El Heraldo
Shutterstock
Sociedad

Niños y tecnología: los efectos del exceso

La dependencia a los aparatos tecnológicos en niños entre los 5 y 13 años puede exponerlos a riesgos físicos y psicosociales. El llamado de los expertos a los padres es a regular la estancia en la red.

El parpadeo constante, enrojecimiento de los ojos, y el bajo rendimiento académico prendieron las alertas de sus padres. En 2019 Gabriel*, cuya madre decidió proteger su identidad, tuvo su primer acercamiento con un celular. “Empezó haciendo videos en TikTok, luego se fue por los videojuegos y desde ese momento él se envició bastante”, contó su madre Jeimy Quintero. 

Al ver que a su hijo le estaba afectando físicamente el uso excesivo del dispositivo prefirió limitarle casi que por completo su uso. El menor de 8 años no quería salir de las cuatro paredes de su habitación. 

“Llegamos a un acuerdo y ahora dependiendo de su comportamiento, si come bien, arregla su cuarto y hace sus deberes, se lo dejo dos horas al día”, expresó.

Entre clics, otras dimensiones y dando coordenadas a sus compañeros tras el micrófono, Juan David*, de 12 años, sale de su realidad para pasearse entre los pixeles de los videojuegos. Su afición aumentó durante la pandemia. Dolores de espalda y problemas en la visión preocuparon a su madre quien decidió tomar medidas, entre esas la reducción de horas frente a la pantalla entre días de semana. Al momento de las clases virtuales, esta prefiere prestarle su celular donde el menor no tiene acceso a algunas apps. Además, lo inscribió en una escuela de fútbol a la que asiste tres veces por semana.

Estos son solo dos casos de los miles que hay en el globo, y a los que hace un tiempo algunos gobiernos han intentado hacerle frente. A mediados de noviembre del 2021, China limitó el tiempo que pueden pasan los niños con los videojuegos a tres horas semanales. Ante esto, los distribuidores tendrán prohibido brindar servicios a menores fuera del horario establecido. 

Por otro lado, hace varios meses Facebook estuvo en el ojo del huracán tras unas revelaciones expuestas por The Wall Street Journal, que publicó un artículo centrado en datos que sugerían que Instagram tenía un efecto perjudicial sobre la salud mental de los menores considerándolo “tóxico”. Tras esta polémica la compañía retrasó el lanzamiento de ‘Instagram Kids’.

Riesgo físico y psicológico

El uso excesivo de la tecnología ocupa parte del tiempo que los niños deberían aprovechar para la interacción con pares, buscando así fortalecer el desarrollo psicomotor. 

“Desde los cinco años esto es fundamental para que los procesos cognitivos de orden superior puedan darse sin ninguna dificultad”, así lo explicó Eulises Domínguez, especialista en Psicología Clínica. 

El profesional de la salud considera que estar tras la pantalla le impedirá al niño tener una comunicación asertiva. Gran responsabilidad la tienen los padres como encargados de propiciar estos espacios “a través de conversaciones en familia, el uso de juegos de mesa, actividades al aire libre o visitas”. 

Todos los recursos que impliquen ejercicio mental y toma de decisiones son beneficiosos.

Según el experto, varios estudios han revelado que los niños que invierten mucho tiempo en los videojuegos en altas horas de la noche suelen estar fatigados durante las primeras horas de la mañana, se les dificulta mantener una atención focalizada y sostenida durante las clases.

En cuanto a las afectaciones físicas, las largas jornadas sentados frente al computador ocasionan que los niños asuman posturas corporales inadecuadas al permanecer tanto tiempo inclinado, generando calambres en la espalda o en el cuello. 

En casos extremos los dedos también pueden verse perjudicados. Se ha encontrado también que los niños que fuerzan mucho su visión, a largo plazo es probable que desarrollen problemas como la miopía o astigmatismo.

“Hay casos de sobrepeso de niños que por centrar su atención en los dispositivos no toman conciencia de la cantidad de alimentos que consumen y la regularidad con la que lo hacen, pero también vemos a niños que tienen dificultades nutricionales porque comen poco o la calidad de la comida no es la adecuada”, señaló el psicólogo.

A su vez Domínguez referencia a los estudios contemporáneos que dicen que los efectos de la luz azul que sale de los aparatos tienen efectos en el sueño. Explica que “para dormir se necesita la ausencia de luz porque esto hace que se estimule la melatonina del cerebro y que nos induzca al sueño”. 

No es necesario “satanizar” la tecnología ya que esta herramienta suple necesidades diarias. Shutterstock
Más expuestos

Para la jefa de monitoreo de Garantía de Derechos de Red PaPaz, Judy Benavides, el encerrarnos en casa por motivo de la pandemia y migrar a los entornos digitales ha sido “un arma de doble filo”. “Hay unos procesos que son muy propios del desarrollo de las niñas y los niños que tienen que pasar a través de una socialización directa y no por una pantalla”, destaca.

“Que los niños tengan el espacio de interacción en el colegio les enseña cómo comportarse con el otro y el respeto hacia las costumbres diferentes. También es hacerles saber que la sociedad está compuesta por perspectivas más allá de las que hay en casa”.

Para muchos niños su conexión primaria está en internet por lo que están expuestos a una saturación de información difícil de procesar. “Durante el periodo del paro nacional (abril de 2021) muchos niños comenzaron a sentir ansiedad con el solo hecho de ver las imágenes en redes ocasionando irritabilidad, miedo o angustia, porque algunos aún no entendían qué pasaba”, relata Benavides. 

Por otra parte, la explotación sexual a menores en la red tiene cifras alarmantes. Según la psicóloga, en un reciente informe de Red PaPaz con corte de agosto 2021 se reportaron 16.593 casos de niños que se vieron afectados por alguna situación en entorno digital como la distribución de material de abuso o explotación sexual (90%); maltrato, abuso, trabajo infantil (3,3%); ciberacoso (4,3%); intimidación escolar (0;4%); entre otros.

Su recomendación es el acompañamiento durante la estancia en internet de los menores, conociendo las plataformas y sus intereses en las redes, “sin ser intrusivos”.

Un asunto de control

“No hay que satanizar la tecnología porque cuando es bien utilizada resuelve muchas de nuestras necesidades”, expresa el sociólogo y docente de la Universidad del Norte, Jair Vega.

Algunos padres convierten a la tecnología como el acompañante de los menores, bajo la percepción de que el niño “no molestará” por estar “entretenido”, generando una individualización que aísla a los niños, y en ciertas circunstancias puede llevar a condiciones depresivas o a trastornos de ansiedad en el menor. Los cánones de belleza como resultado de la comercialización estética se ven implicados en esta problemática salpicada también por la sexualización.

“Hay elementos que a entran en juego como la representación del sujeto en los escenarios de las redes sociales, se genera la angustia de qué tan popular soy, cuántos ‘likes’ tengo, la forma como me quiero ver en el espectro, que puede causar una dependencia alrededor de la propia imagen”. En los menores de edad muchas veces no hay criterios para filtrar la información de calidad o aquella que atente contra su integridad, por tanto se hace necesaria la regulación y alfabetización en el consumo tecnológico. 

En cifras

Según la Encuesta de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en Hogares realizada en 2020 por el Dane, de los menores de edad que usan internet el 57,2% a nivel nacional lo hace acompañado de un adulto, el 58,8% en las cabeceras y el 49,5% en centros poblados y rural disperso. “En cuanto a los jefes de hogar, se les indagó por el uso de alguna herramienta digital de control parental, a lo cual en el total nacional el 14,6% lo hace”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.