Medicina ancestral y moderna: ¿oposición o complemento?

    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Amigo lector,

    Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

    Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

Víctimas recibiendo capacitación.
00:00

Se han identificado y detectado falsos ‘tramitadores’....

00:00

La Semana de la Moda que se realiza hasta el 25 de julio en...

Bad Bunny, Residente, Gente de zona y otros artistas se unen a las protestas en Puerto Rico.
00:00

Las marchas en Puerto Rico lideradas por artistas recuerdan...

Peter Sagan ha ganado tres mundiales de ruta.
00:00

El Secretario de Deportes del Distrito aseguró que vendrá...

Funcionarios de la Gobernación no solo revisaron la calidad de las piscinas, sino también de los salvavidas.
00:00

La Subsecretaría de Salud se trazó como objetivo el revisar...

00:00

Según el Dane, la ciudad escaló tres puestos.

Sepelio de la niña Génesis Rúa, en Fundación (Magdalena), víctima de abuso sexual y feminicidio.
00:00

Expertos de Unisimón analizaron la conveniencia de la...

En un video de seguridad quedó grabado el criminal.
00:00

Autoridad usa video de seguridad para identificar al...

Motociclistas en el corredor universitario entre Barranquilla y Puerto Colombia.
00:00

Entre enero y junio de 2019 en la Región Caribe se...

Panel Retos para un abastecimiento idóneo.
00:00

La compañía hizo contrataciones de bienes y servicios de $...

Medicina ancestral y moderna: ¿oposición o complemento?

Los saberes ancestrales y los modernos se encuentran en determinado punto. Esto es lo que opinan los expertos.

Shutterstock
Shutterstock
Hoodia gordonii, planta medicinal nativa del sur de África utilizada por diferentes poblaciones. Shutterstock
Por: Estefanía Fajardo De la Espriella @Estefaniafd

Los saberes ancestrales y los modernos se encuentran en determinado punto. Esto es lo que opinan los expertos.

No se trata de estigmatizar. Tampoco de defender o de poner a competir. Es más bien lo que llaman los expertos “respeto entre culturas y construcción colectivas”.

Un encuentro desarrollado en el marco del Festival Colombiodiversidad, organizado por la Alianza Francesa de Barranquilla, la ONG Envol Vert y la Corporación Cleo se dio en torno a este tema: la etnofarmacología.

“Es una especialidad de la medicina que surgió al final de los años 70 y que pretende entender y analizar las prácticas de curación, estandarizarlas y reglamentarlas, evaluar su eficiencia biológica y encontrar nuevos medicamentos”, explica Laurent Pordié, doctor en Ciencias Farmacéuticas y  en Antropología, además de ser investigador en el Centro Nacional de la Investigación Científica en Francia (CNRS). Él hizo parte del conversatorio ‘La otra cara de la etnofarmacología: plantas medicinales, ciencias de la evaluación y el arte de desvirtuarlas’, llevado a cabo en la Universidad del Norte.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a finales del siglo pasado el 80% de la población mundial recurría a la medicina tradicional para atender sus necesidades primarias de asistencia médica. “La terapéutica tradicional se basa sobre todo en el empleo de extractos o principios activos de las plantas”, dice.

Esta ciencia se destina, principalmente, al estudio de la flor, dicen los expertos. Todas las definiciones de la etnofarmacología sugieren la implicación de varias disciplinas (antropología, botánica, historia, derecho, farmacología, ecología…) pero en la práctica “sigue siendo esencialmente farmacológica”, sugiere Pordié.

Nefer Chaparro, líder arhuaco, cuenta que cada territorio está codificado. “La ley de origen es reconocer el territorio, dónde se puede construir, si es o no es habitable. En el pueblo arhuaco, en nuestra concepción, siempre lo hemos hecho y lo comparamos con el ser humano, porque nosotros somos el diseño de la Sierra Nevada, del mundo”. Es así como empiezan a conocerse las propiedades del territorio y por ende, de lo que los rodea, lo cual incluye a las plantas.

La medicina tradicional, definida por la OMS, “es todo el conjunto de conocimientos, aptitudes y prácticas basadas en teorías, creencias y experiencias indígenas de las diferentes culturas, sean o no explicables, usadas para el mantenimiento de la salud, así como para la prevención, el diagnóstico, la mejora o el tratamiento de enfermedades físicas o mentales”.

A la cultura egipcia se le atribuyen las primeras prescripciones médicas basadas en plantas medicinales, así como la creación de los jardines reales, tal como lo recuerda la Organización Panamericana de la Salud.

“La importancia de las plantas medicinales para el cuidado de la salud humana es invaluable”, dice la OPS.

“Hay que trabajar de la mano”, afirma Chaparro. “Tenemos el mismo lenguaje en el tema del conocimiento, de hablar con la gente. Lo único es que debemos generar confianza porque estamos viviendo en el mismo planeta”.

 

Banisteriopsis caapi, planta de la cuenca amazónica.
Banisteriopsis caapi, planta de la cuenca amazónica.

Las esquinas. La medicina tal cual la conocemos es catalogada como medicina moderna o biomedicina. Esta se ha desarrollado a base de experimentos y comprobación científica. ¿La diferencia? Pordié señala que la anterior “se centra en el entendimiento del cuerpo y de sus disfuncionamientos basándose casi exclusivamente sobre la biología”. ¿Y la otra?  “La medicina tradicional usa muy seguido las plantas o las mezclas de plantas y se basan sobre concepciones del cuerpo y del mundo (cosmos) muy diferentes”.  Se desarrollaron sobre un modo de conocimiento cumulativo y no experimental.

