Descripcion de la foto
Por: Paula González

Lo que recomiendan veterinarios sobre la mascotas ante la pólvora

Por lo general, perros y gatos sufren de ansiedad por la explosión de pirotecnia.

Detonar petardos sin el uso y las prevenciones necesarias para hacerlo además de estar prohibido por el Plan Navidad 2017 emitido por la Policía Metropolitana de Barranquilla, también tiene efectos secundarios sobre las mascotas. En las fiestas decembrinas se acostumbra a accionar juegos pirotécnicos, olvidando que en las mascotas esto produce ansiedad, taquicardia, miedo descontrolado y en los peores de los casos, la muerte.

El temor excesivo a los sonidos producidos por los fuegos artificiales es frecuente en las mascotas. Este miedo es asociado por expertos con la fobia al ruido y para ser padecida no existe una predisposición determinada por la edad, el sexo o raza de la mascota.

Esta fobia es la respuesta al temor intenso por los ruidos. Según lo señala la experta canina Julie Hetch en su blog, “no se ha hablado nunca de una forma de prevenirlo por completo antes de que comience. Sin embargo, una fobia al ruido es probable que comience alrededor de un año de edad y aumente rápidamente”.

Durante la época de festejo de fin de año, se pueden notar comportamientos irregulares los perros y gatos al escuchar explosiones  como la salivación excesiva, temblor intenso o deposiciones involuntarias. 

Para evitar estos riesgos en la salud de las mascotas, el veterinario Óscar Otálora recomienda que en el transcurso del día los amos las lleven a quemar energía, ya sea una larga caminata de aproximadamente tres horas o a una clínica veterinaria donde puedan tener sesiones en caminadoras, para que al llegar la noche la mascota pueda estar más cansada y no responda de manera abrupta a los ruidos estrepitosos.

Otra recomendación para tener en cuenta es el uso de las flores de bach, esencias florales de origen natural que vienen en dos presentaciones, en spray y en polvo,  para ser diluidas en agua. Según Otálora, el uso de esta esencia en el ambiente o bebidas produce un efecto de relajación en las mascotas.

Por otro lado, se aconseja que días previos a las fechas exactas donde se suele explotar pólvora, se recreen ruidos parecidos en el hogar para que las mascotas puedan acostumbrarse a los sonidos fuertes. En caso de no haber tenido ninguna preparación previa, el veterinario indica que es necesario que en el momento de la quema de pólvora se sostenga la cabeza del animal mirando hacia arriba. Esto da un estímulo de liberación de energía y calma para la mascota. 

La primera reacción de los responsables de los animales es correr a acariciarles. Sin embargo, es importante que mientras el animal esté nervioso no sean llamados con gritos ni golpes porque estos podrían generarles traumas psicológicos. Tampoco se debe acariciar mucho porque con ello se refuerza la conducta nerviosa de la mascota. Lo que se debe hacer es ignorar la situación y procurar generarle un ambiente de calma.