El Heraldo
En las vías es común ver a muchos conductores con comportamientos agresivos que ponen en riesgo a otros. Shutterstock
Salud

¿La pandemia volvió más agresiva a la gente?

Especialistas en salud emocional y mental coinciden en que la situación actual ha generado más tensión en las personas y esto a su vez las vuelve más irritables.

En abril del 2020 en redes sociales y medios de comunicación se compartían mensajes como: “Esta pandemia hará cambiar el mundo” o “nos convertiremos en mejores personas”.

Ese anhelo de conseguir una sociedad mejor tras la amarga experiencia de lidiar con un virus que a la fecha ha matado, según la Organización Mundial de la Salud, más de 4,6 millones de personas se quedó ahí, solo en buenas intenciones.

Diariamente se registran noticias sobre riñas. La más sonada en los últimos días en Barranquilla, fue la de un grupo de personas dentro de un local comercial en el norte de la ciudad que se fueron a los golpes después de una noche de copas. También se hizo viral un video en el que unos jóvenes en estado de embriaguez se peleaban en inmediaciones a un centro comercial ubicado en la calle 98. Quienes estaban alrededor, en lugar de evitar la riña, caldearon más los ánimos y algunos se involucraron para seguir la rencilla.

De acuerdo con la docente de Psicología de la Universidad del Norte, Edith Aristizabal, las condiciones de confinamiento y las limitaciones de movilidad hicieron que las personas se tornaran más irritables.

En esa misma línea, cuando una persona tiene “tensión acumulada” es más fácil que cualquier situación lo lleve a presentar una respuesta agresiva, sin que esto signifique que todos los individuos van a reaccionar de la misma manera.

“El hecho de no poder salir libremente o no disfrutar de los espacios como sucedía antes provoca en la gente tensión. Las prohibiciones las hacen más irritables”, asegura.

Según la experta, la tensión lleva a la irritabilidad y esta última puede empujar a la agresión.

Otro de los factores que está incidiendo en respuestas más agresivas, según la docente con doctorado en Psicología con orientación en Neurociencia Cognitiva Aplicada, es la incertidumbre que esta pandemia ha generado en el mundo.

Cada quien actúa de forma distinta

Pedro Pablo Ochoa, director de campos, programas y proyectos del Colegio Colombiano de Psicólogos, afirma que no se puede hacer una generalización de los comportamientos que desarrollaron las personas en el confinamiento.

“Vimos muchas reacciones diferentes. Desde ansiedad hasta tristeza, frustración y rabia, pero algunas personas lograron desarrollar buenas herramientas para relacionarse con sus emociones”, destaca el psicólogo con máster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud.

Indica que durante el tiempo en que el país estuvo en cuarentena, algunas personas aprovecharon para practicar meditación, desarrollo de nuevas habilidades, compartir más tiempo con la familia y “descubrir su yo”.

El terapeuta con experiencia en terapias contextuales aclara que cada quien desarrolla estrategias diferentes para relacionarse con sus propias emociones.

“Es algo que se aprende a lo largo de la vida. Pero para muchas personas hay emociones que resultan incómodas y hacen lo posible para no entrar en contacto con ellas, evitan experimentarlas”, dice.

Estas formas de evitar las experiencias que se relacionan con las emociones pueden incluir acciones que implican salir de casa que van desde ir a practicar un deporte hasta salir a beber con amigos, ir a cine, salir de fiesta, entre otras.

“El confinamiento cerró la posibilidad de que se desarrollaran estas acciones. Por tanto, muchos no tuvieron la opción de evitar o escapar de sus emociones, simplemente tuvieron que experimentarlas, y esto generó nuevas formas de expresión de estas, entre las cuales se pudieron observar conductas agresivas”, agrega.

Pandemia y conducta

Según Ochoa, la pandemia y el confinamiento “nos expusieron a nuestras propias emociones de una forma particular”. Al no poder salir de casa, asistir a algunos lugares públicos, muchas personas perdieron los espacios en que evitaban entrar en contacto con sus emociones.

Pero también experimentamos múltiples cambios ambientales que “nos expusieron a situaciones novedosas, nos llevaron a escenarios particulares de pérdida de control y limitaron nuestras posibilidades para solucionar problemas”.

La especialista en psiquiatría, Astrid Arrieta Molinares, añade, al igual que Ochoa, que no se puede hablar todavía de un aumento de la agresividad desencadenada por la pandemia.

La experta asegura que hace falta mucha evidencia científica para poder establecer dicha premisa.

“Si no hemos hecho estudios específicos con la agresividad no se puede asegurar que estamos más agresivos que antes. Sin embargo, sí podemos asegurar que hay patologías que han aumentado con la crisis sanitaria como lo son la ansiedad y la depresión que pueden llevar a la agresividad”.

El consumo de alcohol sí puede motivar en algunos casos en tener conductas violentas, dicen expertos. Shutterstock
¿Qué ha pasado con las riñas?

Según datos ofrecidos por la Policía Metropolitana de Barranquilla, en 2019 se registraron 166.875 llamadas relacionadas con riñas.

En 2020, por ser un año atípico debido a la pandemia, el número se redujo a 92.763. En lo que va corrido del 2021 el número de reportes es de 22.229.

Alcohol y agresividad

Para el psicólogo Ochoa, el consumo de alcohol está relacionado con diversos cambios a nivel cerebral. Explica que algunos de ellos se dan a nivel de la corteza prefrontal, que está  relacionada con el deterioro del autocontrol.

“De esta forma pueden desarrollarse comportamientos impulsivos, no solo agresivos. Algunas personas son más atrevidas, corren más riesgos, se exponen a situaciones que de otra forma no lo harían”.

¿Qué dicen los expertos?

Los especialistas ofrecen una serie de recomendaciones para gestionar y evitar los episodios de agresividad.

  1. Los ejercicios de respiración le ayudarán a controlar su emoción.
  2. Sustituya sus pensamientos por recuerdos que le hagan sentir bien.
  3. Si es necesario, aléjese físicamente de la situación que le causa ira.
  4. Identifique las situaciones que le molestan y trate de evitarlas.
  5. Respire y piense antes de emitir cualquier tipo de opinión.
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.