El Heraldo
Jeisson Gutiérrez
Salud

El párkinson llevó a Alfredo a ser escritor, bilingüe, pianista y bailarín

Con su testimonio en el Día Mundial de esta enfermedad, quiere ayudar a que otros pacientes logren encararla con la mejor actitud. Expertos ahondan sobre los signos de alerta. 

Hace 10 años Alfredo Jiménez López, recibió una noticia que lo impactó mucho a él y a su familia: fue diagnosticado con la enfermedad de Parkinson. 

Confiesa que había comenzado a experimentar movimientos lentos, el brazo derecho se le ponía  rígido y a veces le temblaba la pierna.

Este hombre de 66 años, de cabello negro y tez blanca, residente en la localidad Altos de Riomar, en Barranquilla, hoy reflexiona sobre su condición y con voz firme sostiene que lo que para muchos puede ser una situación adversa, él lo convirtió en la oportunidad perfecta para explorar sus talentos ocultos. 

A raíz de las recomendaciones que le realizaron algunos neurólogos este ingeniero industrial que laboró durante 30 años en el Cerrejón y por cinco años en Cerro Matoso, Córdoba, descubrió que era bueno para la escritura, al punto que ya ha publicado tres libros: Cotorradas, Cavilaciones, Confieso que he leído. Actualmente trabaja en uno más al que titulará Viaje al corazón de mi madre.

También tomó clases de piano, aprendió a hablar francés y se inscribió en la academia de danza liderada por la maestra Gloria Peña para aprender a bailar.

Este lunes cuando se conmemora el Día Mundial del Parkinson, Jiménez López le demuestra al mundo su valentía y que pese a convivir con esta enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso, le sigue sonriendo a la vida y recorriendo nuevos caminos.

“En 2012 fui diagnosticado con Parkinson, en ese entonces trabajaba en Cerro Matoso. Mi esposa me empezó a decir que me estaba notando cansado y mi concuñado que es psiquiatra me pidió que viera a un neurólogo porque me veía un poco lento. Yo había notado ciertas cosas, un día la mano derecha me había temblado un poquito, pero nada extraordinario. Fui a un neurólogo y me dijo que tenía una deficiencia en la producción de dopamina, le dije que me ‘tradujera’ eso y me explicó que se trataba de Parkinson”, de esta manera se enteró lo que padecía.

Ahora, sentado en la biblioteca que tiene en su apartamento cuenta que haberse refugiado en la lectura, ha permitido que la enfermedad de pasos grandes. 

“El médico me dijo que eso era incurable y que lo único que puede mermar el curso de la enfermedad es la actividad física, tomar la medicina que controla los síntomas y actividades como leer, escribir o aprender una lengua extranjera”, dice este padre de dos hijos.

No parar de reír ha sido clave

Alfredo explica que algo vital para hacerle frente a la enfermedad ha sido su actitud positiva.

“El reír a diario es algo que realizo, he conocido personas que se han echado a la pena, pero yo mantengo una actitud positiva”.

Lo anterior lo combina con actividad física, y aunque camina con algo de dificultad, a diario realiza sus caminatas. 

“Me he vuelto más lento, mi cuerpo es más rígido, solo me tiemblan las manos y las piernas cuando me enfado, yo no tiemblo casi, pero aun así no bajo la guardia”.

Anteriormente Alfredo era todo un “Coldeportes” debido a que practicaba baloncesto, raquetball, tenis y fútbol. Su premio más recordado es el Torneo Nacional de Raquetball  de la Academia Cañagordas en Cali.

Además de tratar de mantener una vida normal, creó un grupo de apoyo con 12 personas que se motivan entre sí y comparten sus experiencias sobre la enfermedad. 

Alfredo destaca que su esposa Vera Zarur ha sido su soporte, “en el Parkinson es fundamental el cuidador, yo me gané la lotería porque ella es muy comprensiva, cosa que no ocurre en todos los casos, porque por ejemplo a uno de mis compañeros del grupo de apoyo la esposa lo dejó”.

Signos de alerta

Juan Camilo Rodríguez, neurólogo especialista en Parkinson y coordinador de la Unidad de Parkinson de la Clínica Misericordia Internacional, explica que está es una enfermedad que está creciendo mucho y que las proyecciones apuntan a que en 2030 se va a duplicar la incidencia. 

“En Colombia hablamos de una prevalencia de entre 5 y 30 casos entre 100 mil personas. Esta es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente en el mundo, siendo superada por el Alzehimer. Se estima de que más de 9 millones de personas en el mundo padecen de párkinson, una condición neurológica progresiva que incluso impacta el entorno familiar del paciente”.  

Sobre algunas señales que pueden indicar a las personas que puede estar padeciéndolo, Rodríguez destaca que “la mayoría de personas cuando empiezan a temblar es que acuden al neurólogo, pero aparte de eso hay síntomas como la lentitud o torpeza en los movimientos del paciente, también la rigidez y alteraciones en la marcha, que deben ser tomados como signos de alarma”.

En la última década Alfredo aprendió a tocar piano. Jeisson Gutiérrez

El profesional de la salud también destacó algunas novedades en la lucha contra el Parkinson que tienen que ver con los medicamentos que están saliendo al mercado, los cuales no solamente mejoran los niveles de dopamina del cuerpo, sino también estimulan otros receptores cerebrales que pueden ayudar con síntomas como el dolor.

“Lo otro está ligado a la generación de nuevas estrategias para la administración de medicamentos, hay fármacos que pueden ser inhalados, otros que se pueden colocar en parches, sublinguales y también administrados vía rectal”.

A su turno Juan Carlos Benedetti, neurocirujano especialista contó que se está viendo el advenimiento de nuevas técnicas quirúrgicas y de distintos métodos para la mejoría de los pacientes con ultrasonido de alta intensidad.

“Esto se hace a nivel infracerebral para intentar mejorar los síntomas. Ya no se abre la cabeza, no es necesario, hay mucha tecnología nueva”.

También envió un mensaje a los familiares de los pacientes. “Los cuidadores deben mantenerlos integrados, porque muchos se retraen. También deben velar porque realicen actividad física, que bailen, suban y bajen escaleras o practiquen yoga”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.