Barranquilla

El desarrollo y la historia que atesora la Norte-Centro Histórico

Ciudadanos y líderes comunitarios hacen una radiografía de la actualidad de sus barrios. Conozca las tareas pendientes en la localidad que abarca la mayor parte de la clase media de Barranquilla.

Convertida en el corazón de Barranquilla desde prácticamente sus inicios y cuando ni siquiera había divisiones política-administrativas sobre el territorio de la ciudad, la localidad Norte-Centro Histórico es un viaje largo que combina las raíces con la modernidad.

Desde la imponencia de la Plaza de San Nicolás de Tolentino hasta el crecimiento urbanístico de Alameda del Río. La tradicionalidad del barrio Recreo con las casonas y lujosos edificios del Golf.

Es una mezcla de cultura, historia, elegancia y pujanza. Génesis y continuidad.

Norte-Centro Histórico tiene de todo un poco. Desde aportes estadounidenses para la construcción de un ambicioso proyecto y, a la postre, prestigioso complejo residencial, hasta la historia de lucha de los negros esclavos que se plasman en varias danzas del Carnaval. Para el baile y color, Barrio Abajo, para las amplias terrazas y buenas comidas en totuma, Montecristo o Modelo. Para admirar la arquitectura, El Prado.

La localidad, constituida por 40 barrios, un sector industrial, una zona franca  y una vereda (Las Nubes), congrega una gran porción, por no decir casi toda, de la clase media – en líneas generales– de la capital del Atlántico. Históricamente ha sido un enorme pedazo de la ciudad que goza de buena infraestructura vial, parques, zonas de interés y barrios que, a pesar de tener diferentes estilos, son limpios, organizados y agradables a la vista. Hay hileras de viviendas gigantes, pero hay cuadras repletas de edificios. Hay callejones y mansiones.

Sin embargo, a pesar de sus condiciones propias y de los avances que ha tenido de la mano de las inversiones de las últimas administraciones, el crecimiento acelerado de la localidad –sobre todo en la zona de Alameda del río– y algunos factores negativos compartidos en otras zonas de la ciudad, como la inseguridad, han generado ciertos malestares en los habitantes del sector.

Arquitectura de una casa del barrio Prado.
Movilidad y malla vial

En la frontera con la localidad de Riomar está Miramar, un grandísimo, silencioso y poco transitado barrio, al menos para la población de a pie.

Es un sector lleno de lomas empinadas, adoquines, un mirador y complejos residenciales por doquier. 

De Miramar, por lo general, no hay casi noticias.

Es, al igual que Ciudad Jardín, Nogales y Tabor, un barrio de buenas credenciales; sin embargo, en los últimos meses la aparición de grandes cráteres en una las vías, principalmente por los alrededores del centro comercial, y en dirección a la carrera 43, ha hecho estallar en cólera a los moradores del sector.

Las losas de las vías de Miramar se han hundido.

Los adoquines han saltado por los aires. Los ladrillos se han apilado unos con otros y se han vuelto un dolor de cabeza a los conductores que se movilizan a diario por estas vías. La situación es tan preocupante que, en una cuadra, en la carrera 42F con 98, la mayoría de la malla vial está dañada y hay poco margen para maniobrar con normalidad.

“Las losas están reventadas. No sirven para nada, lo que genera un riesgo para el conductor y para el peatón. La Alcaldía debería arreglar esta situación. Este es un barrio estrato 4 o 5 y que las calles estén así deteriora la imagen de la zona”, expresó Jairo García.

Por otro lado, algunos líderes del barrio Miramar han denunciado que el terreno “está cediendo”, lo que –según ellos– ha generado desprendimiento de las losas de los bulevares y que las paredes de los conjuntos residenciales estén al borde del colapso.

“Desde que yo me mudé al barrio habían desniveles en las paredillas, pero ahora eso está creciendo mucho más. Hace poco hicimos unos estudios y nos dimos cuenta que el terreno está cediendo cada vez más. Las paredillas están casi en el suelo y puede pasar algo bien grave. Esta situación afea bastante al barrio”, explicó Raúl Antonio Franco, quien hace doce años vive en el sector.

Franco –que es líder de unos de los conjuntos de la zona– también manifestó su inconformidad por el servicio de energía en Miramar, el cual –según él– se ha vuelto deficiente en los últimos años.

