Cinco requisitos que debe cumplir Barranquilla para ser biodiverciudad

Autoridades ambientales, conservacionistas, expertos en arquitectura  y urbanismo explican cómo se logrará integrar las áreas urbanas y rurales para lograr una ciudad biodiversa.

Jesús Rico
A cinco minutos de Barranquilla, por el río Magdalena, se puede llegar hasta el Vía Parque Isla Salamanca, considerado el pulmón de esta ciudad. Jesús Rico
Más contenidos
Barranquilla

Autoridades ambientales, conservacionistas, expertos en arquitectura  y urbanismo explican cómo se logrará integrar las áreas urbanas y rurales para lograr una ciudad biodiversa.

Vivimos en el segundo país más biodiverso del mundo, una consideración que permite reflexionar sobre la importancia de promover el desarrollo sostenible de las ciudades, a través de integrar áreas urbanas con  zonas rurales.

Barranquilla es el primer ejemplo para el país, al ser elegida como pionera para alcanzar el propósito de convertirse en una biodiverciudad.

A pesar de su crecimiento urbanístico acelerado, la capital del Atlántico tiene ventajas frente a otras ciudades de la Costa por su ubicación privilegiada y su mirada hacia el río Magdalena, que le permite conectarse, en solo cinco minutos, con el Vía Parque Isla Salamanca, una de las reservas naturales más extensas y biodiversas de Colombia.

Fue precisamente este privilegio el que consideró el presidente Iván Duque Márquez, cuando anunció en el taller Construyendo País, el diseño colectivo del ‘Programa Nacional Biodiverciudades’, que empezará por Barranquilla.

Pero, ¿cómo se logrará?.  Son cinco pasos clave que hasta ahora se han puesto sobre la mesa, en la primera discusión que se hizo sobre el tema el pasado miércoles 19 de septiembre en la Gobernación del Atlántico, tal y como lo agendó el presidente.

Investigar y educar

“Investigar y educar son los dos primeros pasos”, dice el viceministro de Ordenamiento Ambiental del Territorio, Roberto Esmeral.

La explicación es que la ciudad deberá adoptar un estilo de vida más compatible con la conservación y la  recuperación de los entornos naturales. Para eso los ciudadanos deberán tener conocimiento sobre los espacios naturales y concientizarse sobre el valor que tienen los ecosistemas que los rodean, por ejemplo: el río, el vía parque y hasta la ciénaga.

La idea es poder generar procesos educativos alrededor de estos espacios biodiversos para que se logre un sentido de protección hacia ellos, porque “básicamente de la biodiversidad y la diversidad de la vida depende la subsistencia de la humanidad”, explica José Manuel Ochoa, coordinador del Programa Evaluación y Monitoreo de la Biodiversidad del Instituto Humboldt.

Los procesos de educación e investigación deberán ir de la mano, por eso el viceministro propone que junto a las universidades como la Norte y la Universidad de la Costa que tienen estudios sobre el río, se pueda descubrir nuevas especies que aporten valor ecológico e interés en la ciudad.

“Una ciudad que conoce su medio ambiente y su biodiversidad podrá generar  una bioeconomía”, sostiene Esmeral.

Economía y turismo

Y como vamos por pasos, el tercero y cuarto,  según el viceministro, es que a partir de las investigaciones se pueda llevar a cabo turismo de naturaleza como avistamiento de aves, ciclopaseos y rutas ecológicas, lo que a su vez aportará a la economía local.

“El desarrollo de las ciudades está asociado también a la naturaleza, es importante destacar que históricamente los caños y por el río eran medios de transporte; ahí hay una oferta de negocios que se puede potenciar”.

A la propuesta, Luz Elvira Angarita, directora territorial Caribe de Parques Nacionales Naturales de Colombia, agrega que Barranquilla podrá ofrecer una ruta ecoturística a sus visitantes desde la oferta hotelera.

“Barranquilla tiene un flujo de visitantes de negocios que en varias temporadas del año ocupan su capacidad hotelera. Se deberá ofrecer esa necesidad adicional, para que se genere un mayor turismo de naturaleza, haciendo visible el valor ambiental que ofrece el vía parque”.

Consumo responsable

El consumo responsable y sostenible es otros de los puntos que están sobre la mesa para convertir a Barranquilla en biodiverciudad.  Se trata de educar a la ciudad para que consuma lo que es amigable con el medio ambiente, a través de estrategias de economía circular. Básicamente, según el viceministro, es “evitar la generación de  residuos y si estos se generan, que sean valorizados o introducidos en las cadenas productivas”.

