El Heraldo
Onofre Duarte es interpretado por el actor Diego Vásquez. Cortesía Canal RCN
Sociedad

“Cada mal comentario que hacen de Onofre ratifica mi buen trabajo”

El actor ibaguereño dialogó con EL HERALDO sobre su oscuro papel en la bioserie ‘Leandro Díaz’. Afirma es uno de los papeles más crueles que ha hecho.

Pese a que nunca había asumido un papel ligado a la Costa Caribe, ni mucho menos pisado suelo guajiro, el actor ibaguereño Diego Vásquez logró meterse en la piel de Abel Duarte, padre del juglar vallenato Leandro Díaz en la bioserie que emite el Canal RCN.

Lea también: Tito Crissien participará en desfile de la Hispanidad

En la producción se ha convertido en uno de los más odiados por el maltrato que ejerce sobre su hijo ciego y también por las infidelidades que comete.

Onofre, como se llama en la producción televisiva, está despertando todo tipo de pasiones, especialmente las negativas, y eso, como lo sostuvo en diálogo con EL HERALDO, no le hace mal, todo lo contrario, le confirma que hizo la tarea con creces. 

El intérprete, que se ha destacado por realizar papeles oscuros como el coronel Luis Eduardo Barragán en La Niña, Don Ismael en El Chapo o Norman Alberto Zarama en Las muñecas de la mafia, afirmó que el del presente ha sido uno de los papeles más fuertes que ha encarado, y si bien los del pasado habían estado ligados a la vida del típico traqueto, en la serie que recrea la vida de ‘El Homero de la Provincia’ es consciente que toca muchas fibras, especialmente porque lastima a un ser indefenso, al que por el hecho de ser ciego despreció desde que nace.

Lea también: La vida y obra de Cepeda Samudio es homenajeada en Congreso de Literatura

“Esa vida de Leandro sí fue dura, incluso mucho más de lo que se ve en la serie, yo me leí el libro de Alonso Sánchez Baute, y me di cuenta que vivió todo un drama, pero finalmente decidió ser feliz y creo que esa es la gran lección que nos deja”, dijo el ganador de dos premios India Catalina, uno de ellos en 2017 por su papel del temible coronel Luis Eduardo Barragán en La Niña.

Vásquez, de 57 años, aunque muchos no lo crean, revela que es bastante llorón, y que ante las cámaras le toca poner su corazón como una roca cada vez que es convocado para representar personajes oscuros. 

De hecho, cuenta entre risas que lo único que le prestó a Onofre fue su cuerpo.

“Hasta tenían que parar muchas de las escenas porque yo también lloraba cuando Nacha (Viña Machado) lo hacía, o cuando algunos de los niños lo hacía, esa atmósfera es muy dura y pues yo seré todo lo que quieran, pero menos un insensible”.

Otra de las cosas que cuenta es que por estos días por donde quiera que pasa todo el mundo le grita “Onofre” y le empiezan a recriminar  por qué se porta de esa manera tan cruel con Leandro. 
A continuación compartimos la entrevista con Diego Vásquez.

Lea también: La autobiografía, la gran pasión de la nueva Nobel de Literatura

P.

¿Cómo trabajó en la construcción de este personaje?

R.

Desde la concepción del libreto ya el personaje tenía unas características muy fuertes, él es un antagónico en la vida de Leandro, porque lo rechazó desde el nacimiento. No pudo asumir esa condición con la cual llegó. Entonces, yo digo que desde la concepción estaba totalmente claro que iba a ser el malo. Y, por supuesto, he recibido muchísimos comentarios terribles, la calificación que han hecho de Onofre es la peor, pero a mí me ha ido muy bien, pues considero que cada mal comentario que hacen de Onofre ratifica mi buen trabajo.

P.

¿Y usted es así de mala clase como Onofre?

R.

Las personas saben claramente que una cosa es la actuación y otra cosa el personaje, por eso yo me siento tranquilo. Así sean comentarios a veces groseros, un poco agresivos, yo siento que tiene mucho que ver con la forma como el personaje ha escalado en el público. Y desde luego, yo no salgo de mi casa sin que todo el mundo me esté pegando el grito de: “¡Onofre, Onofre!”. Me dicen cosas como “oye como eres de malo, eres una porquería, oye tú eres un perro”, pero eso se debe a todas las cosas que han pasado con esta historia, no porque se las digan a Diego Vásquez.

P.

No había interpretado a ningún costeño ¿Qué tan complicado fue?

R.

Fue un poco complejo porque yo tenía que entrar en este entorno. Primero no conocía mucho de la costa, he tenido que caminar el país un poco, pero nunca había estado en La Guajira. Para meterme en contexto tuve que leer nuevamente a García Márquez, volver a leer esas historias que cuenta él para meterme en el mundo costeño. También tuve que esforzarme para lograr manejar el acento, pero conté con el apoyo de mis compañeros, especialmente el de Viña Machado que fue un baluarte para mí, ella es una gran actriz. Es la primera vez que hago un personaje costeño, fue un proceso duro, de construcción lenta. Igual uno cuando empieza a grabar siempre tiene sus temores, dudas, pero al ver el resultado final, estoy lleno de tranquilidad. Jamás me esperaba que la respuesta del público fuera tan alta, pero repito todo lo que digan en contra de este personaje, es bueno  porque ese era el objetivo.