“Nos va muy mal con los servicios. Va pésimamente. Aquí se va la luz y el agua permanentemente. El barrio es muy tranquilo, es extraordinario, pero hay una serie de problemas que hay que corregir”, agregó

Situación en Alameda

Alameda del Río, el gran proyecto urbanístico del norte que nació con el objetivo de albergar a más de 22.000 familias y que se está desarrollando en 183 hectáreas, ha sido sin duda una de las obras inmobiliarias más exitosas  de la capital atlanticense, pero con la culminación de cada nuevo proyecto y la llegada de nuevas personas, un grave y caótico problema ha explotado en las pequeñas calles de la ‘mini ciudad’: la falta de lugares para parquear los vehículos de los propietarios, ha ocasionado un problema de movilidad, sobre todo en horas pico, debido a que los vehículos son dejados por sus dueños sobre la vía. 

La situación se presenta más que todo en el sector derecho de la urbanización, pero afecta a la mayoría de los residentes y a las rutas de transporte público.

“Alameda es un proyecto muy bonito la verdad y que a uno como joven le resulta atractivo por el valor de los apartamentos y que está ubicado en un muy buen sector del norte de la ciudad. Los conjuntos son bonitos y hay muchas zonas verdes y bulevares amplios, pero el tema de la falta de parqueaderos es un dolor de cabeza. Los carros ‘duermen’ en la calle la mayoría de los días porque muchos conjuntos cuentan solo con parqueadero comunal y se llenan rápido. Eso ocasiona que al momento de salir uno del trabajo hay mucho trancón y uno se desespera”, indicó Sergio Acosta, residente del barrio.

En esa misma línea, los habitantes del barrio solicitan a la Administración Distrital un plan de movilidad que mejore el ingreso, la salida y la conexión del proyecto inmobiliario con la Avenida Circunvalar y la carrera 43.

Sobre este tema, en la actualidad hay maquinaria amarilla adecuando un terreno a tan solo unos metros de la Avenida Circunvalar en el que –según los contratistas que allí trabajan– se construirá una rotonda y un puente para mejorar la movilidad de la zona.

Crecimiento

Los habitantes de Las Mercedes, La Florida, Los Jobos y parte de Ciudad Jardín no titubean al momento de reconocer que en los últimos años este sector de Barranquilla ha mejorado en varios aspectos, especialmente en zonas verdes y parques

Según los moradores, estos barrios se han valorizado y consideran que es de los mejores ‘vivideros’ de la ciudad por las obras que se han realizado en la zona y que, de por sí, han fortalecido la histórica y óptima infraestructura de las calles en este punto.

“Lo que más rescato es que la Alcaldía arregló el parque (Las Mercedes) que se había convertido en un foco de vicio. Arreglaron las vías que antes estaban malas. Ahora creo que ha mejorado el servicio de energía porque antes llovía y nos quedábamos sin luz, pero ya casi no”, expresó ‘Tico’ Buzón.

Cabe recordar que desde 2020, en la localidad Norte-Centro Histórico se han recuperado 17.012 m2 de zonas verdes y espacio público, de ellos 9.659 fueron m2 en el bulevar de la calle 80B entre carreras 38 y 42E, el cual tiene 7.426 m2 de paisajismo.

 Además, la Alcaldía adelantó trabajos en el bulevar de la carrera 58 entre calles 64 y 76 tiene 3.384 m2. Aproximadamente 1.712 son de paisajismo. Se recuperaron 1.128 metros lineales en bordillos. 

También se intervinieron 2.700 m2 que incluyen el bulevar de la calle 58 entre la carrera 54 y Vía 40, y la plazoleta del barrio Modelo. De igual manera, se restauró el bulevar de la calle 69, entre carreras 41 y 43.

Sin embargo, a pesar de que en estos barrios no hay mayores quejas o problemas por situaciones particulares, la comunidad ha sido clara en señalar que el lunar de su día a día ha sido la inseguridad.

“Por este sector (Norte -Centro Histórico) tengo más de 30 años viviendo. El barrio (Ciudad Jardín) ha evolucionado bastante, de eso no hay duda. Cuando yo me mudé no había agua, pero luego se solucionó. Ahora el problema que hay por el barrio, y yo creo que en toda la ciudad, es la inseguridad. Son periódicos los atracos”, agregó Buzón.

