Salud | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Salud

Hablan barranquilleras vacunadas en EE. UU. y España

Dos profesionales de la salud narran su experiencia tras haberse aplicado la primera dosis de la vacuna de Pfizer contra la Covid-19.

El 7 de diciembre el Reino Unido empezó el proceso de vacunar a su población contra la Covid-19. Desde ese día el mundo soñó nuevamente con volver más temprano que tarde a esa “normalidad” a la que la sociedad está acostumbrada.

A la fecha, según la plataforma Our World In Data, en el mundo se han aplicado 38.4 millones de dosis de vacunas. Solo en Estados Unidos se han administrado 12.2 millones de unidades de los fármacos contra el SARS-CoV-2.

La mayoría de estas dosis se han inyectado en el personal médico y de la tercera edad. En Miami ya hay barranquilleros que se han aplicado la primera dosis de la vacuna de Pfizer, como fue el caso de Luz Divina Molinares, una psicóloga que a sus 65 años es residente en el país norteamericano.

En vista de la situación que atraviesa los Estados Unidos por causa de la pandemia que ya deja en ese país un saldo de más de 400 mil fallecidos, la barranquillera decidió aplicar para que se le administrara la vacuna.

A pesar de la información falsa que recibió, tanto por cadenas de Whatsapp como en redes sociales, decidió irse por los comentarios fiables y por lo que decían los especialistas con respecto a las vacunas.

Intentó muchas veces comunicarse por teléfono con las operadoras de los servicios sanitarios de Miami para aplicar como candidata a la vacuna, pues cumplía con el requisito de ser mayor de 60 años.

“Instistí, persistí y nunca me rendí, para mí era muy importante poder vacunarme porque no quería seguir corriendo el riesgo de sufrir por culpa de la Covid-19”, afirma.

Incansablemente marcó hasta que le respondieron y le asignaron una fecha para vacunarse. Fue el 8 de enero de 2021 cuando en un estacionamiento se le asignó la cita de vacunación.

Ella asistió al lugar que le indicaron y una enfermera la recibió. La vacuna se la pusieron estando en su carro. La profesional de la salud le dijo que debía esperar por lo menos media hora, como parte del protocolo que se aplica con todos aquellos a los que se les suministra la vacuna, y luego de ese tiempo solo sintió una leve molestia en el brazo en el que se le aplicó el medicamento.

Desde ese día hasta la fecha, afirma no haber sentido ningún inconveniente con la vacuna. 

Luz Divina Molinares. Cortesía

“La verdad yo no he sentido nada, no he sufrido por ningún efecto secundario desde que se me inyectó esa primera dosis”, dice la mujer, que también instó a uno de sus hermanos para que se la pusiera.

Para Luz Divina, la situación que vive el mundo actualmente es triste porque se han perdido los abrazos y el contacto entre muchos familiares debido a las restricciones que la pandemia ha impuesto.

“Yo quisiera que mi gente en Barranquilla entendiera que el tema de la vacuna es para salvar vidas, dejen de estar creyendo en la información falsa que circula en redes sociales o que comparten personas inexpertas que tienen en sus cabezas teorías que no son reales”, apunta.

Y es que no en vano dice que son muchos los que se han “comido el cuento” de que las vacunas vienen con un chip o van a modificar el ADN de los humanos, conoce a varias personas que están convencidas de que las vacunas anticovid lejos de ser parte de la solución hacen parte de “un plan para controlar a la humanidad”, teorías que ella misma define como inverosímiles.

Sandra Milena Guerrero. Cortesía

Por su parte, Sandra Milena Guerrero es una barranquillera que trabaja como médica general en una residencia de mayores en Orense, en Galicia, España, y como médica de urgencias en una clínica de esa misma ciudad.

Sandra vivió tal vez una de las experiencias más duras de la pandemia porque en la residencia en la que labora fallecieron casi 30 personas de la tercera edad como consecuencia de la segunda ola del virus en esa ciudad. Otros residentes quedaron con secuelas muy graves de la enfermedad.

Al estar en la primera línea de batalla contra el virus se convirtió en una de las candidatas para que se le aplicase la vacuna. A diferencia de Estados Unidos, a ella no se le hizo entrega de ningún certificado que constatara que ya había recibido su primera dosis contra la Covid-19 porque todo queda registrado en el sistema.

Reconoce que ella y sus compañeros estaban a la espera de ser vacunados y cuando por fin llegó el día, el 9 de enero, sintieron algo de alivio al saber que estaban contribuyendo a mermar la pandemia.

Dice que no sintió nada el día que la vacunaron, de hecho después de cumplir con el protocolo y después del procedimiento siguió trabajando de forma habitual. Sólo por la tarde sintió un leve dolor de cabeza y fastidio en la zona donde se le aplicó la dosis, pero al día siguiente ya estaba “como si nada”.

“Hasta el día de hoy no he notado nada raro ni diferente”, afirma.

El mensaje que envían estas dos mujeres a los barranquilleros es el mismo: dejar de creer en la información falsa y apoyarse en lo que dicen la evidencia y los expertos en el tema. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Vacuna Covid -19
  • coronavirus
  • Pandemia
  • Covid -19
  • barranquilleras
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web