La ciudad deberá volcarse a evitar la deforestación, a reconocer sus especies nativas, a mantener una óptima calidad del aire y adoptar modos de vida sustentables.

“Usar energías renovables, hacer eficiencia energética, utilizar medios de transporte alternativos, como el uso de movilidad eléctrica y de  combustibles limpios, hacen parte de esas transformaciones de biodiverciudad”, señala el viceministro de ordenamiento ambiental.

Estructurar un medio de transporte ambientalmente sostenible es la propuesta que hará la Sociedad Colombiana de Arquitectos. El presidente regional Atlántico de la sociedad de Arquitectos, Esteban Páez, dice que se trata de transporte por cable, un medio que conectará a los departamentos del Atlántico y Magdalena a través de Salamanca. La alternativa permitirá hacer escalas en la Isla 1972 y posiblemente en la Sierra Nevada.

Paéz explica que este sistema se constituye en un aporte importante para el desarrollo urbanístico de la capital del Atlántico y el entorno, no solo porque contribuye a una movilidad sostenible, incluyente, y articuladora, sino porque integra la ciudad con la Región Caribe por los beneficios turísticos que ofrecerá. Lo cual permite visualmente, y desde la altura, disfrutar de “un extraordinario conjunto de playones, ciénagas y bosques que ocupa el antiguo estuario del río Magdalena”, como las ciénagas La Atascosa, Poza Verde, El Torno, Cuatro Bocas, Los Manatíes, Los Caños, El Clarín, Los Almendros, y Clarín Viejo; lo mismo que las playas Cangarú, Onaca y las costas de la ciénaga de Santa Marta, en el sector de los Cocos.

Adicionalmente, permitirá hacer el avistamiento de más de 195 especies de aves.

“Previamente se deberá  concertar con los pescadores y habitantes de la Región, sobre todo de Sitionuevo. El patrimonio natural debe ser entendido como un conjunto de bienes que son compartidos por las comunidades y hacen parte de su identidad territorial”, explica el arquitecto Páez.

Para estructurar la propuesta, la Sociedad Colombiana de Arquitectos hará este próximo 25 de septiembre una visita al vía parque.

El urbanista Porfirio Ospino coincide con los arquitectos en la necesidad de que la ciudad implemente sistemas de transporte sostenibles. Y propone, la construcción de una ciclorruta paralela a la calle 17, que conecte con el puente sobre el río y continúe por la vía a Ciénaga, hasta la entrada al parque Salamanca.

“En Guayaquil (Ecuador) existe un puente peatonal que atraviesa el río Guayas exclusivamente para llegar a una ecoaldea ubicada sobre unos humedales. Este es un ecosistema muy parecido al de Salamanca”.

Ospino considera que la idea del sistema de transporte por cable “es interesante, porque se puede ir disfrutando de la vista del paisaje y es un medio de transporte que no hace ruido ni contamina”.

El proyecto también buscará que las autoridades de Barranquilla puedan determinar acciones inmediatas ante un suceso de incendio forestal, como los que ocurren eventualmente en Salamanca. Así lo explicó Alberto Escolar, director de la CRA y participante de la construcción colectiva de este proyecto.

El programa nacional de biodiverciudades será presentada en la Asamblea del BID que se realizará en Barranquilla del 18 al 22 de marzo del próximo año.

Análisis | Disminución de ecosistemas

El conservacionista Isidoro Hazbun, gerente de Asuntos Públicos del Equipo de Conservación del Amazonas, explica que el conocimiento sobre la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas que se han producido en el Caribe, y en especial en la capital del Atlántico, son insuficientes para enfrentar los desafíos de conservar la biodiversidad y fomentar el bienestar humano.

Hazbun sustenta lo anterior asegurando que en los últimos 30 años los ecosistemas de Barranquilla han cambiado sustancialmente. “Los principales cambios se observan en la drástica disminución del Bosque Seco Tropical (BST), el cual se redujo en un 51% y de los manglares que disminuyeron en toda el área metropolitana”.

El conservacionista dice que se debe generar mayor conocimiento sobre la biodiversidad, se debe invertir en infraestructura, en áreas verdes dentro de la ciudad y en la restauración de los ecosistemas nativos, como el mangle y el bosque seco tropical.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Barranquilla
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web