Por otro lado, Virna Giraldo, quien reside en Las Mercedes hace 16 años, consideró que las obras de canalización del arroyo en el sector ha mejorado la calidad de los habitantes del barrio cuando llueve; sin embargo, denunció que en este punto se ha fortalecido en los últimos años una olla de vicio.

“Este es un barrio tranquilo, las casas son cómodas y los servicios son buenos. Las obras de la canalización han mejorado, pero por el parque Las Mercedes hay unas caletas donde hay gente que va a comprar droga. Eso es lo malo”, señaló la mujer.

La comunidad denuncia que este punto de Las Mercedes es una olla de vicio.
Pedidos de Barrio Abajo

Uno de los orgullos más grandes de los habitantes de Barrio Abajo es que el sector fue nombrado Bien de Interés Cultural del Distrito, lo que le ha devuelto el sentido de pertenencia a los residentes de la zona.

Además, los líderes comunales resaltan que la culminación de la ampliación de la carrera 50 y la canalización del arroyo Felicidad ha mejorado la calidad de vida.

“Estuvimos en un letargo por mucho tiempo, pero se han logrado cambios muy significativos para el barrio. Faltan detalles, pero hemos conseguido cosas. Ya estamos teniendo sentido de pertenencia por el barrio. En los últimos 15 años ha tenido una gran evolución”, indicó Armando Ortíz Carrasquilla, quien hace 50 años vive en ese sector.

A pesar de las buenas nuevas que se viven en Barrio Abajo, como la construcción de la Fábrica de Cultura, los barriobajeros consideran que en los últimos meses el sector ha perdido color con la aparición de basureros a cielo abierto.

“Todavía se siguen demoliendo casas históricas del barrio y las están convirtiendo en bodegas. También está el problema de los basureros a cielo abierto, que afean la zona. Las chatarrerías están generando esta situación”, dijo Raul Vanegas Iglesias, edil del barrio.

Iglesias consideró que el sector se ha fortalecido a pesar de algunas falencias, pero considera que es clave construir un puesto de salud en la zona.

“Quisiéramos que el barrio tenga un Paso o un Camino para mejorar la salud de los barriobajeros. No tenemos un CDI ni un espacio para el adulto mayor, pero sé que eso lo podemos lograr con el apoyo de la Alcaldía”, agregó.

Ahora los habitantes de la localidad Norte-Cetro Histórico confían en que sus peticiones sean escuchadas por la administración.

Sitios de interés

La localidad Norte-Centro Histórico cuenta con varios puntos de interés que captan la atención de propios y foráneos.

Entre ellos se encuentra el Paseo Bolívar, la Plaza de la Paz, la iglesia San Nicolás, la Catedral Metropolitana, el Zoológico, el Museo del Carnaval, la Fábrica de Cultura la Plaza de la Aduana, la Estación Montoya y el Gran Malecón del Río, entre otros. Además, parques como el Sagrado Corazón, uno de los más importantes y visitados de la ciudad, y el tradicional Parque Suri Salcedo.

El Bosque urbano

Ubicado en la zona noroccidental de la ciudad, el Bosque Urbano de Miramar se constituye en un nuevo espacio para la recreación, la práctica de deportes, la protección del medioambiente y del sistema verde de Barranquilla.

El proyecto está en construcción y es liderado por al alcalde Jaime Pumarejo. Con las 30 hectáreas aumentará el espacio público verde de Barranquilla y su área metropolitana, dando, además, un lugar para actividades al aire libre; pero, lo más importante, esta zona absorberá los contaminantes atmosféricos y generará la producción de oxígeno. Según cálculo de especialistas, el proyecto puede tener un potencial de captura de Co2 de 2.500 toneladas por año, lo que se constituye en un esfuerzo por avanzar en objetivos de sostenibilidad de la ciudad.

Con el Bosque Urbano Miramar se previene la filtración de los suelos, se fortalece su capacidad de retención hídrica y de recarga subterránea, reduce la erosión y sedimentación del suelo.

Vista aérea del Parque Sagrado Corazón, uno de los recuperados.
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.