El Heraldo
En el 2020, Triple A tenía 560 mil usuarios de acueducto, 476 mil de alcantarillado y 354 mil de aseo. Josefina Villareal
Barranquilla

La ‘carrera’ del Distrito para recuperar acciones de Triple A

El viernes la Alcaldía de Barranquilla anunció que había adquirido el 65 % de la empresa. La operación se cumplió sin comprometer el presupuesto ni generar garantías bancarias.

Todo empezó hace 14 años. El equipo de gobierno del entonces alcalde Alex Char, hablaba de convertir a Barranquilla en una ciudad empresaria. Quien promovía la idea era Jaime Pumarejo Heins, un joven de 27 años, que acababa de regresar del programa de Desarrollo de Liderazgo para Jóvenes Ejecutivos, de la multinacional Ingersoll Rand. Char le había encargado la revisión de todas las concesiones que fueran una afrenta para Barranquilla.

La pregunta que se hacía Pumarejo, en medio de la gestión, era: ¿Si el Distrito podía hacer bien las cosas, por qué se las entregaba a un particular?

Con esa idea nacerían, más adelante, empresas como Puerta de Oro, Siembra y Alumbrado Público, entre otras.

Pero había una que lo mortificaba particularmente: La Triple A. Por acciones controvertidas de otros gobiernos, la ciudad había pasado de tener el 85% de la participación a menos del 15%. Desde la perspectiva de Pumarejo, era vergonzoso.

Cuando se encontraba formulando el plan de gobierno que le propondría a los barranquilleros en las elecciones del 2019, volvió a tocar el tema. Su instrucción fue, según recuerda el gerente de Ciudad, Carlos Acosta: ¡recuperemos la Triple A!

Cuando estalló el escándalo de Inassa, apareció la alternativa. ¿Y si esas acciones pasan al Distrito? Aunque lógica, la pregunta requería que el proceso judicial avanzara.

El arranque se produjo, en efecto, con las medidas de embargo y secuestro decretadas por la Fiscalía General de la Nación sobre las acciones de Inassa en 2019. Al pasar a la Sociedad de Activos Especiales, esta resultaba ser la mejor ventana, de manera que se desechó cualquier otra que se hubiese considerado.

 

El Alcalde quería anunciar la intención el primero de enero de 2020. Sería una gran noticia para empezar su gobierno, pero la recomendación de los abogados fue: esperar. Solo cuando se contara con el fallo en segunda instancia,  se podría proceder.

Ya venía la Asamblea del BID, y había que estar concentrado. También se asomaba, con mucho ruido, un virus que sacudiría a toda la humanidad y cancelaría, entre otros, el monumental evento.

La ciudad luchaba por la supervivencia de su gente; cualquier idea de adquirir la Triple A, pasaba a otro plano.

Luego de los dramáticos picos de junio y julio de 2020, el camino empezó a despejarse. Para agosto, cuando la ciudad era ejemplo en el control de la pandemia en el país, Pumarejo volvió por sus fueros. Y anunció la creación de la nueva Empresa de Energía Solar que, con socios extranjeros y nacionales, haría la transición de Barranquilla hacia las energías limpias. La Triple A seguía en la agenda cada vez más normalizada.

Para entonces, había tres grupos de trabajo: el jurídico, el técnico y el financiero. Entre las opciones que revisaban estaban: sacar un crédito para comprar, o lograr una financiación directa de la SAE. Pero la orden del Alcalde era no comprometer el presupuesto del Distrito.

En esas, el equipo jurídico, liderado por la Secretaria General y el Secretario Jurídico encontró una norma de 2016 que estipulaba la posibilidad de que una entidad territorial comprara activos de otra, a través del mecanismo de enajenación temprana, antes del proceso de extinción de dominio.

“Fue en marzo de 2021. Sucedió lo que Adam Grant llama la creatividad colectiva. Luego de decenas de mesas de trabajo y conversaciones entre abogados, financieros y técnicos, el Universo nos brindó un momento de esos en los que el conjunto de ideas de todos los cerebros se convierte en una gran idea colectiva que solo logran los grandes equipos de la historia”, declaró Carlos Acosta.

La idea del Alcalde de una empresa sólida que prestara el servicio a Barranquilla y otros municipios y generara ingresos para inversión social y de infraestructura, estaba cerca.

Con el liderazgo del mandatario dibujaron, entonces, un esquema por medio del cual “creíamos posible devolverle la mayoría de la Triple A al Distrito de Barranquilla sin tener que poner un peso o garantías bancarias”. Usando la empresa de economía mixta Alumbrado Público de Barranquilla, APBAQ, cuyo socio privado presta el dinero para comprar y se hace cargo de una financiación adicional de la SAE, el Distrito se queda con el 65% de las acciones de la Triple A.

No queremos otro operador; queremos a la Triple A, inclusive como operador.
Acto de la firma protocolaria del contrato de compra-venta de las acciones.

Pumarejo se lo planteó al Presidente de la República, Iván Duque Márquez, quien le respondió “¡adelante!”. Pero además del aval político, le pidió a su Consejera de Regiones y a su Jefe de Gabinete que le hicieran acompañamiento especial a Barranquilla. Se produjo, entonces, la carta de intención a la SAE y, a continuación, la firma del acuerdo de confidencialidad. 

Tanto los equipos de Alcaldía como de SAE, trabajaron a toda marcha. SAE contrató a la banca de inversión Deloitte, y Puerta de Oro, que para entonces era parte fundamental en el proceso, a Bonus, para hacer la valoración cada uno por su cuenta. Una tercera banca de inversión, zanjaría las diferencias, si las hubiere.

En medio de las reuniones se conocieron intereses de otras empresas públicas del país sobre la Triple A. “No queremos otro operador; queremos a la Triple A, que ya es un excelente operador”, era otra precisión de Pumarejo.

Ya con un acuerdo, el universo volvió a confabular en favor de Barranquilla por cuenta del Congreso Mundial de Juristas: confluían en el mismo sitio y al mismo momento, los equipos de Barranquilla y la SAE y el Presidente de la República. Esta vez se aplanaron las diferencias y se dejó todo listo para firmar el acuerdo: el viernes, a las 5:30 de la tarde, en las oficinas de la misma Triple A, el Gerente de APBAQ y el Presidente de la SAE, llegaron con el documento impreso. A los diez meses que se propuso el plan trazado en marzo, se firmó el documento en presencia del Alcalde Pumarejo, el Presidente Duque, y un testigo de excepción, el secretario de la OEA, Luis Almagro, quien con una camiseta en la mano que le había enviado Sebastián Viera, su ídolo, dijo: definitivamente en esta ciudad todos los sueños son posibles.

Estación de bombeo de Triple A ubicada en el barrio El Ferry.
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.