Descripcion de la foto
Por: Michelle Romero

Que los problemas de su cabello no le lleguen al rostro

Acné, áreas rojas, zonas irritadas, piel grasa y caída del cabello, pueden ser los síntomas de la dermatitis seborreica, un hongo que puede afectar rostro, cabello, pecho y espalda. 

Si usted es de las personas que padece de pitiriasis capilar, comúnmente conocida como caspa, sufre de un acné constante y por más que use tratamientos para erradicar las erupciones de su rostro no desaparecen, tenga mucho cuidado porque puede ser un hongo.

La dermatitis seborreica es una enfermedad común de la piel que se presenta en zonas de abundantes glándulas sebáceas, como el rostro, el pecho y la espalda. Es causada por el hongo Pityrosporum ovale, el mismo que causa la caspa en el cuero cabelludo. Aunque se trate de una patología benigna, no contagiosa y sumamente frecuente, pues afecta del 3 al 5% de la población según estudios dermatológicos, erradicarla de nuestro organismo no suele ser muy fácil.  

“Esta enfermedad se manifiesta con erupciones en la piel que la mayoría de personas confunde con el acné, se forman áreas rojas en la dermis, sobre todo alrededor de la nariz, el rostro se irrita con facilidad, se vuelve graso y es muy común la perdida anormal de cabello durante este periodo”, explicó el dermatólogo Juan Manuel Contreras.

El especialista agregó que los síntomas de este tipo de hongos pueden ser muy variables: “Existen pacientes que tienen brotes permanentes y en otros casos solo se presentan en épocas donde el estrés es acumulativo o con otras enfermedades como la gripe. Sin embargo, sea cual sea el caso hay que tener mucho cuidado porque puede terminar en una eritrodermia cutánea, aunque es poco probable, está en el margen de las posibilidades”. 

Causas

Aunque se considere que esta patología  esté estrechamente relacionado con la pitiriasis capilar, en muchas ocasiones su aparición es muy ajena a ella. El estrés y la constante exposición al sol pueden desencadenar este hongo que aunque sea curable puede dejar manchas imborrables en la piel. 

“La dermis seborreica aparece sin causa alguna, es difícil definir un factor como tal que la provoque, sin embargo, en la mayoría de casos quienes la padecen suelen tener caspa en el cuero cabelludo, por ello, muchos dermatólogos han relacionado ambas patologías”, afirmó Contreras. 

Esta afección en muchas ocasiones suele desaparecer sin tratamiento. Sin embargo, en la mayoría de los casos es necesario recurrir a un tratamiento para lograr que el hongo desaparezca de nuestro rostro. En cualquiera de los casos es necesario acudir a un especialista y mantener  una rutina diaria en nuestro rostro para evitar cualquier tipo de enfermedad en nuestra piel. La limpieza diaria con un jabón y el uso de shampoo suave puede reducir la oleosidad y la acumulación de piel muerta en nuestra cara. 

Caso. Cerca de un millón 500 mil suscriptores tiene en su canal de Youtube la mexicana Ana Sarelly, que en uno de sus videos confesó a sus seguidores padecer esta enfermedad. En el clip titulado ¿Qué pasó con mi cara?, la youtuber explica a sus seguidores cómo llegó a tener este hongo en la piel. 

“Todo empezó en mi cuero cabelludo, con una caspa severa que hizo que mi cabello se me empezara a caer. Era una caspa que hacía que mis glándulas sebáceas de la cabeza produjeran demasiada grasa. Esa misma grasa se me pasó a la cara y mis poros empezaron a taparse y eso me produjo lo que hoy tengo en la cara. Por más tratamientos y cremas que usara en mi cara no iba a mejorar”, dijo la youtuber. 

Agregó: “Una cosa es tener piel grasa, otra es tener esta enfermedad y que tu cara se llene de puros granos (…) no me da pena decirlo la verdad es un problema que le puede pasar a cualquier persona, un día tienes tu cara bien y al día siguiente empieza a transformarse”. 

Sufrir de dermatitis seborreica puede afectar su autoestima, ya que aparece en el rostro, la parte más visible de los seres humanos. Por eso hay que estar atento de los cambios de nuestro cuero cabelludo para evitar que este hongo se salga de control.