. Somos lamentablemente una región del mundo que ha vivido mucha violencia, esa es la verdad y está ahí. Pero en este momento, quizás somos la única donde no hay un conflicto bélico, a diferencia de Europa, África o Asia, donde sí los hay. Hoy somos parte de la solución y no del problema, y esto pasa por reforzar todo lo que es de humanos hacer por una democracia más vívida y más compartida.  Buscamos que los chicos aprendan una cosa que para mí es fundamental: un chico que se considera sujeto de la política y no objeto de la política es una persona que va ser un líder y se va a hacer respetar y va a querer que se respeten sus derechos humanos. Eso se transforma en la escuela, formando líderes, trabajando con docentes. El proyecto que se empezó a trabajar en Colombia ha llegado ya a 14 países de la región. 

P.

Sin duda, es momento de repensar la educación, ¿no lo cree?

R.

Sí, es así. Déjeme decir dos cosas. Yo, en mi vida, no sé hablar, ni hacer otra cosa que eso. Y lo otro es que hay una obra maravillosa del expresidente de la Comisión Europea, el francés Jacques Delors, que siempre vale la pena recordar, “La educación encierra un tesoro”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.