El Heraldo
Región Caribe

Paz, salud y empleo, aguinaldos que piden los costeños

Que llegue la vacuna contra el Covid-19, que termine la emergencia en Salamina y créditos blandos para los productores agropecuarios

Por Sandra Guerrero

Los 40 reincorporados de las Farc que hacen parte de las comunidades étnicas de la Sierra Nevada de Santa Marta y la Serranía del Perijá, asentados en el ETCR del corregimiento de Conejo, en La Guajira,  piden de aguinaldo que por fin haya paz en Colombia.

Wilfran Martínez, kankuamo que hace parte de la Cooperativa Multiactiva para la Paz, a través de la cual se ejecutan varios proyectos productivos, aseguró que en esta Navidad también piden amor y fraternidad para todos los hogares indígenas de Colombia.

 Dijo que la paz es un anhelo que tienen desde que firmaron el acuerdo, para el cual dicen que han aportado su compromiso y trabajo de manera permanente.

 “Queremos que nuestros sueños se cumplan a través de la implementación del enfoque étnico en el ETCR y estamos trabajando para lograrlo, por eso pedimos que el otro año se den las cosas”, manifestó en diálogo con EL HERALDO.

Dentro de quienes hacen la petición se encuentran wayuu, kankuamos, arhuacos, wiwa, arzarios y kogui, quienes también esperan que continúe el proyecto Ciudadela de Paz, para tener un hogar digno en este territorio, donde ya se inauguró la casa modelo que fue construida por un grupo de excombatientes con el apoyo de la Unión Europea.

“Oraré para que acabe la amenaza en Salamina

Por Agustín Iguarán

Carlos Mario De la Cruz entrelaza las manos con su esposa Belia Acuña y sus hijos Samuel David y Ana Sofía, cierra los ojos y pide un regalo de Niño Dios que puede ser el mismo de más de 200 mil personas que habitan la subregión del río Magdalena: que acabe la emergencia en Salamina por la erosión y que cese de una vez la angustia de la amenaza por inundación.

Abogado, especialista en Derecho Administrativo y actual personero municipal de Salamina, De la Cruz pide además que “la estrella de Belén ilumine el camino de los expertos que trabajan en la zona erosionada, para que lleguen a feliz término en sus tareas”.

“Dios conceda estos deseos de visibilizar la emergencia y que se resuelva pronto el grave problema erosivo en una franja de cerca de dos kilómetros entre Salamina y El Piñón, que amenaza con colapsar e inundar 150 mil hectáreas”, comentó.

Desde su hogar en el municipio de Pivijay clama porque esta Navidad traiga paz y sosiego, y pide que “todos nos unamos en una conspiración de amor”. Con fe y convencido de que estos días de fin de año son para vivirlos en familia, Carlos Mario ora porque además de pedir que cese la angustia por la erosión en Salamina, también terminen pronto los días aciagos que el mundo vive por la pandemia del peligroso coronavirus.

“Que este año que viene sea de paz, esperanza y felicidad para todos”, anotó el representante del Ministerio Público.

“Oportunidad para volver a trabajar”

Por Alix López

Si hay alguien que desde que empezó la pandemia en Cartagena ha pedido por salud y trabajo es Liliana Ricardo, hermana del taxista Arnold de Jesús Ricardo, la primera víctima mortal del Covid-19 en Colombia. Ella fue además una de las primeras contagiadas del país, ya que estuvo al lado del lecho de su hermano Arnold.

“Yo dependía económicamente de él. Gracias a Dios siempre tuve ángeles que me ayudaron y que siguen haciéndolo, mis vecinos, mis familiares, mis amigos”, dice más tranquila. Con clases de refuerzo escolar y ventas de productos por catálogos lograba reunir algo de dinero para ayudar a Arnold, pero desde que él falleció los ingresos escasearon. Hace un par de meses se vino para Barranquilla, donde residen sus cinco hermanos, que tienen una situación económica tan crítica como ella. Esta semana le ofrecieron trabajo para entregas a domicilios, pero requiere de una moto que no tiene. “Aunque sea de segunda quiero ese milagro de Navidad, porque con la venta de dulces caseros que ahora estoy haciendo no es suficiente”, añade.

“Que llegue pronto esa vacuna”

Por María V. Bustamante

Tras ocho meses de convalecencia por problemas coronarios que lo obligaron a tomar una pausa en medio de esta pandemia por la Covid-19, el líder cívico Franklin Donado Buelvas reapareció para pedir por un aguinaldo especial.

En criterio de este miembro de la Mesa Sucreña por la Paz y presidente de la Asociación de Usuarios de los Servicios Públicos en Sucre, “el mejor aguinaldo en Navidad para nuestra gente es que tengan acceso gratuito y pronto a la vacuna contra la Covid-19. Que haya la voluntad y la eficiencia por parte del Gobierno para que cada uno de los que habitamos este país tengamos acceso a ella y nadie quede por fuera”.

En lo que respecta a Sucre dice que el mejor aguinaldo, y en la misma línea de la salud, es que la salud pública no se privatice.  Y cataloga la privatización de los hospitales de Sincelejo, Corozal y San Marcos como un atentado contra los habitantes pobres que necesitan de la salud pública en este departamento.

“Paz y créditos blandos para agro”

Por Miguel Barrios

Aunque en términos generales para Roberto Lacouture, dirigente gremial del sector agropecuario en el Cesar, el mejor aguinaldo es que este 24 de diciembre llegara la vacuna que erradique el coronavirus en Colombia, de manera particular pide para los productores del campo que se establezcan créditos blandos y a largo plazo. 

“Nos ayudaría mucho para producir en medio de la crisis que ha generado la pandemia. Igualmente pediríamos al Niño Dios que el Gobierno implemente programas de riego, fortaleciendo el reto que tenemos para sembrar más y garantizar la seguridad alimentaria en el país”, indicó. 

“Se requieren más proyectos de energía solar, mejoramiento de las vías para sacar las cosechas y abaratar los costos de insumos para ser más competitivos”, asegura. Añade que necesitan también músculos financieros para contribuir a la generación de empleo y la seguridad alimentaria. El campo continúa siendo el futuro de Colombia”, puntualizó.

“Pedimos tregua a los violentos”

Por Óscar Cuello

Una  verdadera noche de paz es lo que piden como aguinaldo los habitantes del sur de Córdoba, donde este año se dio el desplazamiento de 50 familias por la expansión de los grupos al margen de la ley en la zona rural del municipio de San José de Uré, sur del departamento. El defensor de derechos humanos y dinamizador de la paz con justicia social Luis Espitia manifestó que la Navidad es sinónimo de tiempo para que las familias se reencuentren para recibir con las mejores expectativas el año nuevo.

“Estamos convencidos de que este mensaje sea tomado con la debida atención por las organizaciones alzadas en armas como Darío Antonio Úsuga, máximo jefe de las Autodefensas Gaitanistas, AGC; el Bloque Virgilio Peralta Arenas, PVPA; el Eln; la Segunda Marquetalia, Gentil Duarte, y demás grupos armados que estamos a la espera de leer sus comunicados en los que decreten o acojan cese de hostilidades, o tregua navideña”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Empleo
  • Navidad
  • Salud
  • Santa Marta
  • Sincelejo
  • Valledupar
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.