Sin embargo, explica, existe otro aspecto muy importante que distingue a estas dos medicinas. La biomedicina se basa en un paradigma molecular, que surgió junto con los desarrollos tecnológicos europeos del medio del siglo XX: las moléculas son principios activos identificados. En el caso de las medicinas tradicionales, se consideran las plantas como un conjunto propio que no se basa en las moléculas o en la biología, pero que se sustenta en reflexiones muy elaboradas explicando y describiendo los modos de acción, la fisiología y la enfermedad.

El tema del conocimiento es, en este caso, nutrido. “Hay un conjunto de ideas y conocimiento, lo que pasa es que nosotros implementamos muchos de afuera, creados por los hombres, pero hay conocimiento en este caso de nuestro planeta”, cuenta Chaparro. En el tema de las plantas, por ejemplo, “la medicina occidental, la de las farmacéuticas, obtiene su materia prima de la tierra, sino que como ya están industrializadas le dan otra categoría y política en el tema de salud. Pero en el fondo es saber cuál es el rol que tiene la medicina propia en nuestro mundo”.

En la conversación, moderada por la bióloga María Cristina Martínez, también entra Juan Carlos Dib, médico y doctor en Biología. Asegura que “existe un respeto entre culturas que fomenta la construcción colectiva”. Una afirmación que indica que ambas son necesarias y que se debe otorgar un valor científico también a estos saberes tradicionales.

Mientras tanto, el biólogo Ricardo Gutiérrez sostiene que “pueden ser sistemas complementarios, no tienen que ser excluyentes”, siendo enfático en que “no hay que desconocer el saber ancestral”.

La ingeniera agrónoma Maritza Duque ha desarrollado investigaciones en torno a las plantas medicinales en Puerto Colombia, y señala que es más común de lo que pensamos y ese saber “en su mayoría lo conservan más las mujeres”.

 

Nefer Chaparro, líder arhuaco; Maritza Duque, ingeniera agrónoma; Juan Dib, médico e investigador; Ricardo Gutiérrez, biólogo; Alexander Niño, arquitecto y Laurent Pordíe, experto invitado.
Nefer Chaparro, líder arhuaco; Maritza Duque, ingeniera agrónoma; Juan Dib, médico e investigador; Ricardo Gutiérrez, biólogo; Alexander Niño, arquitecto y Laurent Pordíe, experto invitado.

Panorama. Un mensaje de la OMS donde habla de las buenas prácticas en este tipo de medicina indica que así como se incrementa el uso de ella, “también ha aumentado el número de informes acerca de pacientes que han sufrido efectos perjudiciales para la salud ocasionados por el uso de medicamentos herbarios”.  Reconociendo, en consecuencia, que no se ha prestado suficiente atención a la garantía y control de la calidad de estos medicamentos.

El Informe de reunión del grupo de expertos en plantas medicinales  de la OPS, realizado en Perú el año pasado, indica que en el mundo se han identificado 17 países megadiversos, de los cuales ocho se encuentran en América Latina: Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Perú y Venezuela. “De las especies vegetales existentes en el planeta, menos del 10% han sido evaluadas científicamente con fines terapéuticos. Y las estimaciones indican que cerca de 15.000 plantas medicinales se encuentran ya en peligro de extinción”.

El informe también señala que los principales mercados de plantas medicinales son los países desarrollados (Alemania, China, Japón, España, Estados Unidos, Francia, Italia y Reino Unido), procediendo la materia prima de China, Alemania, Nepal, Sri Lanka, Bulgaria, Chile y Argentina. “El mercado de estos productos generó ventas por unos 30 mil millones de dólares en el año 2000, calculándose una tasa de crecimiento de 5 a 15% anual, según las regiones”, dice la investigación.

No rivalizar. “Obviamente, esta ciencia es capital y sus aportes son incomparables”, sostiene Pordié. Sin embargo, existen en otras culturas “muchas maneras de entender” las plantas y sus usos.

Algunos de los mayores desafíos al respecto, dice la Organización Panamericana de la Salud, son el registro adecuado de las plantas, la protección de la biodiversidad, la inversión en investigación, y la garantía de calidad y seguridad de su uso.

“El entusiasmo actual por la medicina de las plantas podría dejar pensar que su futuro es muy positivo. Sin embargo este mismo entusiasmo contribuye a sus mercantilización y a la globalización de las mismas, haciendo de ellas un objeto de comercio regido por las leyes y las regulaciones internacionales”, dice el experto francés. Al entrar en este mercado global, las fórmulas tradicionales se encuentran a veces modificadas  (supresión de plantas prohibidas en algunos países, por ejemplo). “Por lo tanto el mercado global se vuelve factor de transformación de manera inevitable”.

El 61% de las entidades químicas nuevas introducidas como drogas a nivel mundial entre los años 1981 y 2000, afirman los expertos de la OPS, tienen su origen en las plantas medicinales. “Cabe destacar que más del 60% de todos los medicamentos anticancerígenos son de origen natural”, agregan.

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Salud
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Acceso ilimitado
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí