El Heraldo
Archivo
Sociedad

Hugo Carlos Granados y Álvaro López, dos Rey de Reyes con dinastía

Los monarcas absolutos del 2007 y 2017 provienen de familias con tradición vallenata. Ambos están dedicados a proyectos musicales atados a lo social

Los dos últimos ganadores que había tenido el concurso Rey de Reyes del Festival Vallenato fueron Hugo Carlos Granados (2007) y Álvaro López (2017), acordeoneros provenientes de dos de las dinastías de mayor respeto dentro de este folclor.

Granados no se ha movido mucho en el plano comercial, sino que con su nota raizal es uno de los que más contratan a nivel nacional para amenizar fiestas privadas y eventos corporativos; mientras que Alvarito es mucho más popular porque cosechó muchos éxitos al lado de figuras como Jorge Oñate y Diomedes Díaz, con este último ganó el Grammy Latino en la categoría Cumbia-Vallenato en 2010 con el álbum Listo pa’ la foto. En estas dos figuras nos enfocaremos en esta última entrega festivalera.

Ambos dialogaron con EL HERALDO y además de recordar la conquista de su corona, también entregaron detalles de su presente.

Hugo Carlos proviene de la dinastía Granados, que tiene como bastión a Ovidio Granados, considerado el mejor técnico de acordeones. 

Su hermano Juan José Granados en 2005 fue Rey Vallenato y su tío Almes Granados hizo lo propio en 2011.

Él por su parte es pentacampeón del vallenato, ha sido Rey Infantil, Rey Aficionado, Rey de Reyes Aficionado, Rey Vallenato Profesional (1999) y Rey de Reyes entre los profesionales en 2007.

“Los recuerdos que tengo sobre mi hazaña son los mejores, coronarse Rey de Reyes es un logro muy complejo de alcanzar, eso me llena de orgullo y siento la satisfacción del deber cumplido. Tengo dos momentos especiales que no se me borran de la mente, el primero tiene que ver con que los 26 aspirantes a esa corona mostramos un nivel muy alto y el público siempre me respaldó, fui el favorito del pueblo, así que en el momento que salgo vencedor, hubo una alegría colectiva”.

Lo otro que evoca es que su esposa, la barranquillera Adelita Gómez, antes de salir de casa para disputar la final, le compró una camiseta blanca en la que escribió con marcador la frase: “Gracias Dios”. 

“Me estaba cambiando y ella me dijo que me la pusiera debajo de la guayabera, me dijo que si ganaba se la mostrara al pueblo y su presagio se hizo realidad”, contó sobre aquella final en la que se enfrentó ante Álvaro y Navín López, Chiche Martínez y Ciro Meza.

“No me han visto mucho en el plano comercial porque mi nota es muy cercana a lo auténtico y en el mercado buscan otras alternativas más ligadas a los ritmos modernos. En ningún momento he intentado cambiar mi estilo, por eso me muevo más en las fiestas privadas y eventos corporativos a nivel nacional, en estos espacios soy el rey”, aseveró.

Una vez fue coronado como Rey de Reyes del Festival Vallenato en alianza con su esposa, que es productora de radio y televisión creó una fundación para velar por el bienestar de las dinastías, juglares y Reyes Vallenatos. 

“A eso le hemos dedicado muchos esfuerzos. Por medio de la fundación se nos han dado muchas cosas, velando por las condiciones de vida de quienes le han entregado tantas glorias a nuestra música, a ellos los hemos mantenido vigentes”.

Algo de lo que también se siente orgulloso es de haber proyectado la mejor imagen del vallenato por países como: México, Panamá, Costa Rica, Estados Unidos, España, Líbano, Emiratos Árabes y Marruecos.

“Conocer esa cultura y que personas de esos países te aplaudan tras apreciar tu talento, es algo que te alegra el alma”, dijo.

Hugo Carlos indicó que en esta edición participaron  reyes muy jóvenes, y son ellos a quienes les compete la responsabilidad de sostener las bases folclóricas de aquí en adelante.

“En el 2020 se cerró la tercera y cuarta generación de acordeoneros en el Festival Vallenato con el triunfo de Manuel Vega. Ahora les compete a las nuevas generaciones representarnos ante Colombia y el mundo”.

LA NOSTALGIA DE ALVARITO POR OÑATE

Alvarito López, miembro de la dinastía López, de la que también se han coronado como reyes en este certamen: Miguel López (1972), Elberto ‘el Debe’ López (1980) y Navín López (2002), contó que esta edición le estremeció el alma porque tuvo como homenajeado a Jorge Oñate a quien acompañó con sus notas musicales entre 1986 a 1996 y en 2016.

“Este Festival Vallenato me causó mucho guayabo porque la pandemia nos arrebató a muchos seres queridos, entre ellos a Jorge Oñate. Con su partida el vallenato se quedó sin brazo derecho. En lo personal extraño más a ese padre musical, siempre lo tengo presente porque con él aprendí demasiado, nací viéndolo y por fortuna pude trabajar en varios periodos a su lado. A Dios y a El Jilguero les debo mi carrera”, sostuvo.

Sobre su triunfo en 2017 como el cuarto Rey de Reyes, asegura que ha sido el momento más especial de su carrera. “Me enfrenté ante otros 20 reyes de gran nivel, es por eso que mi preparación fue ardua, me despertaba temprano a caminar y también levantaba pesas para fortalecer mi digitación. Obtener esa corona era algo que le hacía falta a mi carrera y hoy puedo decir que este logro me ha dado mucha fortaleza y me ha convertido en un acordeonero que ha hecho historia”, declaró el Rey Vallenato 1992.

Sobre la decisión que tomaron los organizadores de realizar ahora cada cinco años este tipo de competencia exclusiva para Reyes Vallenatos, a López le pareció acertada.

“En una década hay personas que pierden su habilidad musical, además que el público siempre viene a presenciar un buen nivel y este concurso lo garantiza”.

FORTALECIENDO EL SEMILLERO

El músico de 63 años actualmente dicta talleres musicales gratuitos a niños y jóvenes que desean adentrarse en el mundo vallenato. 

Esta labor social la realiza en el colegio Gimnasio de La Paz, que es propiedad de su esposa Kety Guevara.

“Esto es algo que hago con mis propios recursos, nadie me da un peso. También he sumado a mi papá (Miguel López) en esta labor social, estamos construyendo un proyecto muy bonito llamado ‘Casa de los López’ que en poco tiempo estaremos inaugurando, allí habrá una especie de museo y también dictaremos nuestras clases”.

Hace dos meses también decidió armar su propia agrupación musical, en la que tiene como cantantes a su hijo Álvaro Miguel López Guevara y a John Britto. 

“En el marco de este Festival Vallenato cumplimos 12 presentaciones. También atiendo otros llamados, he actuado en fiestas privadas con Silvestre Dangond, voy a tocarle cinco canciones en su nuevo álbum a Peter Manjarrés y en pandemia grabé cinco temas con Carlos Vives que aún no han sido estrenados”.

De esta manera estos dos grandes monarcas del Festival Vallenato se mantienen vigentes y con sus notas siguen despertando admiración entre quienes los escuchan.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.