P.

¿Sintió que en algún momento “se le pasó la mano” con Leandro?

R.

Yo creo que está muy bien balanceado. De hecho los primeros capítulos tuvieron una edición muy grande, hubo que recortar muchas escenas linealmente para no enfatizar en la rudeza del lenguaje o la actitud de Onofre. Además porque estábamos trabajando con niños, siempre hay que cuidar eso. Sin embargo, se siente el peso de este personaje, la edición ayudó mucho a equilibrar un poco el personaje. Ahorita ya hay otros personajes que tienen importancia en la novela, ya está Leandro interpretado por Silvestre que es una figura reconocida y creo que Onofre ya no se ve temible.

P.

Ahora que menciona a Silvestre Dangond ¿Cómo fue la experiencia de trabajar con él?

R.

Maravilloso. Silvestre es una persona muy comprometida, pero a la vez es muy fresco. Me refiero a esa tranquilidad con la cual asumió este rol, porque es muy difícil ser protagonista. Era muy serio. Nosotros teníamos escenas a veces agresivas, de pelea, pero también tuvimos escenas bonitas hacia el final de la novela cuando nos comportamos como personas adultas, y todas nos las disfrutamos. Silvestre siempre estuvo dispuesto, juicioso con sus diálogos, muy concentrado escuchando, aportando. Yo no tengo más que buenas palabras para él porque sé que no es un actor de oficio, pero lo asumió con toda la responsabilidad y lo hizo maravillosamente. La gente lo quiere mucho, le transmitió ese carisma a Leandro y la gente se lo está reconociendo.

P.

¿Qué tiene Diego Vásquez de Onofre?

R.

Uno pone el 100 % de lo que es uno, no quiero decir que sea una mala persona así como él, pero yo no le puedo dar lo bueno de mi vida al personaje y decir que lo malo no es mío. Este personaje está construido desde el libreto y yo también llegué con algunas propuestas. Hay muchas personas que están interviniendo en el maquillaje de este personaje y al final cuando está el material terminado y grabado, se muestra a este gran monstruo  llamado Onofre (risas). 

P.

¿Cómo califica el elenco de la serie?

R.

Yo siento que en este proyecto hubo algo muy especial y es que todos entregamos lo mejor. A veces las personas se desligan del proyecto en la medida en que su personaje tiene o no importancia. Yo creo que todos hicimos una entrega total en cuerpo y alma a este proyecto. Cuando estábamos en escenas yo lo que sentía era una generosidad por parte de todos mis compañeros, al igual que yo. Todos llegábamos ahí con las tareas aprendidas, aportando, ayudando al otro, recreando las escenas. Está Viña Machado, Aida Bossa, Laura De León, Jair Romero, Yuldor Gutiérrez, muchos grandes que rodeamos a Silvestre que encontró un buen entorno para poder sentirse en confianza y relajado a la hora de grabar.

P.

¿Disfrutó rodar en la Costa Caribe colombiana?

R.

Hasta el ‘calorazo’ me lo disfruté (risas), las locaciones son muy lindas, estoy loco con esas locaciones tan hermosas. Nosotros estuvimos grabando en Manaure, Cesar, y arriba se veía el cielo gris, cuando de repente se escucha como un trote de caballos y era el río que venía arrastrando piedras y golpeando lo que se encontraba. Afortunadamente no estábamos grabando, pero tocó suspender el plan porque ese ruido era muy fuerte. Nunca habíamos visto una creciente así de brava.

Por otro lado, también esos pasajes especiales como el río Badillo, el Guatapurí o el río Totumo, donde pongas la cámara eso es una fotografía divina. 

P.

¿Qué tan sensible es Diego Vásquez?

R.

Yo soy muy ‘lloretas’, muy emotivo. Particularmente cuando estaba grabando me tocaba contenerme para no llorar en medio de la escena, porque viendo trabajar a Viña o a Aida, incluso a los niños, se pone uno sentimental. Yo terminaba muy afectado y lo que se ve en la pantalla, pues se tiene que ver como es, pero más adelante van a descubrir que Onofre tiene su punto débil. 

P.

¿Cuál es la canción que más le gusta ahora de Leandro Díaz?

R.

Cardón guajiro. Es una cosa muy linda, es la reivindicación de la fortaleza y de la persistencia, del aguante.

P.

¿Es Onofre el personaje más fuerte que ha interpretado?

R.

Es un personaje fuerte, pero como yo ya conozco toda la historia sé que al final se ablanda un poco. Yo me quedo con otro personaje que he hecho, el coronel Luis Eduardo Barragán, ese fue terrible. Era el antagónico de la historia, un tipo con razones y justificaciones para poder actuar así y en La niña tuvo mucho peso; tanto que a la producción le tocó sacarme veinte capítulos antes porque podía estar dejando muy mal parada la imagen de la institución, así que le quitaron protagonismo porque era el más fuerte.

Onofre dándole un fuerte regaño a Leandro Díaz. Cortesía Canal RCN
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.